Por (embrióloga) y (ginecóloga).
Actualizado el 03/01/2016

Desear tener un hijo y no poder conseguirlo supone un malestar en la persona que quiere formar su familia, mediante un tratamiento de fertilidad se puede lograr el embarazo, pero en ocasiones es un camino complicado y difícil desde el punto de vista emocional, por lo que se requiere ayuda de psicólogos especializados en fertilidad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Para los especialistas, existen dos aspectos fundamentales a tener en cuenta en la reproducción asistida:

  • Cómo afecta a la pareja saber que tienen problemas reproductivos.
  • Ayuda psicológica durante las distintas fases del tratamiento.

Terapia psicológica en reporducción asistida

Afrontar la infertilidad

Ante un diagnóstico de infertilidad existen diversas formas de afrontar la situación. Lo idóneo es que la pareja, si es estable y con una base sólida procure buscar una solución al problema que tienen, de forma conjunta y madura, evitando que este contratiempo afecte a su relación de pareja.

Sin embargo esta situación no es la más común, cuando una pareja acude a un centro de fertilidad, ya han intentado concebir de forma natural, el no haberlo conseguido junto con el temor a no saber por qué no pueden lograrlo, hace que las parejas ya acudan afectadas en mayor o menor medida desde el punto de vista psicológico.

El proyecto de vida de la pareja puede verse desmoronado al no ser capaces de concebir de forma natural y tener visiones distintas sobre qué deben hacer a partir de este momento. Es probable que tras la visita médica del diagnóstico, sientan un conjunto de fuertes emociones, rabia, ansiedad, incluso negación y duelo. Cada persona es distinta y afronta los problemas de una forma distinta, no se trata de qué está bien o mal, es importante que exista comunicación entre la pareja para expresar los sentimientos y miedos con total libertad.

sentimientos en reproducción asistida

Apoyo psicológico durante el tratamiento

Una vez la pareja afronta que necesitan ayuda para poder tener un hijo y recurren a los tratamientos de reproducción asistida, deben aceptar que durante el tratamiento pasarán por distintas fases, con periodos de ilusión, esperanza, miedo, ansiedad y todo esto puede provocar un estrés añadido que no aporta ningún beneficio, más bien, disminuye la probabilidad de conseguir el embarazo.

Si en cualquier momento del tratamiento los pacientes sienten que no pueden gestionarlo desde el punto de vista emocional, es recomendable que hablen con el personal de la clínica, puesto que muchos centros cuentan con especialistas en psicología, o pueden poner en contacto con profesionales en este campo.

La Dra. Valeria Sotelo nos comenta en el siguiente vídeo los casos más frecuentes que requieren asistencia psicológica.

En el caso de la mujer, a los altibajos emocionales propios de la situación, hay que sumar el tratamiento en sí. En la mayoría de las técnicas de reproducción asistida se emplean fármacos para incrementar la estimulación ovárica, estos fármacos aumentan los niveles hormonales de la mujer, pudiendo alterar su estabilidad emocional.

El tratamiento en sí, es más agresivo para la mujer, con inyecciones hormonales a diario, sedación profunda, punción ovárica, transferencia de embriones… Incluso en un tratamiento menos agresivo como la inseminación artificial, se realiza la deposición de semen, aunque no sea doloroso, no evita el nerviosismo y el estrés para no hacer nada que pueda influir en la implantación embrionaria para conseguir el embarazo.

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) calcula que entre un 25% y un 65% de las personas que acuden a la reproducción asistida padecen algún síntoma psicológico significativo, como la ansiedad, estrés, ira, culpabilidad…

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Cristina Mestre
Cristina Mestre
Embrióloga
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre
Dra. Valeria Sotelo
Dra. Valeria Sotelo
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la universidad de Buenos Aires, con la especialidad en Ginecología y Obstetricia. Formación de Máster en Cirugía Videolaparoscópica y título de especialista en Tocoginecología. Miembro asociado de la SEF y SEGO. Más de 10 años de experiencia en el campo de Medicina Reproductiva. Más sobre Dra. Valeria Sotelo
Número de colegiada: 030309166

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

1 comentario

    1. Dr. Lescano, Ps. Cl-Md

      Lo referido en la Nota es correcto y es lo que sucede. Ahora bien, lo anímico-emocional es más que un aspecto, como suele considerarse x los médicos y biólogos. El Factor Psicológico es la denominación y jerarquía que corresponde otorgarle a esta condición que interviene en la actitud, aptitud y postura de la pareja ante un Tto. de R. H. A. y esto, hay que demostrarlo con mediciones y resultados cuantitativos y objetivos de entrada y de salida, de manera que, el Apoyo Emocional encuentre explicación y justificación para su aplicación y x lo tanto, sea considerado, exigido y requerido. Es decir que sea entendido y visto como una INVERSIÓN tanto x todo el personal sanitario que interviene y, x los mismos pctes, quienes ven a la Psicología como una “ayuda”, como una acción que aconseja, que consuela y que x lo tanto, para recibir consejos no están dispuestos a pagar o que, como refieren los médicos, les encarece el presupuesto que presentan al cliente.
      Lo dicho entonces, invita a girar el accionar hacia una dirección más activa, que en base a pruebas y resultados cuantitativos y objetivos, demuestren al biólogo, al médico y al pcte; que acudir y/o invertir en Psicología Reproductiva, es tener evidencias más claras de % de éxito.
      Como dice Marvin Minsk, el padre de la Inteligencia Artificial: “si un caso, situaciòn o problema lo ves de un sólo lado; nunca lo entenderás totalmente”