La placenta, además de servir para nutrir al feto y eliminar las sustancias de deshecho, constituye una barrera que impide a muchos gérmenes entrar en contacto con el bebé.

Esta estructura produce también la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG), la hormona encargada de mantener el embarazo.

Por lo tanto, la placenta es un órgano de vital importancia para el crecimiento y la protección del feto.

Puedes leer el artículo completo en:    110

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar