Ser madre gracias a la donación de óvulos

Por (ginecólogo).
Actualizado el 22/09/2015

Cuando una mujer tiene el deseo de ser madre y por diferentes razones no llega a conseguirlo en un plazo razonables (los expertos consideran que hay algún problema tras haber estado manteniendo relaciones sexuales sin protección durante un año, se le aconseja buscar ayuda profesional para lograr su objetivo.

En algunas ocasiones, tras la realización de las pruebas de fertilidad pertinentes, por distintas razones la mujer no dispone de óvulos de calidad propios y la recomendación de los especialistas en reproducción es que recurra a la donación de óvulos.

En esos momentos, la mujer está llena de dudas lógicas y totalmente comprensibles, que desde FIV-Recoletos intentamos resolver de la manera más cómoda y fácil para la paciente.

¿En qué consiste la donación de óvulos?

Ser donante es un acto de generosidad y solidaridad que tiene una mujer hacia otra, ya que de forma altruista y totalmente anónima, le ofrece la posibilidad de ser madre a una mujer que no tiene esta capacidad.

Para que una mujer pueda convertirse en donante y sus óvulos puedan emplearse para un tratamiento de fecundación in vitro, debe someterse a una gran variedad de pruebas y análisis médicos que aseguren que goza de un buen estado de salud y no padece ninguna enfermedad susceptible de ser transmitida a través de los óvulos. Es decir, estudios que garanticen que los ovocitos que va a donar están sanos.

Además, la donante es valorada psicológicamente para valorar que está preparada para ello. No todas las candidatas a donante acaban finalmente siéndolo.

Miedos comunes asociados a la ovodonación

Entre las numerosas preocupaciones que surgen en la mujer que necesita recurrir a un proceso de ovodonación, una de las más frecuentes es la relación con su futuro hijo nacido gracias a los óvulos donados.

Algunas mujeres tienen el miedo o la duda sobre un posible desapego con su hijo debido al hecho de proceder de un óvulo de otra mujer. También sienten incertidumbre ante el momento de contarle a su hijo el proceso de reproducción asistida.

Si este es tu caso no tienes porqué angustiarte. Un óvulo es únicamente el inicio del largo proceso de la maternidad y la conexión entre la madre y su hijo se construye poco a poco a lo largo de toda la vida, desde el embarazo al compartir latidos y fluidos y sentir la evolución de la vida durante 9 meses.

Independientemente de la manera en que haya sido concebido el bebé, de forma natural o mediante reproducción asistida, con óvulos propios o donados, el vínculo entre la madre y el hijo es una experiencia inimitable e intransferible que crea un lazo invisible y muy especial.

Este “ADN psicológico” es algo que tu hijo reconocerá en todo momento: tu voz, tu olor, el ritmo de tu corazón, la forma en que le coges, las caricias…

El vínculo entre la madre y su hijo es algo único que no se puede donar ni conseguir en una clínica de reproducción asistida.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca y Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología vía MIR. El Dr. Rodríguez Tabernero es responsable de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico Universitario de Valladolid desde el año 2013 y, además, lleva trabajando en el campo de la medicina reproductiva desde el año 2000. Más sobre Dr. Luis Rodríguez Tabernero
Nº de colegiado: 474705276

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

2 comentarios

    1. yaneibys

      Hola llevo 10 dias operada de una extracción de la trompa de falopio derecha que tiempo se demora en recuperarse totalmente uno gracias dios les bendiga

    2. Esperanza21

      Cuando nos comunicaron a mi marido y a mi que nuestra solución iba a ser la ovodonación, mi marido se negó. No podía aceptar la idea de que su futuro hijo no fuera genéticamente la unión de ambos. Fuimos a terapia, estuvimos hablando con profesionales y finalmente decidimos someternos al proceso y la verdad que ahora nos damos cuenta de que la procedencia de los óvulos da igual. Nos sentimos padres al 100%!! Y no nos arrepentimos de nada, es más, repetiríamos directamente con ovodonación para evitar tanto sufrimiento anterior de los intentos previos con mis óvulos.