El médico Jacques Guillemeau afirmó durante el siglo XVI que los ojos eran un claro indicador de si una mujer estaba en estado o no. Según este oftalmólogo, las pupilas de los ojos las mujeres embarazadas se vuelven más pequeñas, tienen los párpados caídos y se les crean pequeñas venas rojas en la esquina del ojo.

Puedes leer el artículo completo en:    51

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar