Por Bárbara López (enfermera).
Actualizado el 01/12/2014

La reflexoterapia es una técnica manual y natural que se basa en la aplicación de determinadas presiones sobre los puntos o zonas reflejas.

A través de ellos, se trabaja sobre la mayoría de los músculos, articulaciones, órganos, nervios y tejidos. Si estos puntos se trabajan de forma adecuada y específica e individual, se influye indirectamente sobre aquellas partes del organismo sobre las que se quiere obtener una respuesta determinada (tonificando, estimulado o relajando).

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Origen de la reflexoterapia

Aunque su origen se encuentra en la medicina oriental y la medicina tradicional china, la técnica y los mapas han sido desarrollados en occidente durante el último siglo por personal médico y sanitario.

Terapia manual y natural

Su aplicación no requiere el uso de medicamentos, por lo que es un tratamiento complementario ideal a los tratamientos médico convencionales, siempre que el terapeuta haya recibido una formación reglada y pertenezca a colegios oficiales reconocidos ya que de este modo se mantiene los estándares de seguridad, calidad y eficacia. Muchas clínicas de fertilidad recomiendan el uso de este tipo de terapias, porque si se combinan con las técnicas de reproducción asistida mejoran el estado de estrés del paciente, lo cual aumenta las probabilidades de conseguir el embarazo.

Aplicación a la esterilidad

En ciertos países europeos donde la formación y práctica de la reflexoterapia está reconocida oficialmente, un terapeuta cualificado puede especializarse en técnicas específicas para ayudar a concebir, como la regulación hormonal refleja, y así potenciar al máximo la fertilidad masculina y femenina.

Terapeuta adecuado

Beneficios de la técnica

Los terapeutas de esta técnica han comprobado en consulta diversos beneficios.

  • Estimula al organismo según el principio de la medicina natural de vis medicatrix naturae, para que se a el cuerpo el que encuentre su propia homeostasis.
  • Se produce una relajación muscular profunda, liberando la tensión existente.
  • Disminuye los niveles de ansiedad y stress, por lo que mejora la calidad del sueño y los estados emocionales.
  • Mejora la circulación, proporcionando una mejor oxigenación y nutrición de los tejidos.
  • Mejora el funcionamiento del sistema linfático, eliminando toxinas.
  • Puede regular el sistema hormonal masculino, ayudando a que se produzca mejor calidad y cantidad de esperma.
  • Mejora el sistema hormonal femenino, y patologías como dismenorreas, menstruaciones irregulares, síndrome premenstrual, amenorrea, ciclos anovulatorios… ayudando a conseguir un embarazo mediante la adecuada función ovárica, producción folicular y el engrosamiento el endometrio.
  • Prepara al organismo para la implantación del embrión.

La reflexoterapia tiene mayor éxito en aquellos casos de infertilidad masculina y femenina que tenga causa funcional o sin causa médica determinada, que aquellos casos causados por alteraciones estructurales en el aparato reproductor.

La reflexoterapia aporta equilibrio físico y emocional, por lo que complementa de manera extraordinaria a los tratamientos de fertilización in vitro e inseminación artificial.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Titulada en Enfermería con especialidad en reflexología y otras terapias complementarias. Consulta de enfermería integrativa. Profesora del programa mindfulness para la salud MBPM en Universidad Autónoma de Madrid (UCM). Más sobre Bárbara López
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

One comment

    1. Yasmina

      Que bueno saberlo!