Relaciones sexuales tras el parto

La vida sexual decae tras el nacimiento del bebé por el dolor, el cansancio, el miedo, los cambios hormonales, etc. Pero el deseo sexual se recupera poco a poco después de las seis primeras semanas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

El estado hormonal de la mujer en el posparto es comparable a un hipogonadismo, es decir, las glándulas sexuales generan muy pocas hormonas o ninguna. Por ello, lo normal es que no haya relaciones con penetración durante el periodo de cuarentena (las primeras 6 semanas tras el parto).

Pasado este tiempo la respuesta sexual se recupera de forma progresiva. A los 3 meses la capacidad orgásmica de la mujer es igual e incluso superior a la que existía, por tanto la mayoría de mujeres ya han reanudado las relaciones sexuales.

Consejos para una vida sexual plena

Aquí os presentamos algunos consejos para tener una vida sexual plena tras el embarazo. Con estos consejos y mucha paciencia se podrá recuperar una vida sexual incluso mejor que antes del embarazo.

Buena comunicación de la pareja

La comunicación con la pareja siempre es importante, pero más durante este periodo.

Si no se habla de este tema, el deseo sexual se podría inhibir por suponer que la pareja no desea mantener relaciones sexuales.

Cuanto mayor sea la comunicación, mayor disfrute de la vida sexual.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel fortalecen el suelo pélvico y es importante realizarlos en el posparto para la recuperación de la fuerza y resistencia del músculo del suelo pélvico.

Además de controlar la incontinencia urinaria de la mujer tras el parto, contribuyen a conseguir un mayor placer sexual.

Seleccionar un anticonceptivo adecuado

La anticoncepción es un elemento clave en la sexualidad tras el parto.

Es necesario un método anticonceptivo seguro que permita a la pareja disfrutar de las relaciones sexuales sin miedo a un nuevo embarazo ya que el temor es una de las principales causas del retraso en la recuperación de la normalidad sexual.

Uso de lubricantes

Los cambios hormonales producidos pueden provocar sequedad vaginal y, por tanto, dolor durante las relaciones sexuales.

Para solucionar este inconveniente se recomienda utilizar lubricantes y geles vaginales. Son mejores aquellos que tienen base hídrica o son solubles en agua, con un pH un poco ácido.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar