A una rana se le inyectaba la orina de una paciente. Si la mujer estaba embarazada, la hormona GCH estimulaba la ovulación del anfibio y la rana desovaba en 24 horas.

Puedes leer el artículo completo en:    51

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar