¿Puede una mala higiene oral durante el embarazo desencadenar un parto prematuro?

Parece algo absurdo pero, en realidad, tiene su base. Un estudio realizado sobre la inflamación de las encías en las embarazadas ha determinado cómo la presencia de una determinada bacteria de carácter bastante agresivo se encuentra muy directamente relacionada con este hecho. Además de la bacteria, los niveles de placa y sarro en las bocas de las gestantes también contribuyen a que puedan padecer estas inflamaciones.

Nada más hay demostrado al respecto pero los autores del estudio afirman que no es descabellado pensar que esta bacteria pueda tener en el embarazo algún otro efecto adverso como, por ejemplo, un nacimiento de bajo peso e incluso un parto prematuro. Esto sería así, si la bacteria pasase a la sangre y llegase a los tejidos placentarios. Se necesitan nuevos estudios que ratifiquen estas suposiciones pero no parece tan poco probable.

Puedes leer el artículo completo en:    29

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar