Y finalmente llegó el embarazo

Desde NaturISTHAR nos ofrecen el testimonio de Joan y Elisa, padres de una niña sana nacida a partir de óvulos y espermatozoides propios a pesar de su diagnóstico de fertilidad.

Antecedentes del caso:

  • Joan, 44 años, varicocele, síndrome OAT, fragmentación espermática 42%, carcinoma tiroideo.
  • Elisa, 37 años, ciclos irregulares, metrorragias.
  • Diagnóstico genético Preimplantacional: embriones con alteraciones cromosómicas.
  • Resultado: gestación de una niña sana con óvulos y esperma propio.

Recuperar la calidad espermática

“Hola, mi nombre es Elisa. En marzo del año 2011 (pocos meses después de casarnos) mi marido y yo fuimos a una clínica de fertilidad porque sabíamos que Joan (mi marido) tenía varicocele (su hermano ya había tenido a sus hijos mellizos por FIV en el 95 debido a un varicocele).

Tras los estudios nos informaron de los resultados sobre el esperma de Joan: pocos, lentos y tontos y aunque los resultados del FISH salían dentro de los parámetros, el andrólogo le recomendó hacerse el estudio de la anatomía patológica, a pesar de que ninguno de los dos teníamos problemas en nuestros cromosomas (translocaciones…)

En cuanto a mi, aunque fértil, no ovulaba cada mes. Además desde hacía un año tenía ciclos irregulares. Por tanto, nuestro diagnóstico fue ICSI + DGP, pero siendo conscientes de que podría ser que no nos hicieran transferencia. Y así fue: 11 óvulos, sólo fecundaron 4 y 3 aguantaron la DGP, pero todos con problemas cromosómicos.

Recomendación: donación de esperma, no se molestaron en estudiar el porqué del problema, ya que según ellos el problema de que los espermatozoides tuvieran alteraciones cromosómicos era de nacimiento* (eso ya era mitad de julio)”.

*nota aclaratoria de naturISTHAR: nuestra filosofía es dar todo el apoyo posible tanto al hombre como a la mujer. Vemos que el hombre casi siempre es el gran olvidado en la reproducción asistida, como si la donación de esperma fuera un trámite muy fácil de asumir para la pareja, cuando en realidad requiere de un proceso de asimilación y duelo tan profundo como una ovodonación.

Nuestra experiencia en la recuperación de la calidad espermática en varones es muy positiva. En caso de que el organismo reaccione bien a la pauta, generalmente es un proceso rápido y muchas veces produce un cambio drástico a mejor en los parámetros del seminograma.

Incluso si se hubieran decidido por una donación de esperma, igualmente hubiésemos recomendado a Jordi que siguiese nuestra pauta, ya que su problema de varicocele significaba que su salud estaba afectada. La operación de varicocele por sí sola ya implicaba mejorar su salud; sin embargo, por nuestra experiencia la recuperación de la salud global es más completa y profunda si le damos el apoyo que podemos aportar a nivel de regulación del terreno biológico y energético.

Empezar tratamiento de naturopatía

“Buscamos información y oímos hablar de IMSI, columnas de anexina, fragmentación, calentamiento… y en agosto vamos con una andróloga bastante positiva y en octubre operan a Jordi de un pedazo de varicocele. Paralelamente ya en septiembre empezamos a tratar en NaturISTHAR, ya que su metodología me encajaba en todo lo que había ido aprendiendo ese verano: todo eso del calentamiento del esperma, circuitos… Me cuadraba con lo que hacían Esther y Oliver.

Así que en enero de 2012 el espermiograma de Joan era normal y mis reglas regulares, pero no había manera de que me quedara embarazada de forma natural y además no dejaba de tener infecciones de orina y candidiasis, aunque a veces creo que era psicológico.

Y volvía a tener prereglas, cosa que a Esther le hacía pensar que posiblemente habría que derivar al endocrino. En mayo decidimos hacer un tratamiento en una clínica que realiza selección de esperma por columnas de anexina, a pesar de que el tema del esperma de Joan había mejorado por no decir se había normalizado.

Por “desorganización” en la clínica y por no hacerlo en agosto la cosa se alargó a octubre, y fue un desastre. Lo mismo, 11 óvulos, sólo fecundan 4, pero no llegaron ni al 2º día. Diagnóstico (nunca por escrito): mis óvulos ovalados y el espermiograma de Jordi el peor de los 12 o 13 que el pobre ya se había hecho.

Fue un mazazo, ahora yo, particularmente no sabía por dónde tirar, tenía la sensación de que ya lo habíamos hecho todo. ¿Qué más podíamos hacer?.

Decidimos continuar con Esther y Oliver, tanto por el apoyo, como porque el tratamiento nos iba bien en muchos aspectos de salud. En esos momentos, me comía el tarro con el tema de que mis óvulos eran ovalados.

Buscando soluciones en el endocrino

Pedí el informe sobre cómo habían salido exactamente de ovalados, pero jamás me llegó (en enero del siguiente año aún insistía). Y en noviembre hablamos con Oliver y Esther sobre hacer lo que a Esther ya llevaba tiempo rondándole por la cabeza, que era ir a una endocrino.

Y así fue, pero Esther insistió en que no sólo fuera yo, sino también Joan. En enero y hasta marzo nos ajustaron parámetros como vitamina D, hierro…y tras varias analíticas de Joan con las que la doctora ya se convenció de que había algo en la tiroides, nos recomendaron que se hiciera una ecografía de tiroides. Resultado: un nódulo. Tras varios estudios, en agosto, le extrajeron la tiroides porque era un carcinoma, eso sí, en principio de buen pronóstico, porque fue detectado muy rápido.

También en mayo de este año, mientras tanto, volvimos a visitar otras clínicas, en las que evidentemente sólo nos recomendaban-imponían donación de esperma. Sin darle importancia a todo lo que estábamos haciendo con Joan y su tiroides. Bien, pero nos recomendaron un ginecólogo que nos dio esperanzas. Junio, ahora el problema era cuadrar operaciones, tratamiento y la radio que le debían hacer a Joan.

Todo fue rápido, operaron en agosto, y en septiembre comenzamos ciclo, pero a mi me preocupaba el esperma de Joan, tenía claro que si el carcinoma había podido afectar (todo suposiciones, claro) al esperma, hasta pasados dos meses o así no se notaría mejoría, pero ¿igual el carcinoma tampoco había tenido que ver, no? ¿Y la pastilla de la tiroides? ¿Sería con la dosis adecuada?

Transferencia de dos embriones de buena calidad

En fin, nos arriesgamos y yo a finales de septiembre me estaba pinchando, esta vez, protocolo largo (siempre me habían hecho el corto) y a 3 semanas de la punción el espermiograma de Joan desesperante, el peor de su vida. Pero me lo esperaba, entre otras cosas hacía un mes que lo habían operado y aparte, justo el día después de la prueba, le habían cambiado la dosis de la pastilla de la tiroides. Eso y el tratamiento de NaturISTHAR ayudó a que 1 semana antes de la punción, su espermiograma mejorara un montón como para hacer una ICSI con garantías.

El 15 de octubre de 2014 me hicieron la punción, en donde sacaron 17 óvulos maduros y el espermiograma de Joan fue al menos en cantidad el mejor de su vida (en otros parámetros aún no lo sé). Fecundaron 10 y me transfirieron 2 embriones de calidad A. Congelaron 7 embriones. *A día de hoy de momento las betas han salido correctas y estoy esperando a hacerme la primera ecografía la semana que viene. A mi marido la semana que viene ya le hacen la radio, así que gracias a Oliver y a Esther que nos ayudaron a cuadrar fechas.

Sin el apoyo de ellos dos, sus conocimientos, sus tratamientos, no estaríamos aquí, incluso por estas cosas que tiene la vida, si no fuera por ellos y sus recomendaciones, mi marido posiblemente aún tendría su carcinoma. ”

*nota aclaratoria de naturISTHAR: La duración del tratamiento hasta que llegó el primer embarazo fue de 2 años, y hasta el segundo embarazo, en total casi 3 años.

En el primer embarazo, las pruebas dieron como resultado síndrome de Down y problemas de desprendimiento de la placenta por lo que se realizó un aborto.

Una nueva FIV, en septiembre de 2015, tuvo como resultado un nuevo embarazo, con dos bolsas gestacionales. Una de las bolsas involucionó espontáneamente y la otra se ha desarrollado perfectamente, y en el momento actual está en la gestación de 3 meses y medio de una niña completamente normal.

A lo largo de este tiempo la salud de ambos ha mejorado enormemente, y ha requerido la suma del buen hacer de diferentes especialistas: andrólogo, ginecólogo reproductivo, endocrino, oncólogo, hematólogo, y en nuestro caso, desde naturISTHAR, nuestra especialidad es la de naturópatas especializados en medicina china aplicada a la reproducción, o dicho de otra forma, somos expertos en medicina integrativa. Gracias a nuestros conocimientos pudimos asesorar a Joan y a Elisa para orientarles acerca de la necesidad de integrar en su tratamiento, y de forma global, diferentes especialidades hasta conseguir el feliz desenlace.

Joan y Elisa son un caso ejemplar de perseverancia y de actitud positiva pese a la adversidad. A través de su experiencia, hemos aprendido todos los profesionales implicados en su evolución, ya que hubo momentos críticos en el proceso en que parecía que ya no había más posibilidad que recurrir a la donación de esperma y de óvulos. Sin embargo, el poder de regeneración del organismo es enorme si se le brinda el apoyo adecuado, en el momento oportuno.

Incluso si se hubiera llegado a la situación de tener que recurrir a la donación de ambos gametos, o de uno solo, que para el caso es igual, siempre consideramos esencial preservar y dar apoyo al máximo a la salud de ambos, ya que de esta forma se propicia la armonía en la pareja, y se incrementan las posibilidades de alcanzar un embarazo, y dar a luz a un bebé sano.

Un comentario

  1. usuario
    Pliete

    Yo no suelo creer en estas cosas pero al ver estos resultados, no se te hacen dudar un poco…

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar