Las técnicas de reproducción asistida: diferencias y complejidad

Por (ginecóloga), (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 07/09/2018

Cuando una pareja no consigue el embarazo después de un año manteniendo relaciones sexuales sin protección, será necesario llevar a cabo un tratamiento de fertilidad para poder tener un bebé.

Las técnicas de reproducción humana asistida que se utilizan en estos tratamiento son varias y se pueden clasificar en dos grupos:

Técnicas de baja complejidad
coito programado, capacitación de semen, inseminación artificial, congelación de semen, etc.
Técnicas de alta complejidad
fecundación in vitro, inyección intracitoplasmática de espermatozoides, diagnóstico genético preimplantacional, vitrificación, etc.

Asimismo, cada una de estas técnicas está compuesta por protocolos y métodos que pueden tener diferentes grados de dificultad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Elección de la técnica adecuada

Los expertos son los que deciden qué tipo de técnica es más adecuada para cada paciente en función de varios factores como el grado de infertilidad o la edad.

También es importante valorar la suma del potencial reproductivo de ambos miembros de la pareja: el hombre y la mujer.

Además, es posible que en un tratamiento de esterilidad sea necesario llevar a cabo varias técnicas combinadas. Por ejemplo, una fecundación in vitro con diagnóstico genético preimplantacional y/o vitrificación de embriones.

Técnicas de baja complejidad

En una clínica de reproducción asistida, los tratamientos de fertilidad con técnicas de baja complejidad se definen como aquellos que no suponen ningún riesgo ni grandes molestias para los pacientes.

Los métodos sin gran dificultad técnica para los especialistas médicos o el personal de laboratorio también se consideran métodos de baja complejidad.

Existen multitud de técnicas que cumplen estos requisitos en reproducción asistida. Sin embargo, vamos a tratar las más relevantes a continuación.

Inseminación artificial (IA)

La IA es una técnica muy sencilla para conseguir un embarazo y la de primera elección si se cumplen los mínimos de edad y calidad seminal.

La IA consiste en el depósito de espermatozoides de manera no natural en el aparato reproductor de la mujer, concretamente en el útero.

Durante el procedimiento, se estimula el ciclo ovárico de la mujer y se controla la ovulación.

La estimulación ovárica se realiza mediante la administración de bajas dosis de las hormonas implicadas en el ciclo menstrual con inyecciones desde los primeros días de la menstruación. Esto se monitoriza mediante ecografías transvaginales periódicas.

Cuando el tamaño de los folículos y el grosor endometrial son los adecuados, se programa la inseminación con el semen de la pareja o de un donante anónimo.

Entre 34 y 36 horas antes de la inseminación, hay que inducir la ovulación con una inyección de hormona hCG. Con esto, el folículo del ovario se rompe y el óvulo sale a las trompas donde será fecundado por un espermatozoide.

La muestra seminal para la inseminación se recoge por masturbación y se capacita en el laboratorio. Este proceso consiste en preparar un medio enriquecido con los espermatozoides de mejor calidad y que se introducirá en la mujer con una cánula de inseminación.

En caso de utilizar semen de donante, éste estará congelado. Por tanto, es necesario realizar una descongelación del semen previa a la IA.

La técnica de IA no requiere ningún tipo de anestesia ya que es indolora.

Aproximadamente dos semanas después, la mujer se realizará una prueba de embarazo en sangre para saber si el proceso ha finalizado con éxito.

Si quieres saber más sobre esto, puedes seguir leyendo en el siguiente enlace: La inseminación artificial.

Preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad es una técnica que consiste en congelar los óvulos y/o los espermatozoides. De este modo, las células se pueden mantener sin alterarse durante un tiempo indefinido hasta que se desee tener descendencia.

Es una técnica indicada en pacientes oncológicos, en mujeres que deseen retrasar la edad de maternindad o que sufre endometriosis.

Congelación de semen

La congelación de esperma es una técnica rápida y sencilla que, además, tiene muchas ventajas. Por ejemplo, permite la preservación de la fertilidad en pacientes oncológicos que van a someterse a quimioterapia.

También ha permitido el desarrollo de la donación de semen, pues las muestras seminales de los donantes deben estar congeladas al menos 6 meses para poder confirmar que son libres del VIH.

En concreto, la criopreservación espermática se lleva a cabo mediante un proceso de congelación lenta. Para ello, es necesario mezclar la muestra de semen con crioprotectores para evitar daños en los espermatozoides. A continuación, se desciende la temperatura de la muestra paulatinamente en función del tipo de técnica (vapores, hielo seco, etc.) y, finalmente, se introduce en nitrógeno líquido a -196ºC.

Para obtener más información sobre el tipo de técnicas y cómo es el proceso, consulta el siguiente post: Congelación de esperma.

Vitrificación de óvulos

La preservación de la fertilidad en las mujeres se lleva a cabo mediante la vitrificación de óvulos, es decir, mediante congelación ultrarrápida pasando los óvulos de 15ºC a -196ºC. De esta forma se mantienen los óvulos sin sufrir alteraciones físicas ni funcionales durante un tiempo ilimitado. La supervivencia de los óvulos es elevada y se permite retrasar la materninad con altas probabilidades de éxito.

Esta técnica consiste en la administración de medicación hormonal de forma controlada a la mujer para hacer madurar varios óvulos. Posteriormente, se realiza la punción folicular para obtener los óvulos que serán vitrificados y almacenados en un banco.

Para obtener más información sobre la vitrificación de óvulos, puedes visitar el siguiente post: ¿Qué es la vitrificación de óvulos y cuáles son sus ventajas?

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas porque, como es lógico, cada una es diferente.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Técnicas de alta complejidad

Las técnicas de alta complejidad se realizan con instrumentos de alta tecnología y a manos de personal más especializado. Normalmente, se hacen en el laboratorio de embriología y en el quirófano, los cuales deben cumplir las condiciones de máxima esterilidad.

Son tratamientos más costosos y con mayores riesgos. Sin embargo, ofrecen unas tasas de éxito mayores que las técnicas de baja complejidad.

Fecundación in vitro convencional (FIV)

La FIV es una técnica que consiste en la extracción de los óvulos de la mujer por punción de los folículos del ovario y su fecundación con los espermatozoides del varón en el laboratorio. Los embriones obtenidos son posteriormente transferidos al útero materno para lograr el embarazo.

Este procedimiento consta de varias partes que se detallan a continuación:

Estimulación ovárica controlada
se administra la medicación hormonal para controlar el ciclo menstrual y conseguir un número de folículos adecuado que permita la maduración de varios óvulos.
Punción folicular
en función del tamaño de los folículos y el valor del estradiol en sangre, se inyecta la hormona hCG para desencadenar la ovulación y se programa la punción unas 34-36 horas después. Ésta se realiza bajo sedación leve o anestesia local.
FIV
en el laboratorio se incuban conjuntamente el óvulo con los espermatozoides durante unas 19 horas. Pasado este tiempo se observa si se ha conseguido la fecundación con la aparición de dos pronúcleos.
Cultivo de embriones
los embriones obtenidos se mantienen en cultivo y se observa su desarrollo a través de las divisiones celulares. Durante 5 días, los embriones pasan por lo estadios de cigoto, 4 y 8 células, mórula y blastocisto.
Transferencia embrionaria
se puede realizar a los 3 o 5 días de desarrollo.

Los embriones que no son transferidos a la mujer, se pueden crioconservar mediante un proceso conocido como vitrificación. De esta manera, la mujer no tendrá que volver a pasar por todo el proceso de la estimulación ovárica en caso de tener que hacer un segundo intento o querer otro hijo pasados unos años.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

La ICSI es una variación de la FIV con un paso de mayor complejidad a la hora de fecundar los óvulos.

La obtención de los óvulos se realiza del mismo modo que la FIV: por punción folicular. Sin embargo, la fecundación no tiene lugar de manera natural, sino que se selecciona un espermatozoide bajo el microscopio y se introduce en el interior del óvulo mediante una microaguja.

El posterior desarrollo embrionario, evaluación de la calidad y transferencia embrionaria se realiza al igual que en la FIV.

La ventaja de esta técnica es que ofrece muy buenos resultados en casos de mal pronóstico masculino, es decir, cuando los espermatozoides del varón no son capaces de fecundar por sí solos al ovocito por tener mala movilidad o morfología.

Su inconveniente es que, al ser un poco más costosa, también supone un mayor coste económico.

Transferencia de los embriones

Es el proceso final de ambas técnicas de fecundación in vitro, tanto la convencional como la ICSI, con el objetivo de que los embriones transferidos consigan implantar en el útero y dar lugar a un embarazo evolutivo.

La transferencia de los embriones al útero materno se puede realizar el tercer o el quinto día de desarrollo. Esto se decide en función del tipo de infertilidad que tenga la pareja, del número de óvulos fecundados y de la evolución de los embriones en ciclos previos de FIV.

Es posible que sea necesario prescribir progesterona a la mujer después de la punción folicular. Su función es preparar el endometrio para mejorar la receptividad endometrial y la implantación del embrión.

Tal y como nos comenta el Dr. Miguel Dolz:

Toda paciente que va a someterse a una técnica tiene que hacerse una adecuada preparación endometrial.

Los embriones se han dividido en 6-8 células tres días después de la fecundación y ya están preparados para el consumo de glucosa en la cavidad uterina.

En el quinto día de desarrollo, el embrión tiene estadio de blastocisto y se puede medir su calidad en base a otros parámetros que antes no se han podido tener en cuenta, como el grado de expansión y la apariencia de la masa celular interna.

Cuando el embrión se encuentra en estadio de blastocisto se aprecian tres estructuras diferenciadas: el trofoectodermo (células que darán lugar a la placenta), la masa celular interna (el embrión propiamente dicho) y el blastocele o cavidad central llena de líquido.

El día elegido para la transferencia embrionaria presenta unas ventajas e inconvenientes en función de si es el día 3 o 5. Puedes seguir leyendo sobre esto en el siguiente post: ¿Transferencia de embriones en día 3 o en día 5?

Una vez se ha decidido si se van a transferir uno o dos embriones, se seleccionan los de mayor calidad y se depositan en un catéter muy fino que se introducirá vía vaginal hasta el útero.

La transferencia embrionaria es una técnica sencilla que dura unos minutos. Es completamente indolora, no requiere ningún tipo de anestesia y la paciente se marcha tras unos 20 minutos de reposo en la camilla.

A partir del momento de la transferencia, empieza el periodo de la betaespera hasta que la mujer pueda hacerse la prueba de embarazo pasados unos 15 días. Durante este tiempo, se aconseja que la mujer haga vida normal.

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

El DGP es una técnica complementaria que puede realizarse después de una FIV o ICSI. Su finalidad es detectar la existencia de anomalías genéticas en el embrión.

Para llevarlo a cabo, es necesario extraer una célula del embrión cuando éste cuenta con unas 8 células. De esta manera, no se ve comprometida la viabilidad del embrión.

La biopsia embrionaria no produce ningún daño en este estadio ya que las células son totipotentes, lo que significa que pueden dar lugar a cualquier tipo de célula del cuerpo humano hasta formar un organismo completo.

Una vez recibidos los resultados del análisis, se seleccionan los embriones genéticamente sanos para la transferencia y se descartan el resto. Normalmente, la transferencia de estos embriones tiene lugar en día 5 de desarrollo porque hay que esperar a los resultados.

Aquellos embriones sin alteraciones cromosómicas que no son transferidos, se pueden vitrificar para su uso en un futuro.

El DGP es una técnica más compleja que la propia ICSI. Por esta razón, el precio del tratamiento se ve incrementado en las pacientes que eligen hacerlo.

Si quieres seguir leyendo sobre el DGP, pincha en el siguiente enlace: ¿Qué es el diagnóstico genético preimplantacional?

Preguntas de los usuarios

¿Para qué sirve el DGP?

Por Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba (ginecóloga).

El Diagnóstico Genético Preimplantacional es una técnica complementaria a la FIV/ICSI por la que podemos detectar la existencia de anomalías genéticas en el embrión antes de su transferencia al útero.

Actualmente, se realiza haciendo una biopsia del trofoectodermo del blastocisto a los 5-6 días de cultivo embrionario. En las células obtenidas se puede estudiar la presencia de anomalías cromosómicas (Preimplantation Genetic Screening (PGS)) o de enfermedades genéticas como la Distrofia Muscular de Duchenne.

¿Qué tratamiento de fertilidad es el adecuado para tener gemelos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El hecho de que la probabilidad de embarazo gemelar aumente después de un tratamiento de fertilidad es debido a la transferencia de dos embriones en lugar de uno. Esto sucede con la fecundación in vitro convencional o la ICSI, cuando se obtiene un número mayor de embriones después de la estimulación.

En las técnicas de reproducción asistida, ¿pueden haber consecuencias jurídicas por transferir más de 3 embriones?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. La transferencia de más de 3 embriones en un ciclo reproductivo se considera una infracción grave según la ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida. La sanción por esta práctica consiste en una multa que puede ser desde 1.000€ hasta 10.000€ según el Boletín Oficial del Estado (BOE).

¿Existe algún tratamiento para la infertilidad con medicina china?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Hay algunos estudios científicos que afirman que tanto la acupuntura como la fitoterapia son terapias efectivas para la regulación de trastornos en el ciclo menstrual de la mujer o en la calidad seminal de los hombres.

¿Cuál es el tratamiento de fertilidad adecuado a los 40 años?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La técnica que ofrece una mayor tasa de éxito es la FIV/ICSI. El DGP está indicado en mujeres con edad avanzada ya que es muy probable que existan alteraciones cromosómicas. En caso de no conseguir un embarazo con óvulos propios, será necesario recurrir a una ovodonación.

Lectura recomendada

Una de las cuestiones que más se debaten en un laboratorio a la hora de hacer un tratamiento de FIV es el número de embriones que se deben transferir. Si te interesa este tema, puedes seguir leyendo aquí: ¿Cuántos embriones hay que transferir?

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de fertilidad, puedes averiguar cómo son los precios de estas técnicas en el siguiente artículo: Precios en reproducción asistida.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Edwards, RS (1995). Principles and practice of Assisted Human Reproduction. Brody SA eds. Philadelphia: W.B. Saunders Co.

Grupo de Interés de Centros de Reproducción Humana Asistida del Sistema Nacional de Salud (2002). Criterios para la utilización de los recursos del Sistema Nacional de Salud Español en técnicas de reproducción humana asistida Rev Iberoam Fertil; 19(1): 5-31.

Jones H.W. and Schrader C. (1988): In-Vitro Fertilization and Other Assisted Reproduction. Annals of The New York Academy of Sciences, Vol. 541, New York.

Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. Jefatura del Estado «BOE» núm. 126, de 27 de mayo de 2006 Referencia: BOE-A-2006-9292

Matorras R. (2002). La reproducción asistida en el sistema sanitario público español. Rev Iberoam Fertil; 19 (2): 103-108.

Matorras R, Hernández J (eds) (2007). Estudio y tratamiento de la pareja estéril: Recomendaciones de la Sociedad Española de Fertilidad, con la colaboración de la Asociación Española para el Estudio de la Biología de la Reproducción, de la Asociación Española de Andrología y de la Sociedad Española de Contracepción. Adalia, Madrid.

National Callaborating Center for Women’s and Children’s Health. Fertility: assessment and treatment for people with fertility problems. Clinical Guideline February 2004. Recuperado el 22 de agosto de 2018 de http://www.rcog.org.uk

Pellicer A, Alberto Bethencourt JC, Barri P, Boada M, Bosch E, Hernández E, Matorras R, Navarro J, Peramo B, Remohí J, Riciarelli E, Ruiz A y Veiga A (2000). Reproducción Asistida. En: Documentos de Consenso SEGO; 9-51.

Santamaría Solís, L. (2000). Técnicas de reproducción asistida. Aspectos bioéticos. En: Cuadernos de Bioética/1ª. Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI).

Schmidt L, Münster K. Infertility, involuntary infecundity, and the seeking of medical advice in industrialized countries 1970-1992 (1995): a review of concepts, measurements and results. Hum Reprod; 10: 1407-18.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (febrero de 2012). Saber más sobre fertilidad y reproducción asistida. En colaboración con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad del Gobierno de España y el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud.

The ESHRE Capri Workshop Group. Intrauterine insemination. Human Reproduction Update, 2009; 15 (3): 265–277.64

Vayena E, Rowe PJ, Griffin PD, (eds.) (2002). Current Practices and Controversies in Assisted Reproduction. Report of a meeting on "Medical, Ethical and Social Aspects of Assisted Reproduction", World Health Organization, Geneva.

W.N. Spellacy, S.J. Miller,A. Winegar (1986). A pregnancy after 40 years of age. Obstet Gynecol, 68, pp. 452-454

Zegers-Hochschild F, Adamson GD, de Mouzon J, Ishihara O, Mansour R, Nygren K, Sullivan E, Vanderpoel S, for ICMART and WHO. Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida (TRA). Versión revisada y preparada por el International Committee for Monitoring Assisted Reproductive Technology (ICMART) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Red Latinoamericana de Reproducción Asistida en 2010 Organización Mundial de la Salud 2010.

Preguntas de los usuarios: '¿Para qué sirve el DGP?', '¿Qué tratamiento de fertilidad es el adecuado para tener gemelos?', 'En las técnicas de reproducción asistida, ¿pueden haber consecuencias jurídicas por transferir más de 3 embriones?', '¿Existe algún tratamiento para la infertilidad con medicina china?' y '¿Cuál es el tratamiento de fertilidad adecuado a los 40 años?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la Universidad del Valle en Colombia, con la especialidad de Obstetricia y Ginecología, y Máster en Reproducción Humana por la Universidad de Valencia y el IVI. Actualmente, es la directora médica de la clínica Tahe Fertilidad. Más sobre Dra. Ana Mª Villaquirán Villalba
Número de colegiado: 303007571
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Más sobre Dr. Miguel Dolz Arroyo
Número de colegiado: 464614458
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.