En la actualidad, el avance de la medicina obstétrica ha permitido que existan una serie de tests y pruebas que se realizan de forma rutinaria destinados a diagnosticar una posible diabetes gestacional.

Este tipo de pruebas se suele realizar especialmente en los casos en que la embarazada manifiesta algún síntoma especial o se encuentra dentro de alguno de los grupos de riesgo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Cómo se diagnostica la diabetes en el embarazo?

Para detectar la diabetes gestacional se utiliza el conocido Test de O’Sullivan, una prueba que valora el nivel de glucosa plasmática en sangre. Este test se realiza de forma sistemática entre las semanas 24 y 28 de embarazo.

Para realizarlo, se efectúa una primera extracción de sangre en ayunas y se analiza para ver si el nivel de glucosa es normal. Posteriormente, se bebe una solución de glucosa de 50gr y se espera una hora. Transcurrida esa hora, se vuelve a realizar una analítica para comprobar de nuevo el nivel de azúcar en sangre.

  • Si el nivel de glucosa resulta inferior a 140 mg/dl, el test resulta negativo y se descarta la diabetes gestacional.
  • Si el nivel es superior a los 140 mg/dl debe realizarse otra prueba denominada Curva de Glucemia o Sobrecarga Oral de Glucosa, con el objetivo de confirmar o descartar una diabetes gestacional. En este caso, el nivel ingerido es mayor (100 gr) y se realizan 4 mediciones en intervalos de una hora.

Si el Test de O’Sullivan indicara una glucemia basal (en ayunas) superior a 125 mg/dl, o un valor superior a 200 mg/dl transcurrida una hora, directamente se diagnostica la diabetes gestacional, sin necesidad de realizar la curva de glucemia completa.

Factores de riesgo de la diabetes gestacional

La edad, los antecedentes familiares y el peso son algunos de los principales factores que pueden llevar a la diabetes durante el embarazo. Así, en función de estos factores, realizamos la siguiente clasificación:

  • Embarazada menor de 25 años: se considera que por debajo de los 25 años las mujeres embarazadas tienen un riesgo bastante bajo de desarrollar este tipo de diabetes,. Si además, su peso es adecuado, no tienen antecedentes familiares y tampoco padecen problemas relacionados con el metabolismo de la glucosa, se considera que no es necesario realizar las pruebas anteriormente mencionadas.
  • Embarazada mayor de 25 años: las embarazadas de más de 25 años, a pesar de no tener ningún otro factor de riesgo conocido, forman un colectivo con un riesgo moderado de padecer diabetes gestacional, por lo que se recomienda realizar las pruebas correspondientes alrededor de la semana 24 de embarazo.
  • Embarazada mayor de 25 años y con obesidad o con antecedentes de diabetes: las mujeres embarazadas de más de 25 años que además tienen obesidad (IMC>30) o antecedentes familiares de diabetes gestacional o diabetes de tipo I, forman un colectivo de alto riesgo. Por tanto, necesitarán periódicas pruebas de control periódicas prácticamente desde la primera visita al médico.

Además, existen otros factores que pueden aumentar la probabilidad de padecer esta afección somo por ejemplo el haber tenido un parto anterior de un bebé de gran tamaño o incluso muerto y la gran acumulación de líquido amniótico.

Síntomas

Además de los diferentes factores de riesgo, se sabe que hay una serie de síntomas que pueden poner en manifiesto la sospecha de padecer diabetes gestaional. Entre ellos destacan:

  • Notable aumento de la sed, acompañado por un inevitable aumento de las ganas de orinar (se bebe más).
  • Nauseas.
  • Vómitos.
  • Visión borrosa.
  • Pérdida de peso.
  • Frecuentes infecciones de orina.

Las madres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de sufrir hipertensión arterial durante el embarazo y de que se tenga que realizar un parto por cesárea por lo que es importante diagnosticar y tratar la diabetes a tiempo.

Un comentario

  1. usuario
    Carola

    yo tuve diabetes en mi primer embarazo y sufrí una ligera preeclampsia por ello seguramente. Por eso, en el segundo embarazo me tenían muy controlada y no sufrí nada, fue un embarazo mucho más bueno, quizá por ser el segundo…. los nervios son menos y claro, se nota.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar