¿Es posible elegir que nuestro bebé sea un niño o una niña?

La principal preocupación de una mujer o pareja que intenta tener un hijo es si podrá conseguir un embarazo, ya sea de manera natural o gracias a la ayuda de la reproducción asistida.

Una vez el embrión ha implantado en el útero materno y se consigue la gestación, empiezan a surgir otras dudas e inquietudes en los futuros padres como, por ejemplo, el sexo que tendrá el bebé.

MASVIDA Reproducción nos cuenta cómo es la determinación del sexo masculino o femenino en la fecundación, así como las posibilidades que existen en la selección para que sea un niño o una niña.

¿Qué sexo tendrá mi futuro hijo?

La fecundación del embrión es el momento en que el espermatozoide paterno interacciona con el óvulo materno y ambos mezclan su material genético.

El sexo del futuro bebé dependerá de la combinación de los cromosomas sexuales que han aportado ambos gametos:

  • Los óvulos de la mujer siempre tienen el cromosoma X.
  • Los espermatozoides del hombre pueden tener el cromosoma X o el cromosoma Y.

De esta manera, el sexo del embrión queda determinado por la carga genética aportada por el espermatozoide, es decir, el nacimiento de un hijo o una hija siempre va a depender del hombre.

El bebé será una niña con un par de cromosomas sexuales XX si el espermatozoide contenía el cromosoma X o, por el contrario, será un niño con dotación XY si el espermatozoide que fecunda el óvulo tenía un cromosoma Y.

El semen del varón está formado por millones de espermatozoides X e Y nadando en el líquido seminal. La llegada de un tipo u otro de espermatozoide para fecundar al óvulo y, por tanto, la determinación sexual, son completamente aleatorias.

¿Es posible elegir el sexo del bebé?

El hecho de elegir los espermatozoides con el cromosoma deseado para tener un niño o una niña sí es posible gracias a técnicas genéticas y al avance de la reproducción asistida en los últimos años.

A continuación, vamos a describir algunas técnicas para la selección del sexo:

Selección de sexo posfecundación

Consiste en diferenciar los embriones en sexo masculino o femenino después de haberlos obtenido en un proceso de fecundación in vitro (FIV). Esto es posible gracias a la técnica conocida como diagnóstico genético preimplantacional (DPG).

Cuando los embriones en cultivo tienen un estadio de 8 células o más, se les hace una biopsia para extraer 1 o 2 células y analizar así su contenido genético.

Además de poder identificar posibles alteraciones cromosómicas, es posible averiguar los cromosomas sexuales XX o XY de los embriones con técnicas genéticas como la PCR (reacción en cadena de la polimerasa) o el FISH (hibridación in situ).

Los embriones del sexo deseado serán los elegidos para transferir al útero de la madre y poder conseguir una gestación.

En cuanto a la fiabilidad de la selección del sexo con el DGP, la efectividad de este método es del 100%.

Selección de sexo prefecundación

En este caso, la selección del sexo se hace sobre la población de espermatozoides antes de que ocurra la fecundación. Consiste en enriquecer la muestra seminal con los espermatozoides que contengan el cromosoma sexual X o Y en función del sexo deseado niña o niño, respectivamente.

Éste es el llamado método Ericsson, el cual se basa en la teoría de que los espermatozoides con cromosoma X contienen más cantidad de material genético y, por tanto, son más lentos que los espermatozoides con cromosoma Y. Así pues, es posible separar ambas poblaciones de espermatozoides utilizando diferentes gradientes de densidad para, a continuación, hacer una inseminación artificial o una FIV.

Con este método se pretende aumentar las posibilidades de gestar un niño o una niña pero la efectividad no es tan elevada como en el DGP. Lo mismo ocurre con otros métodos de selección del sexo basados en mantener relaciones sexuales en días específicos del ciclo, como son el método de Shettles o el método Whelan.

En conclusión, las técnicas prefecundación no brindan garantía de éxito en cuando la elección del sexo del futuro bebé.

Cuestiones legales de la selección del sexo

Como hemos visto, técnicamente es posible elegir el sexo masculino o femenino del bebé mediante un tratamiento de reproducción asistida. Sin embargo, en España no es posible debido a cuestiones éticas y legales.

La Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida estipula en su artículo 13 apartado 2 sección C lo siguiente:

Las técnicas terapéuticas en el preembrión serán autorizadas siempre que no se modifiquen los caracteres hereditarios no patológicos ni se busque la selección de los individuos o de la raza.

En definitiva, solamente es posible elegir el sexo del futuro hijo si esto contribuye a evitar la transmisión de enfermedades genéticas hereditarias.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar