Medicamentos en el embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 27/08/2015

La situación ideal es que las mujeres no tomen ningún tipo de medicamento durante todo el embarazo. Sin embargo, las estadísticas muestran que la mayoría de las embarazadas consumen algún fármaco durante el periodo de gestación.

Los efectos tóxicos de algunos fármacos sobre las mujeres en estado de buena esperanza no se conocen a ciencia cierta porque no se realizan ensayos clínicos con embarazadas como es evidente. No obstante, lo que sí que se ha investigado son los efectos sobre el bebé nacido si su madre tomaba o no cierto tipo de medicinas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué hacer?

En algunos casos, especialmente cuando la mujer padece alguna enfermedad crónica o patología aguda, será difícil, por no decir inevitable, que la mujer no tenga la necesidad de tomar algún medicamento. De ahí, la importancia de consultar siempre con su médico y valorar la relación beneficio-riesgo del mismo.

La rcomendación general es no tomar ningún tipo de medicamento durante la gestación. Los medicamentos pasan al niño a través de la placenta, al igual que los nutrientes. Los efectos que pueden tener sobre el feto y su desarrollo pueden ser muy importantes.

Sólo se deben tomar medicamentos prescritos por el médico especialista y bajo su supervisión.

En caso de dolor, malestar o cualquier otro problema incómodo, se recomienda evitar los fármacos y aliviar los síntomas mediante otras opciones:

  • Remedios naturales (prestando especial atención a las sustancias ingeridas)
  • Descanso
  • Beber líquido en abundancia, preferiblemente agua o zumos naturales
  • Relajarse
  • Evitar comidas pesadas así como los alimentos muy grasos y las bebidas gaseosas.

Primeros meses de gestación

Los fármacos tomados durante el periodo de gestación pasan directamente al feto a través de la placenta y actúan directamente sobre él. Por tanto, cualquier molécula que pase a la sangre de la madre pasará también a la del feto.

La fase más crítica del embarazo y el momento en que mayor riesgo existe es el comienzo, especialmente las primeras semanas. Durante este periodo, los medicamentos tiene mayor efecto sobre el embrión y pueden provocar defectos congénitos, anomalías e incluso la muerte del embrión.

Entre los días 17 y 57 aproximadamente, el feto es especialmente vulnerable porque es el momento en el que se están formando todos los órganos. Este periodo, denominado organogénesis, es fundamental para el desarrollo del feto y por tanto, los fármacos en ese momento pueden llegar incluso a provocar aborto.

Por lo tanto, entre la primera y la octava semana es preferible no tomar ningún fármaco y en caso de tener que tomar alguno, es recomendable consultar con el médico antes y después de haberlo tomado.

Una vez se haya consultado al doctor, hay que tomarlo sólo cuando sea estrictamente necesario, saber cuáles son las mejores condiciones para la toma (si es mejor con el estómago lleno o vacío, etc.) o si tiene efectos secundarios.

Medicamentos que afectan al feto

Algunos estudios sobre esta materia han diferenciado varias categorías de fármacos durante el embarazo, clasificándolos en:

  • Los permitidos por haber hecho estudios y demostrado que no afectan al feto como el ácido fólico, la vitamina B6, pastillas para la tos, descongestionantes nasales o analgésicos como el paracetamol.
  • Los que se ha demostrado que causan defectos congénitos en el feto, por ejemplo, los que se suministran para la psoriasis o el acné quístico.
  • Los que no hay que tomar bajo ningún concepto como por ejemplo, los medicamentos de tratamientos de quimioterapia, hormonas, fármacos tiroideos, sedantes y analgésicos, antibióticos, anticoagulantes orales, etc.

Lo que sí hay que tener muy en cuenta es que nunca se debe tomar ningún medicamento embarazada sin indicación médica. Se debe consultar siempre para evitar correr cualquier tipo de riesgo tanto para la madre como para el futuro bebé.

Fármacos no recomendados en el embarazo

Entre los fármacos más comunes que pueden afectar el desarrollo fetal encontramos:

  • Antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, el naproxeno y la aspirina deben evitarse en el tercer trimestre del embarazo. Pueden alterar el flujo sanguíneo del feto y causar hemorragias en el embarazo y el parto, especialmente la aspirina.
  • Parches de nicotina: pueden causar un efecto similar al causado por el consumo de tabaco.
  • Antihipertensivos: destacamos los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) y los antagonistas del receptor de angiotensina II. Se deben evitar durante todo el embarazo.
  • Antidiabéticos secretagogos: pueden causar hipoglucemia por lo que están totalmente contraindicados. Si la mujer los tomamda anteriormente al embarazo, deberá sustituirlos por insulina.
  • Estatinas: aunque son ampliamente usadas para regular el colesterol en sangre, en el embarazo se asocian con malformaciones en la tráquea, esófago, corazón y ano en el feto.
  • Cortisona puede causar malformaciones fetales como el paladar hendido.
  • Anticonceptivos orales (hormonas): aumentan el riesgo de síndrome de Down en el feto así como otras alteraciones en los genitales y las vías urinarias.
  • Omeprazol: aunque tomarlo no causa efectos tan graves como los fármacos anteriores, se recomienda sustitutirlo por otros antiácidos como los derivados del aluminio y magnesio.
  • Bicarbonato: puede aumentar el pH sanguíneo de la madre y también del feto.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.