Verdades y falsedades acerca de la fertilidad

Es evidente que en la época en la que nos encontramos es posible acceder de forma mucho más fácil y rápida a información veraz y de calidad que en décadas anteriores. No obstante, en el campo de la fertilidad especialmente, seguimos arrastrando creencias anticuadas y falsas leyendas que nada tienen que ver con la realidad.

FIVRecoletos nos cuenta qué falsos mitos sobre la fertilidad continúan existiendo hoy en día en nuestra sociedad y nos ayuda a esclarecer cuáles son realmente ciertos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Falsos mitos sobre el embarazo

Lograr quedarse embarazada es uno de los temas sobre el que más opiniones, versiones y creencias populares existen. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas de estas opiniones y consejos están basados en vivencias personales que no poseen ninguna base científica.

Algunos de ellos son:

Es fácil conseguir el embarazo

Esta afirmación es, quizá, demasiado tajante, pues no es tan fácil quedarse embarazada.

Según datos clínicos reales, una pareja sin problemas de fertilidad evidentes que mantiene relaciones sin protección tiene entre un 20% y un 30% de posibilidades de lograr una gestación en cada ciclo menstrual. Se calcula que el 85% de las parejas que buscan lograr el embarazo lo consiguen durante el primer año.

A pesar de ello, los problemas de fertilidad afectan al 15% de las parejas en edad fértil y, según estudios, este dato continúa en aumento. Esto se traduce en que una de cada siete parejas podrá experimentar complicaciones a la hora de ser padres.

Tomar anticonceptivos orales produce esterilidad

No es cierto, pues no hay evidencias médicas de que los anticonceptivos afecten a la fertilidad.

Una vez se abandona el tratamiento la función ovárica vuelve a recuperarse gracias a que la producción y liberación de las hormonas FSH y LH se retoma con normalidad. Los ciclos menstruales vuelven a regularse después de 1 o 2 meses desde el momento en el que se finaliza la toma de las pastillas.

En el plazo de 6 meses a un año las mujeres que consumieron anticonceptivos orales tienen las mismas posibilidades de quedarse embarazadas que aquellas que nunca han empleado este tratamiento.

La postura sexual determina el embarazo

De nuevo nos encontramos ante una falsedad. Mucha gente cree que ciertas posturas sexuales o mantener elevada la pelvis después de la relación favorecen la posibilidad de embarazo.

La frecuencia de las relaciones sexuales

Es muy habitual escuchar que cuántos más encuentros sexuales se mantengan, mayores son las posibilidades de quedar embarazada. No obstante, y aunque la idea parece lógica, no hay que olvidar que cuantas más eyaculaciones se produzcan peor será la calidad seminal.

Por otro lado, hay quien podría pensar lo contrario. Es decir, que cuanto más se prolongue el periodo de abstinencia sexual mayor cantidad de espermatozoides se liberarán en la eyaculación, lo cual favorecerá que haya más probabilidades de fecundación. Sin embargo, esto también sería contraproducente dado que tanto la movilidad como la propia vitalidad de los espermatozoides se pueden ver afectadas si el periodo de abstinencia sexual supera los 7 días.

Lo recomendable, tras lo anteriormente comentado, es mantener relaciones sexuales cada 2 o 3 días. Este periodo de tiempo sería suficiente para poder lograr el embarazo.

No es posible quedarse embarazada con la regla

A pesar de que los días de la menstruación no coinciden con el periodo fértil de la mujer, siempre que se mantengan relaciones sin protección existe alguna posibilidad de quedarse embarazada.

En un ciclo menstrual regular, aproximadamente, a la mitad se libera un óvulo de uno de los dos ovarios. Por ello, entre los días 12 y 15 de cada ciclo se encuentra el periodo fértil de la mujer.

Sin embargo, algunas mujeres presentan ciclos irregulares y por tanto el día de la ovulación es más difícil de localizar. Si tenemos en cuenta que los espermatozoides son capaces de sobrevivir en el tracto reproductivo de la mujer durante al menos 2 o 3 días, sí puede existir la posibilidad de embarazo si se mantienen relaciones con la regla si, por ejemplo, se adelantase la ovulación.

Por otro lado no es raro que se produzca un pequeño sangrado durante la ovulación. Es importante que este tipo de hemorragias no se confundan con el sangrado menstrual, porque si se mantienen relaciones creyendo que nos encontramos con la regla sí hay altas posibilidades de embarazo.

Por otro lado no es raro que se produzca un pequeño sangrado durante la ovulación

Falsos mitos sobre los hábitos de vida

El estilo de la vida es uno de los temas en los que más afirmaciones erróneas existen. Algunas de las más extendidas son:

El tabaco no perjudica a nuestra salud reproductiva

Esta afirmación es completamente falsa. No solo afecta a la fertilidad tanto de hombres y mujeres sino también al desarrollo de la gestación.

La alimentación no afecta a la fertilidad

Los resultados de muchos estudios científicos avalan la importancia de una dieta equilibrada para mantener un buen estado de salud general y reproductiva.

Tanto un exceso como un déficit de peso están relacionados con diferentes problemas de fertilidad. Es por ello por lo que los especialistas en reproducción recomiendan siempre mantener un peso adecuado para evitar problemas de fertilidad.

El deporte está relacionado con la esterilidad

Esta creencia es totalmente contraria a la realidad, ya que de hecho la práctica moderada y regular de ejercicio favorece un buen estado de salud tanto física como mental.

A pesar de ello los deportistas de élite o aquellas personas que realicen actividades de alta intensidad sí que pueden experimentar ciertos problemas reproductivos por la carencia de materia grasa tan importante para la producción de hormonas sexuales.

Falsos mitos sobre los problemas reproductivos

Esta cuestión es bastante delicada, ya que muchas veces cuando una pareja experimenta dificultades a la hora de ser padres, tiende a intentar recabar información sobre su problema de fuentes poco fiables y a asumir verdades que no lo son del todo.

A continuación presentamos algunos ejemplos:

¿Cuándo debo preocuparme si no consigo el embarazo?

Esta pregunta es la que más se plantean las parejas cuando el tiempo pasa y el embarazo no llega. Lo que hay que saber con respecto a esta cuestión es que depende de dos factores clave: la edad y la existencia de patologías previas.

Teniendo en cuenta estos dos factores, existen dos posibilidades:

  • Esperar 1 año: se recomienda intentar el embarazo durante este periodo de tiempo cuando la mujer tiene menos de 35 años y no hay constancia de enfermedades o problemas conocidos en la pareja que puedan estar afectando a la consecución del embarazo.
  • Esperar 6 meses: cuando la mujer sobrepasa los 35 años o existen problemas asociados a la fertilidad se aconseja no dejar pasar más de 6 meses para consultar al especialista en reproducción.

El embarazo es fácil después de los 40

Aunque depende de cada caso particular, esta afirmación no es completamente verdadera. Sí que es cierto que la sociedad y la medicina han cambiado y esto nos permite remediar problemas que hace décadas eran insuperables. Sin embargo, nuestra fisiología no cambia y ello conlleva que la edad continúa siendo un factor determinante a la hora de ser padres a pesar de todos los avances.

Por ello, conforme pasan los años más problemas puede padecer una pareja a la hora de conseguir el embarazo.

El embarazo es posible a los 40, evidentemente, pero en muchos casos ha sido necesaria la intervención de las técnicas de reproducción asistida.

Un aborto es un problema grave de fertilidad

Por suerte este hecho es completamente falso. De hecho, un aborto espontáneo es un fenómeno que puede suceder sin tener por qué significar que tengamos un problema de fertilidad grave. Esta circunstancia ocurre, la mayoría de las veces, por anomalías cromosómicas embrionarias y no porque los progenitores presenten una patología.

Es diferente cuando el aborto ocurre de forma repetitiva en 3 o más ocasiones. Este suceso se denomina aborto de repetición y sí puede ser el resultado de un problema de fertilidad en la pareja el cual necesita ser estudiado.

Desmitificando la fertilidad

Como se ha podido comprobar muchas de las creencias más habituales que se tienen en torno a la fertilidad no son más que mitos que se han aceptado como verdaderos.

Para evitar caer en preocupaciones o asumir hechos que nada tienen que ver con nuestro problema real, lo mejor es que consultemos únicamente con nuestro especialista. Él nos aconsejará siempre la mejor opción.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar