Actualmente no existe un nivel aceptable o de seguridad de qué cantidad de alcohol puede tomar una embarazada, todo ello depende de diferentes factores. Por este motivo, los médicos recomiendan no tomar ni una gota cuando se esté en estado.

En el caso de tomar alcohol durante el embarazo, el riesgo de que el futuro bebé tenga complicaciones es real. Los especialistas recomiendan acudir a centros especializados en el caso de mujeres que, por el motivo que sea, les es imposible dejar de tomar alcohol.

Puedes leer el artículo completo en:    72

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar