Mejora de la calidad de los espermatozoides

Según un trabajo realizado por investigadores españoles pertenecientes a la Clínica de Reproducción Asistida Ginemed de Sevilla, y en el que también han participado las unidades de Genética de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Complejo Universitario de Coruña, los varones que tienen eyaculaciones más frecuentes tienen una menor fragmentación en el ADN espermático, por lo que tienen menos problemas de fertilidad.

Este estudio ha sido publicado en la revista internacional sobre reproducción asistida Fertility and Sterility, y en él se concluye que la eyaculación frecuente en el hombre mejora la calidad del ADN en los espermatozoides (calidad espermática) y, por tanto, aumenta las posibilidades de que se produzca un embarazo en la mujer con técnicas de reproducción asistida.

Vida sexualmente activa

Se sabe que una vida sexual normal tiene un efecto positivo sobre la salud en general. En referencia a ello, existen estudios que han relacionado la eyaculación frecuente con la disminución del riesgo de sufrir cáncer de próstata en los hombres así como de problemas asociados.

En relación a la infertilidad, se ha visto que aquellos varones que mantienen períodos de abstinencia más cortos se reducen los niveles de daño en el ADN del espermatozoide, por lo que se mejoran tanto las tasas de fecundación como las de implantación y por tanto aumenta la posibilidad de conseguir embarazo.

Fragmentación del ADN espermático

Se estima que aproximadamente entre un 10% o 15% de los varones estériles presentan parámetros seminales dentro de rangos normales. En estos casos el origen de la esterilidad masculina podría deberse, entre otras causas, a defectos en la membrana del espermatozoide, factores ambientales o genéticos y por tanto no detectables en el seminograma. Es por ello por lo que en los últimos años se ha visto que un 25% de los hombres infértiles tienen unos niveles de fragmentación del ADN espermático elevados, por lo que esta es una de las causas probables de esterilidad.

Niveles

Conocer al porcentaje de espermatozoides con el ADN fragmentado va a aportar una información importante al clínico, ya que dependiendo de estos niveles, se podrá optar por una u otra técnica de reproducción asistida. Es por ello por lo que se ha establecido que un porcentaje de espermatozoides con ADN fragmentado superior al 30% (dependiendo de la técnica utilizada para su determinación) se considera patológico, por lo que se aconseja realizar directamente la fecundación in vitro (FIV) o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) sin realizar inseminaciones ya que el porcentaje de éxito con esta técnica disminuiría considerablemente.

Tratamiento

Con el fin de evitar y reducir los niveles de fragmentación existen una serie de tratamientos con antioxidantes. Se ha visto que el tratamiento oral con antioxidantes durante 2-3 meses puede reducir el estrés oxidativo y como consecuencia la fragmentación del ADN espermático. Numerosos estudios demuestran que este tipo de tratamientos pueden reducir la fragmentación del ADN espermático hasta un 20%. Además de estos tipos de tratamientos, se ha observado que eyacular de forma frecuente puede llegar a reducir incluso en un 50% los niveles de fragmentación del ADN. Es por ello por lo que la eyaculación recurrente podría dar resultados similares que el hecho de utilizar espermatozoides procedentes del testículo mediante biopsia, siendo por tanto un método menos invasivo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar