Virus del papiloma y cáncer de cuello de útero

El VPH o virus del papiloma humano es un virus que afecta a las personas causando lesiones en la piel y las mucosas, pudiendo llegar a causar cáncer. A pesar de que existen más de 150 subtipos de VPH identificados, solo 15 de ellos, que afectan a los genitales, han sido relacionados con el cáncer.

Habitualmente son clasificados en los siguientes dos subgrupos en función de la gravedad:

  • Bajo riesgo oncogénico: pueden causar verrugas genitales.
  • Alto riesgo oncogénico: pueden desarrollar cáncer de cuello de útero, vuelva, vagina, ano, pene y orofaríngeo.

El VPH se trasmite por contacto sexual piel con piel tanto de la zona vaginal como anal y oral, por lo que no es imprescindible la penetración para dar lugar al contagio.

Se trata de una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes ya que, debido a si alta frecuencia de circulación y la gran cantidad de tipos distintos, la mayoría de personas sexualmente activas han sido infectadas por este virus en algún momento de su vida.

FIV-Recoletos nos informaa continuación sobre los síntomas, la prevención y las vacunas frente a este virus tan frecuente en la sociedad.

Síntomas del VPH

Se trata de un virus que no produce síntomas específicos por lo que su infección suele pasar desapercibida. De hecho, existen casos en los que el virus permanece en el cuerpo durante muchos años sin manifestar ninguna alteración o síntoma. No obstante, la gran mayoría de las infecciones son transitorias y los virus desaparecen espontáneamente.

En el caso de los virus de bajo riesgo, las verrugas que pueden producir pueden aparecer hasta seis meses más tarde del momento del contagio. Son verrugas beningnas con forma de coliflor.

Por lo que respecta a los virus de alto riesgo, si no son eliminados quirúrgicamente, pueden dar lugar al cabo de los años a lesiones precancerosas que evolucionan hacía el cáncer. Desde el momento en que se produce la infección hasta que la mujer desarrolla el cáncer pueden pasar de 10 a 20 años.

Prevención del papiloma

El cáncer de cérvix es uno de los pocos tipos de cáncer que actualmente puede prevenirse. Para reducir el riesgo de padecerlo, se recomienda:

  • Limitar el número de parejas sexuales.
  • Usar un método anticonceptivo de barrera como el preservativo.
  • Vacunación.
  • Realizar periódicamente revisiones ginecológicas. Se aconseja acudir al ginecólogo de forma anual para detectar de forma temprana cualquier tipo de lesión que pueda aparecer en el cuello del útero.

Por otra parte la inmunosupresión, tomar anticonceptivos orales durante un tiempo prolongado y fumar son algunos de los factores de peor pronóstico.

Es importante vacunarse

Demostrada ha quedado la seguridad y eficacia de las vacunas contra los tipos más comunes de VPH. Existen dos vacunes comercializadas conocidas como Cervarix® y Gardasil®.

Ambas son altamente efectivas en la prevención de infecciones causados por los tipos 16 y 18 de VPH, que son los subtipos que se asocian más frecuentemente al cáncer de cuello de útero y cáncer anal. Además, Gardasil® previene también contra la infección de los tipos 6 y 11, causantes del 90% de las verrugas genitales.

Los expertos aconsejan la vacunación a todas las niñas y niños menores de 13 años dentro del calendario vacunal y a todas las mujeres de 13 a 26 años y hombres de 13 a 21 años que no hayan recibido ninguna dosis o que no hayan sido vacunados a edades más jóvenes.

Los estudios actuales, con datos de seguimiento de hasta 6 años, demuestran que las vacunas son efectivas a los 6 años. Además, no existen evidencias de que la inmunidad se reduzca por lo que se conoce que las vacunas protegen a largo plazo. No obstante, es necesario esperar para poder garantizar con mayor exactitud el tiempo de protección frente al VPH que ofrecen estas vacunas.

Un comentario

  1. usuario
    jiadWQQW

    Yo fui a una revisión ginecológica regular y pensaba que no tenía nada y cuando me dieron el resultado de la citología vieron que tenía el virus del papiloma y la verdad no había notado nada. Me dieron medicación y se solucionó.

    Es importante realizar revisiones periódicas para evitar que pequeñas infecciones se conviertan en algo grave.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar