El tabaco disminuye nuestros niveles de fertilidad, y aumenta las posibilidades de problemas cardíacos, pulmonares, e incluso, cancerígenos.

En los hombres el tabaco daña la calidad del esperma disminuyendo las probabilidades de conseguir un embarazo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar