La rutina en la sexualidad durante un tratamiento de reproducción asistida

La sexualidad en los seres vivos siempre ha tenido un único objetivo: la reproducción para la continuidad de la especie. Sin embargo, los humanos hemos conseguido separar esta sexualidad de la reproducción, de manera que mantenemos relaciones sexuales simplemente por placer.

Una vez llega el momento en que deseamos tener hijos, la actividad sexual en la pareja sufre un gran cambio, pues ahora existe un objetivo mayor para el cual pretendemos conseguir el éxito cuanto antes: el embarazo.

A medida que pasa el tiempo y no se consigue una gestación, las parejas van pasando por diferentes estados emocionales hasta que llegan a tener sentimientos de frustración, decepción y gran angustia.

En MASVIDA Reproducción os animamos a compartir con nosotros vuestras inquietudes con el fin de poder ayudaros a solventar estos problemas.

A continuación, comentamos las alteraciones más frecuentes en la sexualidad de parejas que sufren infertilidad, así como algunos consejos para poder superarlas.

Alteraciones en la sexualidad

Cuando las parejas se obsesionan con buscar un embarazo, las relaciones sexuales empiezan a centrarse en los periodos de mayor fertilidad en la mujer y el erotismo y el placer se van perdiendo poco a poco.

La actividad sexual se centra principalmente en el coito y la eyaculación, lo cual puede generar un gran estrés en la pareja y, sobre todo, en el hombre. Como consecuencia de esto, el deseo sexual disminuye y pueden empezar a aparecer disfunciones sexuales transitorias como las siguientes: eyaculación retardada o precoz, deseo hipoactivo, anorgasmia, dispaurenia, etc.

Con todo esto, la pareja empieza a sufrir un distanciamiento, la comunicación entre ambos se ve afectada y, cuando llega el momento de afrontar un proceso de reproducción asistida, muchos no se encuentran psicológicamente capacitados.

A continuación, se muestra el modelo de Hawton sobre los factores que mantienen las disfunciones sexuales:

  • Pérdida de confianza
  • Actitud del espectador
  • Ansiedad por el rendimiento
  • Culpa y autoacusación
  • Agresividad y frustración
  • Presión por la ejecución
  • Crítica y hostilidad
  • Falta de comunicación
  • Carencia de juego erótico
  • Mitos sexuales
  • Conflictos de pareja

Es importante poder identificar los aspectos y situaciones que pueden precipitar las disfunciones sexuales en la pareja. De esta manera, será más fácil poder aplicar una terapia durante las sesiones de psicología y conseguir modificar estos hábitos.

Teoría Triangular de las relaciones sentimentales

El psicólogo mundialmente conocido Robert Sternberg ha propuesto una Teoría Triangular sobre el amor que identifica cuáles son los componentes básicos de una relación sentimental completa: la intimidad, la pasión y el compromiso.

Intimidad
es un sentimiento de cercanía y conexión entre las dos personas que tienen una relación amorosa. Ambos tienen confianza entre ellos, amistad y afecto.
Pasión
este componente es la excitación o la energía de la relación. La pareja tiene atracción física y necesidad de tener relaciones sexuales íntimas.
Compromiso
es la decisión de seguir junto a la otra persona en la relación a pesar de los altibajos que puedan surgir.

Este es un buen modelo de apoyo para que la pareja reflexione sobre los aspectos que funcionan como fortalezas en su relación y cuáles podrían mejorarse.

En los tratamientos de reproducción asistida, se encuentran parejas con un alto grado de compromiso entre ambos. En cambio, la intimidad es moderada por posibles problemas en la comunicación y, por último, el componente de la pasión es más bajo.

Consejos para mejorar las disfunciones sexuales

A partir de este momento, es necesario que la pareja empiece a introducir cambios para mejorar las situaciones que provocan las disfunciones sexuales. A continuación, se comentan algunos consejos útiles:

  • Recuperar las relaciones sexuales placenteras durante el tratamiento de fertilidad mientras no se requiera la abstinencia sexual.
  • No obsesionarse con practicar el coito en los días fértiles, lo cual puede provocar relaciones sexuales incompletas y sin excitación.
  • Recuperar antiguos juegos sexuales o nuevas fantasías. Una “escapada romántica” fuera del entorno habitual puede ayudar a despertar el deseo.
  • Compartir más tiempo juntos durante la semana y hacer cosas para mantenerse más unidos.
  • Pedir toda la información necesaria sobre los mitos y creencias que existen en este área. Hay profesionales que os pueden ayudar con toda naturalidad.
  • Estrechar el vínculo afectivo con la pareja para reforzar la intimidad y el compromiso. Podéis utilizar cartas o mensajes que os ayuden a comunicaros.
  • Para introducir cambios en las relaciones sexuales, en bueno pedir abiertamente y de manera concreta lo que cada uno necesita del otro miembro de la pareja.
  • Trabajar la focalización sensorial: practicar los encuentros sexuales con el objetivo de disfrutar y conocer los cuerpos evitando solamente la penetración.
  • Tener claro que sexualidad y reproducción pueden desligarse y así disfrutar de las relaciones sin ansiedad por la consecución del embarazo.

En MASVIDA Reproducción intentamos siempre ayudaros no sólo a superar la infertilidad, sino también a fortalecer la relación y que afrontéis esta nueva etapa de manera más unida.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar