Parejas lesbianas o mujer sola: Opciones para concebir

Las mujeres solas y las parejas de lesbianas que desean tener un hijo tienen las mismas opciones que una mujer heterosexual con pareja que requiere de un cambio de gametos del hombre, es decir, de un donante de semen.

Si las características de la mujer (su edad, la estructura de su útero y trompas, si tienen ovulaciones normales) lo permiten, se llevará a cabo una inseminación artificial con semen de donante. Tras una ligera estimulación de los ovarios se controlará el crecimiento de uno o dos folículos, se provoca la ovulación y se programará la inseminación en el día que se optimice las probabilidades de fecundación.

Si la reserva ovárica está comprometida, si los ciclos menstruales no son regulares, si ha fallado la inseminación artificial de donante, o bien porque el especialista considere que se van a aumentar las posibilidades de embarazo, se optará por una fecundación in vitro, convencional o ICSI, que de nuevo será de semen de donante, independientemente de si la usuaria es una mujer sola o una pareja de mujeres.

Vitrificación o congelación ultrarrápida de ovocitos

En el caso en el que la mujer no quiera aún ser madre, puede congelar sus ovocitos para que se mantengan jóvenes, tan jóvenes como la edad de congelación, y así retomar la maternidad en el momento que sus circunstancias, médicas o personales, sean las idóneas para plantearse tener un hijo.

La vitrificación es también una manera de mantener a los ovocitos libres de daño en el caso de que la mujer tenga que someterse a un tratamiento de quimio o radioterapia, una vez superado el cáncer, podrá ser madre con sus propios gametos sin riesgo de que el tratamiento haya afectado a la fertilidad o bien a la calidad de los ovocitos.

Método ROPA

El método ROPA es exclusivo de las parejas de lesbianas, es una técnica que permite que ambas formen parte del embarazo. En él, una de ellas pone sus gametos, sus óvulos, se fecunda en el laboratorio con semen de donante, y la pareja es la que recibe a los embriones y lleva a cabo la gestación y el parto.

Crisis y restricción de las técnicas a mujeres sin pareja masculina

La restricción del acceso a la sanidad pública de las mujeres solas y las parejas lesbianas es un tema que ha suscitado mucho debate en los últimos tiempos. La ley de reproducción asistida española 14/2006 es una de las más progresistas existentes en Europa, en la que está contemplada amparar a cualquier mujer mayor de 18 años y con plenas facultades con deseo gestacional que tenga dificultades para lograr ser madre, independientemente de su estado civil u orientación sexual.

Países como Alemania, Italia, Noruega y Suiza permiten donación de un tipo de gametos pero no de otro, y ninguna de ellas contempla la donación de embriones, en el caso de España todas las donaciones se encuentran aceptadas bajo la tutela de la ley de reproducción asistida.

Debido a los recortes económicos derivados de la crisis económica española, la aplicación de la ley de reproducción asistida ha sufrido un cambio de concepto en el que la sanidad pública sólo financiará esta prestación cuando haya diagnóstico de esterilidad con un diagnóstico clínico de esterilidad clínica establecida y susceptible de tratamiento. La definición de esterilidad por la Sociedad Americada de Fertilidad y por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando una pareja no consigue gestación tras uno o dos años de relaciones sexuales plenas, vaginales, sin método anticonceptivo. Por tanto este acuerdo excluye a las mujeres solas y a las parejas de lesbianas.

Las técnicas de reproducción asistida a las que pueden optar las mujeres sin pareja masculina son exactamente iguales a las que podría acceder una pareja heterosexual en la que la pareja requiera un donante de semen por ser un factor masculino.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar