Consecuencias de fumar durante el embarazo

Las sustancias que forman parte del tabaco tienen unos efectos muy nocivos para el feto que se encuentra en desarrollo. La nicotina produce una mayor constricción de los vasos sanguíneos, lo que ocasiona un menor aporte sanguíneo a la placenta. Además, el monóxido de carbono se une a los glóbulos rojos y desplaza al oxígeno. Como consecuencia de todo esto, se produce una insuficiencia placentaria: el oxígeno y los nutrientes que llegan al feto para su crecimiento son menores.

Por otra parte, los bebés recién nacidos de madres que fuman durante el embarazo presentan irritabilidad y temblores debido al síndrome de abstinencia. El parto interrumpe la exposición continuada a la nicotina y, por tanto, estos síntomas aparecerán en el bebé en las primeras 24 o 48 horas de vida.

Puedes leer el artículo completo en:    752
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies