Evitando el consumo del alcohol prevenimos la probabilidad de riesgo de retraso mental en el bebé y, en el caso del tabaco, evitamos la posibilidad de problemas como bajo peso, abortos y partos prematuros.

Puedes leer el artículo completo en:    138

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar