Alimentación del bebé: ¿leche materna o biberón?

Por (embrióloga), (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 15/01/2019

Una de las decisiones que debe tomar una madre tras el nacimiento de su hijo es el modo en que el que va a alimentarlo. Puede optar por la lactancia materna o la lactancia artificial, es decir, recurrir a la leche de fórmula con biberón.

Generalmente, la lactancia materna exclusiva es la recomendada por médicos y matronas durante los primeros 6 meses de vida del bebé, y también suele ser la preferida por la mayoría de madres por la multitud de beneficios que aporta.

No obstante, dar el pecho al bebé puede tener algunos inconvenientes, por lo que algunas mujeres prefieren recurrir desde el primer momento a las leches artificiales.

Lactancia materna

La lactancia materna es el proceso mediante el cual una mujer alimenta a su bebé recién nacido a través de sus pechos, los cuales empiezan a segregar leche inmediatamente después del parto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna exclusiva es la mejor forma de aportar los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del bebé durante sus primeros seis meses de vida.

Posteriormente, es posible introducir otros alimentos apropiados para la edad del bebé y/o alternar la lactancia materna con la artificial para ajustarse a sus necesidades nutricionales conforme avanza su crecimiento. No obstante, la OMS recomienda seguir dando de mamar a los bebés hasta los dos años.

Tipos

Existen diferentes tipos de lactancia materna en función de cómo ésta se lleve a cabo. A continuación, vamos a definir los términos más utilizados:

Lactancia materna exclusiva
el bebé únicamente se alimenta de leche materna, sin ningún otro tipo de suplemento líquido o sólido.
Lactancia materna predominante
la leche materna es la fuente principal de alimento, aunque es posible que el bebé reciba otros líquidos como agua, infusiones, zumos, gotas o jarabes.
Alimentación complementaria
el bebé se alimenta de leche materna y de otros alimentos sólidos o líquidos.
Lactancia directa
cuando la leche materna se obtiene directamente succionando el pecho, sin el uso del sacaleches ni del biberón.
Lactancia diferida
en este caso la leche materna se extrae del pecho de la madre y se da al bebé con el biberón.
Lactancia materna a demanda
el bebé se pone a mamar siempre que lo pida y durante el tiempo que sea necesario, sin ningún tipo de horario ni número de tomas establecidas.
Lactancia de múltiples
cuando la madre amamanta a dos hijos de la misma edad después de un embarazo múltiple.
Lactancia en tándem
cuando la madre amamanta a dos hijos de diferentes edades.
Lactancia artificial
cuando el bebé no se alimenta de leche materna, sino de leche de fórmula.
Lactancia mixta
también conocida como lactancia complementaria, es decir, cuando el bebé se alimenta de leche materna y también de leche de fórmula.

No hay ningún tipo de lactancia que sea mejor que otra. En general, cada mujer elige la forma de alimentar a su bebé, aunque es recomendable consultar con los especialistas médicos o grupos de apoyo a la lactancia.

Ventajas

Entre las principales ventajas que ofrece dar el pecho al recién nacido, destacamos las siguientes:

  • Previene de infecciones bacterianas y virales, ya que aporta anticuerpos de la madre y ayuda a desarrollar el sistema inmune del bebé.
  • Facilita la digestión, teniendo en cuenta que el sistema digestivo del recién nacido todavía no es completamente funcional.
  • Tiene una mayor disponibilidad, ya que la leche siempre está lista y a la temperatura adecuada para el bebé.
  • Permite crear un vínculo emocional muy fuerte con la madre, lo cual contribuye a un mejor bienestar y al aumento de la autoestima.
  • Ayuda a quemar calorías en el cuerpo de la madre y a recuperar la figura después del parto, pues supone un gasto energético importante.
  • Ofrece protección anticonceptiva para la madre gracias a la liberación de prolactina, lo cual impide la ovulación y por tanto el embarazo.
  • La leche materna no cuesta dinero, por lo que permite a los padres ahorrar y destinar los recursos económicos a otras necesidades.

Si quieres leer más sobre las ventajas de la lactancia materna tanto en la madre como en el bebé, puedes pinchar en este enlace: Beneficios de la leche materna.

Uso del sacaleches

Algunas mujeres indican que la lactancia materna es una especie de "esclavitud de tus propios hijos", pues la mujer debe estar disponible cada vez que el bebé requiera una toma, sin que el padre pueda ayudar o sustituir a la madre en el momento de la alimentación.

De hecho, son muchas las mujeres que abandonan la lactancia materna o la combinan con la artificial por este motivo.

Sin embargo, hoy en día es posible recurrir a la alterativa del sacaleches, un utensilio que permite a la madre extraerse la leche de los pechos, ya sea de forma manual o eléctrica, almacenarla y dársela al bebé con biberón.

Este tipo de lactancia diferida permite que sea otra persona la que alimente al bebé a través del biberón. Además, la madre puede extraerse la leche y dársela al bebé en otro momento, lo que ofrece una mayor libertad para hacer otras actividades.

No obstante, el uso del sacaleches también tiene algunas desventajas:

  • La cantidad de leche obtenida es poca debido a la dificultad de sacar la leche, causando incluso dolor en algunos casos, sobre todo en las primeras ocasiones.
  • El bebé puede llegar a rechazar el pecho posteriormente.

En definitiva, el uso del sacaleches es una especie de combinación entre ambos métodos de lactancia, la natural y la artificial, pues permite dar al bebé la leche materna pero a través del biberón.

Lactancia artificial

Aunque la leche materna es el alimento perfecto para el recién nacido, no siempre es posible recurrir a este tipo de alimentación.

Hay ocasiones en las que la lactancia materna no permite el adecuado desarrollo del bebé y, por ello, muchas madres se ven obligadas a dejar de dar el pecho a sus bebés y pasar al biberón.

Algunos de los motivos que obligan a los padres a tener que recurrir a la lactancia artificial son los siguientes:

  • Lactancia materna ineficaz: la producción de leche no es suficiente o existe alteración en la subida de la leche.
  • La mujer siente un dolor intenso al dar de mamar.
  • El bebé no tiene suficiente fuerza para succionar, por lo que no recibe la cantidad de leche que necesita para crecer adecuadamente.
  • La madre sigue un tratamiento médico que le obliga a tomar ciertos medicamentos no compatibles con la lactancia materna, ya que podrían llegar al bebé.
  • La madre tiene hábitos tóxicos y poco saludables, como fumar o tomar alcohol, lo cual puede disminuir no solo la cantidad de leche producida sino también su calidad.
  • La madre padece alguna enfermedad o infección incompatible con la lactancia, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la aparición del herpes simple en el pezón.
  • El bebé sufre galactosemia o fenilcetonuria, patologías que consisten en el déficit de ciertas enzimas, lo que obliga a tomar otros tipos de leches especiales, sin lactosa y sin fenilalanina, respectivamente.

También es posible que se recurra a la lactancia artificial por propia decisión de la madre, ya sea por motivos laborales o personales. Hay mujeres que prefieren alimentar a su bebé directamente con biberón, principalmente por la inmensa comodidad que supone.

Otro de los motivos que defienden estas mujeres es que la lactancia no recae solo sobre ellas, oues la pareja o familiares pueden ayudarlas en la labor de la alimentación. Además, la lactancia artificial les permite seguir con sus rutinas diarias.

Puedes obtener más información relevante sobre el uso del biberón en el siguiente artículo: Preparación de biberones y lactancia artificial.

Embarazo durante la lactancia

Durante el amamantamiento, el nivel de la hormona prolactina es más elevado de lo habitual y ello desequilibra las hormonas encargadas de regular el ciclo ovárico. Por esta razón, durante la lactancia, en principio, no se produce la ovulación ni tampoco la menstruación.

No obstante, la protección anticonceptiva que supone la lactancia puede no ser efectiva. Un pequeño cambio en la situación hormonal puede causar la ovulación y con ello el embarazo. Por eso, si no se desea un nuevo embarazo, se recomienda utilizar un método anticonceptivo de barrera como el preservativo.

Por otra parte, muchas mujeres que han sido madres gracias a la fecundación in vitro (FIV) se preguntan si sería posible hacer una transferencia de embriones congelados durante la lactancia para tener otro bebé cuanto antes, en el caso de que tuvieran embriones sobrantes del ciclo anterior.

En este sentido, el Dr. Gorka Barrenetxea, especialista en Ginecología y Obstetricia, nos comenta que:

La lactancia inhibe la ovulación de la mujer y, por tanto, en ese momento deberíamos propugnar la administración exógena de hormonas. Lo que ocurre es que la administración de estrógenos inhibe la producción de leche y, por tanto, es muy posible que la producción láctea de esa mujer disminuya.

Nosotros recomendamos separar la lactancia de la transferencia de embriones vitrificados por estas dos circunstancias.

Preguntas de los usuarios

¿Qué es la crisis de los 3 meses de la lactancia?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Hablamos de crisis de lactancia cuando el bebé tiene unos días en los que se muestra más inquieto al amamantar. Esto suele ocurrir a los 3 meses y se debe al aumento del apetito del bebé, ya que está creciendo y su cuerpo necesita más alimento.

Es posible que el número de tomas se vea aumentado en estos días, pero de forma natural la madre producirá más leche para que el bebé quede satisfecho. No es recomendable darle el biberón, aunque la mujer note que sus pechos están vacíos.

¿Hasta qué edad puedo prolongar la lactancia materna?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan seguir con la lactancia materna al menos hasta los dos años. No obstante, la madre que lo desee puede seguir con la lactancia materna prolongada hasta los 3 o 4 años del bebé.

¿Cuánto dura la leche materna en la nevera?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La leche materna puede conservarse en la nevera (de 0 a 4 ºC) durante un tiempo de entre 5 a 8 días.

Puedes obtener toda la información sobre esto en el siguiente artículo: Conservación de la leche materna.

¿Si el bebé se duerme mientras le doy de mamar, debo cambiar al biberón?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Si el bebé se duerme lactando y no recibe la cantidad de alimento necesaria para su adecuado crecimiento y desarrollo, deberás consultar con el especialista la opción de combinar la lactancia materna con la artificial o incluso la opción de abandonar el pecho y darle únicamente biberón.

¿Es peligroso fumar durante la lactancia del bebé?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Generalmente no se recomienda que la madre fume durante la lactancia. Numerosos estudios indican que la nicotina del tabaco pasa a la sangre materna, aunque no en una concentración que pueda resultar tóxica para el recién nacido.

En cualquier caso, la calidad de la leche y la salud del bebé serán mejores si la madre reduce o evita sustancias nocivas como el tabaco, el alcohol y otras drogas.

¿La lactancia materna puede usarse como método anticonceptivo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No. Aunque es cierto que la lactancia materna inhibe el ciclo menstrual y, generalmente, impide el embarazo, en cualquier momento puede ocurrir una ovulación espontánea y que la mujer se quede embarazada.

Por tanto, lo más recomendable es que la mujer utilice un método anticonceptivo compatible con la lactancia, como los que comentamos en el siguiente artículo: Métodos anticonceptivos durante la lactancia.

Lectura recomendada

Aquellas mujeres que deciden dar el pecho deberán seguir cuidando su alimentación, ya que al igual que pasaba con el embarazo, el bebé recibirá los nutrientes a través de la leche materna. Puedes leer más sobre esto en el siguiente artículo: Alimentación y nutrición de la madre durante la lactancia.

Por otra parte, si te interesa obtener más información sobre la composición de la leche materna y sus propiedades, te recomendamos acceder al siguiente post: ¿Sabías que hay varios tipos de leche materna?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Recomendaciones sobre lactancia materna, 2012. (ver)

Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Preguntas frecuentes sobre lactancia materna, 2012. (ver)

World Health Organization (WHO). Indicators for assessing infant and young child feeding practices. Conclusions of a consensus meeting held 6–8 November 2007 in Washington, DC, US. (ver)

Preguntas de los usuarios: '¿Qué es la crisis de los 3 meses de la lactancia?', '¿Hasta qué edad puedo prolongar la lactancia materna?', '¿Cuánto dura la leche materna en la nevera?', '¿Si el bebé se duerme mientras le doy de mamar, debo cambiar al biberón?', '¿Es peligroso fumar durante la lactancia del bebé?' y '¿La lactancia materna puede usarse como método anticonceptivo?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Doctorado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Especialista en Ginecología y Obstetricia (MIR). Tiene más de 30 años de experiencia y ejerce como profesor titular de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Es también profesor en el Máster de Fertillidad Humana de la Universidad Complutense de Madrid. Vicepresidente de la SEF. Más sobre Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Número de colegiado: 484806591
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.