¿Cómo influye la microbiota en la fertilidad?

Desde hace tiempo se sabe que la población bacteriana que habita el cuerpo humano cumple una función esencial en determinados procesos, tanto en personas sanas como en determinadas enfermedades. Por ejemplo, la microbiota intestinal es imprescindible para la digestión.

Gracias al avance de las nuevas tecnologías en el campo de la genómica (estudio de la información genética), ha sido posible estudiar más exhaustivamente estos microorganismos y eso ha permitido descubrir que el microbioma está implicado en patologías tan complejas como la obesidad o la diabetes.

Saber cómo influye la microflora en la fertilidad es uno de los nuevos retos que hay actualmente en el ámbito de la reproducción asistida, ya que puede ayudar a mejorar los resultados de estos tratamientos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Importancia del microbioma

Antes de adentrarnos en el mundo del microbioma, es importante tener claro a qué nos referimos cuando hablamos de la microbiota y del microbioma.

¿Qué es la microbiota?

La microbiota es el conjunto de bacterias y hongos que habitan nuestro cuerpo habitualmente. También se conoce como microflora.

Cada uno de nosotros tiene una microflora particular en cada zona de nuestro cuerpo, que está influenciada por nuestra alimentación, nuestro ambiente e incluso nuestra edad o estado hormonal.

Tenemos una relación tan estrecha con nuestra microbiota que, hasta hace poco, se decía que por cada célula nuestra, teníamos diez pertenecientes a microorganismos.

Actualmente se sabe que, aunque la proporción no es tan exagerada, sí que es cierto que en nuestro cuerpo tenemos más células de microorganismos que propias. Esto nos hace pensar que su función puede ser muy relevante e invita a investigar sobre ella.

¿Qué es el microbioma?

En los últimos años, la irrupción de las “ómicas” ha supuesto una revolución en el campo de la biomedicina. Se conoce con ese nombre al conjunto de disciplinas que estudian la totalidad o el conjunto de algo, como, por ejemplo, la totalidad de:

  • Genómica: información genética de un individuo.
  • Proteómica: proteínas de un organismo o sistema.
  • Interactómica: interacciones entre moléculas.

La aplicación de estas nuevas ciencias al análisis de la microbiota nos facilita el estudio del microbioma, que es el conjunto de microorganismos que habitan nuestro cuerpo y sus genomas (es decir, la microbiota y su material genético).

Recientemente se ha llevado a cabo el Proyecto Microbioma Humano, que consiste en identificar y caracterizar el microbioma presente en voluntarios sanos y averiguar qué cambios se dan en éste cuando existe alguna enfermedad. Es la investigación más importante que se ha hecho al respecto hasta la fecha.

Gracias a este proyecto y a otros estudios, se está empezando a profundizar en el análisis del microbioma presente en los tractos reproductivos femenino y masculino. El conocimiento de estos microorganismos, sus relaciones, sus funciones y sus implicaciones en la fertilidad puede ayudar a mejorar el resultado de los tratamientos de reproducción asistida, incluso en pacientes cuya causa de esterilidad o infertilidad actualmente se desconoce.

Microbioma y fertilidad

La implicación de los microorganismos en la esterilidad humana se conoce desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, se sabe que algunas enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia, son la causa de la esterilidad por factor tubárico de muchas mujeres.

Gracias a los estudios del microbioma humano podemos obtener nueva información sobre la relevancia que pueden tener estas poblaciones a la hora de conseguir el embarazo.

Gametogénesis

Varias investigaciones han estudiado la influencia que tiene el microbioma en la calidad espermática, principalmente mediante el análisis de líquido seminal. Se ha obtenido que dependiendo de cuáles sean las bacterias predominantes en la muestra, los parámetros de calidad seminal pueden verse alterados.

Mediante estudios del microbioma, también se ha descubierto que zonas que se creían estériles, como los folículos ováricos, tienen una microbiota muy activa. Además, se ha visto que algunas de estas bacterias pueden afectar negativamente al desarrollo folicular e incluso inhibir la respuesta a las hormonas sexuales.

Por tanto, vemos que el microbioma puede afectar al desarrollo de las células sexuales o gametos (gametogénesis), tanto en hombres como en mujeres.

Receptividad endometrial y embarazo

Otra de las zonas que recientemente se ha descubierto que no es estéril, como se pensaba hasta hace poco, es la cavidad uterina. Se está empezando a ver que el microbioma propio de la capa más interna del útero, el endometrio, puede influir en la capacidad que tiene para permitir que implante un embrión. Es decir, que el microbioma puede afectar a la receptividad endometrial y condicionar el éxito a la hora de conseguir una gestación.

También se ha visto que el microbioma puede influir en estadios más avanzados del embarazo. Por ejemplo, en que un parto sea prematuro o incluso en que se produzca un aborto.

Un reciente estudio realizado en pacientes de tratamientos de FIV ha descubierto que, si en el microbioma endometrial las bacterias Lactobacillus no son predominantes (es decir, que haya más del 10% de otro tipo de bacterias), las probabilidades de que haya implantación, embarazo y nacimiento son menores.

Por tanto, la existencia de bacterias diferentes a Lactobacillus en el endometrio puede ser la causa de algunos fallos de implantación y de aborto.

Aplicaciones

El conocimiento en profundidad del microbioma implicado en la reproducción nos permite explorar nuevas estrategias terapéuticas para los pacientes estériles e infértiles.

Un ejemplo sería mediante alimentos probióticos, que son microorganismos vivos con efectos beneficiosos para nuestra microflora. También podrían realizarse trasplantes de microbiota sana en pacientes que tengan el microbioma alterado.

Otra aproximación sería analizar rigurosamente cómo alteran los tratamientos de reproducción asistida el microbioma, ya que pueden afectar mediante la estimulación hormonal o los antibióticos utilizados. En el caso de que influyan negativamente en los resultados obtenidos en estas técnicas, se podrían modificar los protocolos para intentar minimizar el efecto nocivo que puedan tener.

También sería interesante estudiar cómo se relacionan los microbiomas de diferentes sistemas y su influencia. Es decir, no estudiar la microflora de órganos aislados, sino estudiar el microbioma del cuerpo humano como un todo, de una manera integrativa. De esta forma, se podría averiguar si, por ejemplo, el microbioma intestinal puede influir en la fertilidad. En esta línea, algunos estudios relacionan el autismo con alteraciones en el microbioma intestinal.

Mediante el análisis de los microorganismos presentes y un tratamiento personalizado, podríamos aumentar las posibilidades de éxito, por ejemplo, mejorando la calidad de los gametos o la receptividad endometrial. Por tanto, es necesario seguir investigando en este campo para obtener más beneficios gracias a modificaciones en el microbioma.

Tradicionalmente, los microorganismos han sido vistos como enemigos de las técnicas de reproducción asistida, dedicándose muchos esfuerzos a evitarlos. Gracias a las investigaciones en el microbioma, paulatinamente nuestra perspectiva irá cambiando y veremos que también pueden ser nuestros aliados para mejorar los resultados de estos tratamientos.

Preguntas de los usuarios

¿El microbioma puede afectar a los hijos?

Sí, se ha demostrado que el microbioma de la madre afecta a su descendencia. Por ejemplo, hay estudios sobre cómo influye la microbiota materna en la obesidad de sus hijos. La transmisión puede ocurrir en diferentes momentos, como en el embarazo, el parto, los primeros días de vida o la lactancia.

Si tengo una infección bucal, ¿puede afectar a mi fertilidad?

Sí. La enfermedad periodontal (de los tejidos que afectan al diente) es causada por bacterias y se asocia a procesos inflamatorios que activan el sistema inmunológico. Esto hace que haya una relación entre una higiene dental deficiente y la salud general. Diversos estudios han encontrado relación entre esta patología, la esterilidad y alteraciones en el embarazo. Por tanto, la microbiota oral puede tener efectos en la reproducción.

¿Puedo modificar mi microbioma?

Nuestro microbioma está influenciado por muchos factores, como el estrés, la alimentación, el ambiente, el uso de antibióticos o incluso el microbioma de nuestras parejas. Podemos mejorarlo mediante alimentos probióticos o con una dieta más saludable, por ejemplo, pero no lo podemos controlar al 100%, ya que depende de muchos elementos.

2 comentarios

  1. usuario
    Sheila

    ¿Cómo es posible que hayan bacterias en el útero y no produzcan una infección?

    • avatar
      Victoria MolinerEspecialista en reproducción asistida

      Hola Sheila,

      estas bacterias no causan infección porque no son patógenas y por tanto no atacan a nuestro organismo, por lo que podemos convivir con ellas. De hecho, son beneficiosas para el funcionamiento de nuestro cuerpo, pues ayudan que digiramos mejor los alimentos o incluso liberar sustancias que mejoren la receptividad uterina y mejoren la implantación del embrión.

      Un saludo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar