Por Laura Rollán Guillén (embrióloga).
Actualizado el 29/07/2013

La sedestación, mantenerse sentado de forma autónoma, es un paso importante en el desarrollo que todo bebé hace tarde o temprano, la mayoría entre los 6 y 7 meses de vida. Este paso en su desarrollo lo realiza de forma natural, llevado por su curiosidad de conocer y observar mejor su entorno.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Actividades de estimulación

Sentarse le ayuda a aprender más, ya que permanecer en esta postura sin respaldo le permite alcanzar mejor objetos cercanos, manipularlos y explorar lo que hay a su alrededor; de esta forma, mejoran el desarrollo cognitivo (memoria, atención, lenguaje, inteligencia…)

Sentarse de forma autónonoma

Los padres pueden ayudar a los bebés a favorecer este proceso, colocándolo boca abajo desde que es pequeño encima de una alfombra o manta con actividades para que desarrolle los músculos de la espalda, de este modo tendrá fuerza para sentarse y mantenerse erguido.

Para fortalecer esta musculatura también puedes sentarlo sobre tu regazo y jugar con él cogiéndolo por la espalda y soltándolo unos segundos. Cuando comience a mantenerse recto con apoyos, podemos estimularlo colocándole objetos cerca para que se incline a cogerlos y luego vuelva a la posición inicial.

¿Cuándo deben empezar a estar sentados?

Es importante respetar el ritmo de desarrollo del bebé, no le obligues a sentarse si ves que está incómodo. Observa también si se apoya siempre del mismo brazo o si pone una pierna debajo de las nalgas, hay que corregirlo para prevenir desviaciones de columna o de cadera.

La fecha en la que los bebés consiguen este importante paso en su desarrollo no es exacta, sólo es indicativa. Pero si entre los 9-12 meses de vida no ha conseguido sentarse, es conveniente observarlo por si le sucede algo. Quizás simplemente necesite más actividad, estímulos y más tiempo de juego con sus familiares; cogerlo en brazos, hacer que se mueva y que rote el tronco pueden ayudarle a mantenerse sentado solo.

Bebé sentado por sí solo

Sedestación en niños prematuros

En el caso de los niños prematuros, aquellos que pesan menos de 1.500 gramos al nacer, la edad a la que alcanzan esta posición no es superponible en tiempo real a la de un niño que nació a los 9 meses de embarazo, porque podría parecernos que el bebé prematuro lleva siempre retraso en su desarrollo motor. Para estimar su edad de sedestación emplearemos la tabla de crecimiento de edad corregida.

Según estudios, la edad corregida a la que consiguen ponerse rectos los prematuros no diverge mucho de la de niños que nacen a término. De modo que un niño que ha nacido a los 7 meses y consigue mantenerse sentado a los 9 meses de edad, llevará un desarrollo equivalente a un niño que ha nacido con 9 meses y ha conseguido la sedestación con 7.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Graduada en Biología por la Universidad de Valencia (UV) y especialista en Reproducción Asistida. Redactora de contenido científico. Más sobre Laura Rollán Guillén
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Un comentario

    1. Adri Guzmán

      Excelente información y ante todo de mucha utilidad