Prevención de la infertilidad

La infertilidad, es decir la incapacidad de lograr el embarazo, tiene un altísimo coste a nivel personal e incluso a nivel social.

A nivel personal supone, a priori, la pérdida de la oportunidad de vivir una experiencia vital para la que estamos biológica y culturalmente programados en términos generales. La mayoría de las personas en virtud de esa programación, construimos nuestro guión de vida en el que nos vemos formando una familia, desarrollando nuestro rol de padres y lo tenemos tan asumido que nuestro autoconcepto como adultos gira muchas veces en torno a esta idea. Cuando esta vía se rompe se produce un vacío y una gran confusión entrando la pareja en proceso de duelo en muchas ocasiones. Muchos lo superan de forma natural pero otros sufren en su autoestima, llegando a alterarse su equilibrio emocional, su relación de pareja y con el entorno.

En cuanto al coste social, además de que cada vez nacen menos niños, con la consiguiente inversión de la pirámide social y el envejecimiento de la población, si tenemos en cuenta que el 20% de las parejas tienen problemas de fertilidad y que los tratamientos y la medicación que requieren son muy caros, el coste para la administración es muy alto por no prevenir estos casos.

Baja reserva ovariaca y embarazo

Las parejas deberían estar informadas, especialmente las mujeres. Su ginecólogo debería informar sobre la prevención de la infertilidad. Para ello llegada cierta edad, diría que a partir de los 30 años, deberían realizarse un test de reserva ovárica. A partir de los 35 la calidad ovocitaria cae en picado y hay muchas mujeres que tienen una menopausia precoz. Además muchas confunden infertilidad con menopausia y se puede menstruar hasta los 50 años y no ser capaz de ser madre a partir de mucho antes.

Debería haber frecuentes campañas informativas gestionadas por los centros de salud y de planificación familiar y en los programas educacionales al igual que se estudian otras cuestiones de biología debería estudiarse como prevenir la infertilidad. Es importante tener conciencia de las consecuencia de una reserva ovárica disminuida.

Test de reserva ovárica

Una prueba para comprobar la reserva ovárica es algo muy sencillo. Se trata de tomar una muestra de sangre para detectar el valor de la hormona antimulleriana y de realizar una ecografía para hacer el recuento de los folículos antrales. Además la hormona HAM se puede estudiar independientemente del día del ciclo, por lo que es una prueba mucho más cómoda que el análisis de otras, que requerían varias tomas y en días determinados del ciclo.

Si estos índices son buenos se puede tomar con un poco más de calma. Si no habría que pensar en ponerse a la búsqueda o en preservar la fertilidad

Preservar la fertilidad

Preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad consiste en la estimulación de la mujer para la producción de ovocitos con el fin de extraerlos y crioconservarlos . Cuando llegue el momento de buscar el embarazo esos ovocitos se desvitrifican, se realizara un tratamiento de fecundacion in vitro o icsi, es decir que se fecundan con el semen de la pareja o de donante y se transfieren. Por supuesto igual puede hacer el varón. De hecho la vitrificación de semen lleva haciéndose desde hace muchísimo tiempo.

Las personas que presentas alguna de estar características deberían tener especial cuidado y prevenir, con el fin de tener más posibilidades de poder tener un hijo:

  • Personas que van a someterse a un tratamiento oncológico
  • Mujeres cuyas madres han tenido menopausia precoz
  • Hombre cuyos padres han tenido problemas severos de calidad seminal
  • Mujeres con problemas asociados como endometriosis
  • Personas que hayan sufrido enfermedades de trasmisión sexual
  • Mujeres que no desean ser madres antes de los 35

Es importante para mejorar nuestra fertilidad visitar regularmente al ginécologo y hacerse un estudio de reserva ovárica.

Además es importante seguir todas las normas de vida saludable, evitar los hábitos nocivos, como tabaco, alcohol y exceso de café, realizar ejercicio de forma regular, mantenerse sano y con un buen ajuste emocional, evitar el estrés y en la medida de lo posible llevar una vida sexual activa y positiva.

Todo ello contribuye a tener un tono vital alto y un estado emocional adecuado que resulta muy útil para lograr el embarazo.

Un comentario

  1. usuario
    marly caballero

    envia test de fertilidad

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar