Por Sarai Arrones (embrióloga).
Actualizado el 08/08/2012

Su nombre proviene de las palabras griegas “litho”, piedra, y “pedion”, niño y se trata de un fenómeno que aparece en uno de cada 20000 embarazos. Significa literalmente bebé de piedra.

¿Cómo se produce?

Ocurre cuando un embrión se adhiere a cualquier lugar fuera del útero y el feto crece, durante más de 12 semanas, pero no consigue sobrevivir y muere. Si el feto es demasiado grande no se expulsa ni absorbe, sino que comienza a calcificarse.

La calcificación se produce por vía subcutánea y se envuelve en tejido cicatrizal. Se deshidratan los tejidos, se infiltra calcio y se inicia el proceso de petrificación. Se requiere para ello que existan condiciones asépticas y que se den las condiciones óptimas para la precipitación del calcio.

Si este proceso es asintomático y pasa desapercibido por los médicos, el feto se momifica y acaba convirtiéndose en un bebé de piedra, también conocido como litopedio. Es posible que no se diagnostique durante décadas y que se detecte por una revisión debida a otros motivos.

Se produce porque el sistema inmune de la madre reconoce al feto como un objeto extraño y, para protegerla de una posible infección, lo reviste con calcio.

Existen diferentes tipos de litopedion:

  • Litokeliposis: se calcifica la membrana del óvulo. El feto puede estar en diferentes etapas de descomposición.
  • Litokelitopedion: tanto el feto como las membranas del óvulo están calcificadas.
  • Litopedion común: sólo el feto está calcificado.

Aunque parezca tratarse de un mito, son casos muy raros pero reales. Existen menos de 300 casos documentados en la literatura médica acumulada durante más de 400 años.

El diagnóstico de litopedion es poco frecuente debido a la detección temprana de embarazos abdominales, a pesar de que los embarazos extrauterinos son cada vez más comunes.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sarai Arrones
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Curso de especialización en criopreservación de gametos, embriones y tejidos animales. Embrióloga en activo especializada en Reproducción Asistida. Más sobre Sarai Arrones
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

3 comentarios

    1. alejandra alias

      yo perdi un embarazo de 16 semanas y tuve el feto muerto dentro sin saberlo, ya que no tuve sintomas. me entere en el control mensual. obviamente fui a legrado. el feto fue analizado por un anatomopatologo y estaba normal. lo tuve 20 dias muerto dentro de mi. que causo el detenimiento del embarazo no lo se, era mi quinta gestacion,fue en agosto del 2012.

    2. Estefanía

      Sí q es muy curioso, pero por suerte no es muy frecuente.

    3. Ermenegildo Buendia

      Cuanto menos curioso y escalofriante.