Por Sarai Arrones (embrióloga).
Actualizado el 11/03/2014

El útero se sostiene en la pelvis por músculos, ligamentos y otras estructuras. Si estos tejidos se debilitan, el útero cae. El prolapso uterino es el desplazamiento de la matriz o útero sobre el área vaginal.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Causas

Es frecuente que se presente en mujeres que han tenido uno o más partos vaginales.

Otros factores como el envejecimiento, la falta de estrógenos en la menopausia, un tumor pélvico o afecciones como la tos crónica o la obesidad que ejercen presión sobre los músculos pélvicos, también pueden provocar el prolapso uterino.

Además, el estreñimiento prolongado y el esfuerzo repetitivo para defecar puede empeorar el problema.

Diagnóstico

Para diagnosticar el prolapso se realiza un examen pélvico. El médico pedirá que la paciente empuje como si se tratase de expulsar al bebé durante el parto. Eso mostrará cuánto desciende el útero.

Si el cuello uterino baja hasta la parte inferior de la vagina, el prolapso uterino es leve.

Si el cuello uterino baja por fuera de la abertura vaginal, el prolapso uterino es moderado.

Por otro lado, si la vejiga y la pared anterior de la vagina se desplazan hacia la vagina, se denomina cistocele. Si son el recto y la pared posterior de la vagina los que se desplazan se conoce por el nombre de rectocele.

Desplazamiento del útero

Síntomas

Los síntomas que pueden presentarse son:

  • Incontinencia urinaria o ganas repentinas de orinar
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Presión en la vagina o en la pelvis
  • Lumbago
  • Infecciones repetitivas de la vejiga
  • Sangrado vaginal
  • Aumento del flujo vaginal
  • Desplazamiento del útero y el cuello uterino hacia la vagina

La mayoría de mujeres con prolapso uterino leve no tienen síntomas que requieran tratamiento.

En casos más graves pueden surgir complicaciones como infecciones, ulceración del cuello uterino y de las paredes vaginales, etc.

Los síntomas empeoran cuando la mujer está sentada o parada durante mucho tiempo.

Por otro lado, hacer ejercicio o levantar objeto también puede empeorarlos.

Tratamiento

El tratamiento sólo es necesario si los síntomas causan molestias. Muchas mujeres lo reciben cuando el útero ha bajado hasta la abertura de la vagina.

Algunos cambios en el estilo de vida como perder peso o evitar hacer esfuerzos pueden ayudar a controlar los síntomas.

En algunos casos se recomienda un dispositivo en forma de rosca, llamado pesario, que puede ser de caucho o de plástico. Se coloca dentro de la vagina y sostiene el útero en su lugar correspondiente.
Histerectomía vaginal

Los pesarios deben limpiarse regularmente y pueden tener algunos efectos secundarios como flujo maloliente, úlceras vaginales o problemas en las relaciones sexuales.
Si los síntomas son muy graves se puede recurrir a la cirugía, incluso se puede extirpar el útero. A menudo se realiza una histerectomía vaginal.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sarai Arrones
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Curso de especialización en criopreservación de gametos, embriones y tejidos animales. Embrióloga en activo especializada en Reproducción Asistida. Más sobre Sarai Arrones
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

One comment

    1. Lole

      Los abortos pueden causar prolapso?