La prueba de embarazo del trigo y la cebada es original del Antiguo Egipto. Consistía en que la mujer orinase en estas semillas durante varios días y, si el trigo germinaba después, significaba que la mujer iba a dar a luz a una niña. En cambio, si germinaba la cebada, sería niño.

Puedes leer el artículo completo en:    51

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar