Retraso de la maternidad

Por (embrióloga).
Actualizado el 26/04/2016

En la última década diversos estudios han recogido el preocupante aumento de edad a la que la mujer tiene su primer hijo. Y digo preocupante porque este retraso de la maternidad supone un aumento de los problemas de fertilidad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

La capacidad reproductiva de la mujer disminuye conforme aumenta su edad, ya que a medida que pasa el tiempo la reserva ovárica (calidad y cantidad de óvulos) decrece hasta llegar a la menopausia. Por ello, esperar para ser madre puede acarrear dificultades para lograr el embarazo e incluso infertilidad.

La estabilidad emocional y laboral son algunas de las principales causas por las que una mujer alarga la edad para ser madre, lo cual trae como consecuencia el aumento de los casos de esterilidad e infertilidad.

Incorporación de la mujer al mundo laboral

La incorporación de las mujeres al mundo laboral ha sido un paso decisivo en el progresivo incremento de la edad media para ser madre.

Acabar los estudios, encontrar un trabajo y estabilizar la relación de pareja suelen ser hoy condiciones indispensables para que las mujeres empiecen a plantearse la maternidad. La realidad es que cada día las mujeres se plantean tener los hijos más tarde y esto es una lucha contra la naturaleza.

Retrasar la maternidad no solo puede resultar en mayores complicaciones para lograr el embarazo sino que además, aumenta la probabilidad de tener hijos con enfermedades congénitas debido principalmente al aumento de probabilidad de aparición de alteraciones cromosómicas, especialmente a partir de los 40 años.

Por otra parte, con la edad también se ve aumentada la probabilidad de pérdida fetal.

Según un estudio llevado a cabo en la Universidad Autónoma de Bacelona, tres de cada diez mujeres nacidas en los años 70 acabaron su etapa fértil sin ser madres, mientras que en los años 50, sólo ocurría en una de cada diez.

Debido a esta reducción de la fertilidad, el tamaño medio de las familias se está reduciendo, lo que ha hecho que España sea uno de los países con menor índica de fecundidad a nivel mundial.

Reproducción asistida

Actualmente una mujer con 35 o 40 años es una mujer socialmente joven. Sin embargo, biológicamente hablando en relación a la maternidad, es una mujer de edad avanzada.

La medicina reproductiva ofrece actualmente solución a un gran número de problemas de fertilidad, incluidos los relacionados con la reserva ovárica comprometida debida a la avanzada edad. Sin embargo, el desgaste emocional y económico que supone no siempre es fácil de asumir.

Preservar la fertilidad mediante la congelación de óvulos es una solución planteada para que, aquellas mujeres que quieren postergar su maternidad, puedan ser madres biológicas en el futuro, es decir, puedan tener hijos gracias a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) a partir de sus propios óvulos.

Sin embargo, no debemos olvidar el desgaste fisiológico. Aunque la preservación de la fertilidad y la donación de óvulos permiten ser madre a numerosas mujeres, las consecuencias para el organismo y los riesgos del embarazo no son iguales si la gestación ocurre a los 25 que a los 40 años.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.