La varicela es una enfermedad vírica altamente contagiosa que se transmite por contacto directo o por el aire. No es frecuente que su contagio se produzca durante el embarazo, ya que la mayoría de la población tiene anticuerpos contra el virus que la produce.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Sin embargo, si una mujer embarazada se contagia de varicela, esta infección puede producir una serie de complicaciones en el bebé si este se contagia. Por ello, es muy importante que aquellas mujeres que no han pasado la enfermedad se vacunen si desean quedarse embarazadas.

En caso de duda sobre si se ha pasado la varicela o no, es posible realizarse un análisis de sangre para ver si existe inmunidad. En caso de tenerla, no sería necesario vacunarse.

Se suele aconseja esperar un mes después de vacunarse antes de intentar conseguir un embarazo. Esta vacuna no se puede administrar durante el embarazo, pero sí durante la lactancia.

Los efectos de esta enfermedad vírica van a depender del momento del embarazo en el que se trasmita la varicela al futuro bebé.

Contagio en el primer y segundo trimestre

En el caso de que una mujer embarazada contraiga la varicela durante el primer trimestre de embarazo, hay una pequeña probabilidad (alrededor del 1,5%) de que el bebé se contagie y nazca con un defecto de nacimiento denominado síndrome de varicela congénita.

El riesgo de que el bebé contraiga este síndrome es mayor (alrededor del 2%) cuando la madre contrae varicela entre las semanas 13 y 20 del embarazo.

Si el futuro bebé presenta el síndrome de varicela congénita puede crecer más lentamente en el útero, pudiéndose comprometer su desarrollo normal.

La varicela congénita se caracteriza por una serie de defectos de nacimiento. Los más comunes son:

  • Cicatrices en la piel
  • Malformaciones de las extremidades
  • Microcefalia (cabeza anormalmente pequeña)
  • Problemas de visión o audición
  • Convulsiones
  • Problemas en músculos y huesos
  • Problemas de desarrollo mental o motriz

Algunos bebés expuestos a la varicela durante la gestación no presentan ningún síntoma cuando nacen pero desarrollan herpes zoster durante la primera infancia.

Contagio en el tercer trimestre

Para la madre, la complicación más frecuente al contraer la varicela en el tercer trimestre es la neumonía.

Para el bebé, durante el tercer trimestre la probabilidad de contagio de varicela es prácticamente nula, exceptuando el caso en el que la mujer embarazada enferme en los últimos días antes del parto, que se trata del momento más peligroso de contagio para el bebé.

Si la futura madre presenta síntomas de varicela en un intervalo de 5 días antes y 2 días después del parto, existe un alto riesgo de que el bebé desarrolle varicela neonatal (15-30% de probabilidad).

Este espacio de tiempo tan limitado hasta el nacimiento no es suficiente para que la madre produzca suficientes anticuerpos para transmitirle la inmunidad al bebé.

Por ello,el débil sistema inmunológico del recién nacido no podría combatir la varicela y este podría morir si no se le trata con rapidez.

Para evitar los efectos graves de la varicela neonatal, si la madre ha comenzado a presentar síntomas de varicela antes del parto o poco después, al recién nacido se le administra una inyección de anticuerpos contra la varicela para inmunizarlo.

Un comentario

  1. usuario
    Rebe79

    Uf menos mal que pasé la varicela de niña porque menudos problemas si se coge en el embarazo. Siempre se habla de que de adulto la varicela es más fuerte pero no me imaginaba que pudiera haber tantas complicaciones en el embarazo y mucho menos que pueda hacer tanto daño al bebé

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar