8 meses de embarazo: síntomas y cuidados

Por (embrióloga).
Actualizado el 28/08/2018

El octavo mes de embarazo comprende de la semana 29 a la 32. Durante su transcurso, el crecimiento del feto es bastante considerable, pues aproximadamente ya ha alcanzado la mitad del peso que tendrá cuando nazca y va adquiriendo la posición que tendrá en el parto.

Este momento está cada vez más próximo, por lo que es importante estar atenta a posibles síntomas que puedan suponer una amenaza de parto prematuro.

¿Qué puede notar la embarazada?

En el octavo mes de gestación, es posible que, de vez en cuando, el vientre se endurezca como consecuencia de las llamadas contracciones de Braxton-Hicks, lo que es síntoma de que el útero se prepara para el parto.

Mientras las contracciones no sean fuertes y no se presenten con una frecuencia superior a 5 por hora, no hay riesgo de parto prematuro.

El volumen del vientre va dificultando el movimiento y puede hacer que la mujer se canse más al andar, en la práctica de cualquier actividad rutinaria o incluso hablando. El dolor de espalda y de piernas puede ser más intensos a partir de este mes.

El aumento de peso en la mujer es más evidente a partir de ahora, pues en conjunto puede estar cargando más de 8 kg de peso extra entre:

En caso de que el bebé ya esté colocado boca abajo para el momento del parto, es normal que la embarazada note que las caderas y la pelvis se van ensanchando para preparar el nacimiento. Ello hace que caminar sea un poco incómodo.

El útero alcanza su grado máximo de expansión y puede incluso llegar a situarse muy próximo al esternón, lo cual provoca que el estómago esté mucho más comprimido. Debido a esto, la acidez o el ardor pueden sufrirse de manera más notoria.

Por su parte, la vejiga y los intestinos también sufren la falta de espacio provocada por el crecimiento del bebé. La frecuencia de micción y el estreñimiento se agudizan.

Existen posibilidades de sufrir calambres en las piernas, que soportan un peso extra muy grande. Para evitar los calambres, que pueden ser dolorosos, toma alimentos ricos en calcio y hazte masajes diarios. También es recomendable dormir con los pies un poco elevados.

Afortunadamente, no todos los síntomas que se producen en este periodo son molestos. Por ejemplo: es muy normal que la mujer se note el cabello más abundante y voluminoso debido al cambio hormonal.

Por último, los cambios de humor y la ansiedad suelen acentuarse en este momento. Los deseos de que llegue el parto se mezclan con el miedo. Estas sensaciones pueden afectarte al sueño y provocarte insomnio.

Cambios en el bebé

El bebé puede llegar a medir más de 44 cm de cara al final de la semana 32. En cuanto a su peso, puede alcanzar los 1800 g.

La cabeza del feto sigue desarrollándose para acomodar el cerebro, aunque los huesos del cráneo todavía no se cierran. Su sistema nervioso central continúa evolucionando: se forman las neuronas olfativas y empieza a percibir los olores fuertes.

El lanugo que le cubría el cuerpo comienza a caer y la piel es cada vez más lisa y pálida debido a la acumulación de grasa. Las pequeñas uñas del feto pueden llegar a extenderse más allá de las puntas de los dedos.

En este link te enseñamos qué es el lanugo y cuál es su función en el desarrollo del feto: El lanugo.

Las uñas de manos y pies tardan en formarse casi 5 meses, pues comenzaron a desarrollarse en la semana 11 de embarazo.

Debido a que el espacio en el útero va siendo cada vez más reducido, el bebé pierde amplitud de movimiento. Por ello, es normal que se puedan notar más movimientos rotatorios en lugar de patadas enérgicas. A veces, los movimientos pueden ser espasmódicos debido a que la ingesta de líquido amniótico le puede provocar hipo.

El bebé ya es capaz de distinguir entre luz y oscuridad. Dado que sus sentidos están muy desarrollados, se aconseja estimular al feto con música o hablándole.

Consejos y controles médicos

En el octavo mes de embarazo se realiza la ecografía del tercer trimestre. En esta prueba de imagen se comprueban los siguientes aspectos:

  • Crecimiento fetal
  • Posición del bebé dentro del útero
  • Cantidad de líquido amniótico
  • Estado de maduración de la placenta

Además del ultrasonido, también se suele realizar una analítica de sangre y una de orina como proceso rutinario. Durante este trimestre, puede que el médico recomiende la vacunación contra ciertas enfermedades para evitar problemas en el recién nacido, como la gripe o la tos ferina.

Como se ha mencionado anteriormente, es muy posible que, a partir de este mes, la mujer note más incomodidad al andar por el ensanchamiento de las caderas y la pelvis. Por ello, se recomienda comenzar a informarse sobre las clases de preparación al parto, así como practicar ejercicios específicos para esas zonas del cuerpo.

Este mes es un buen momento para comenzar a preparar una bolsa con las cosas que podrían ser necesarias durante la estancia en el hospital tras el nacimiento.

El octavo mes semana a semana

Los cambios más importantes que pueden sucederle a la embarazada y al bebé durante este mes son los siguientes:

Semana 29

En estos días empieza a notarse la presión que ejerce el crecimiento del bebé sobre los órganos internos de la madre. Es lógico tener esa sensación, ya que el útero está expandido casi en su totalidad.

El feto, que ya tiene unas medidas mucho más proporcionadas, se moverá con mucho vigor y sus movimiento se podrán notar incluso sobre la propia piel de la madre.

Con respecto a su desarrollo, está prácticamente formado. Sin embargo, los pulmones aún no han finalizado su evolución, ya que son los órganos que lo hacen con mayor lentitud.

La alimentación de la madre es muy importante en las últimas semanas de embarazo debido a que el crecimiento del feto exige más nutrientes y vitaminas. Se recomienda tomar mucho calcio, hierro, ácido fólico, proteínas y vitamina C.

Semana 30

Es fácil que la futura mamá note que la pelvis y las caderas se ensanchan durante esta semana. Se aconseja ejercitar los músculos de estas zonas para facilitar el trabajo de parto.

Todos estos síntomas tan molestos, junto con los cambios hormonales y los nervios por el nacimiento, pueden provocar cambios de humor repentinos en la futura madre, lo cual es muy común. Es importante controlar las emociones y, sobre todo, pedir ayuda y comprensión a la gente de nuestro entorno.

Respecto al bebé, se están generando nuevas capas de vérnix, una sustancia grasosa blanquecina que recubre su piel y que le ayuda a mantener la temperatura corporal. Esto hace que siga aumentando de peso y que la piel empiece a ser más tersa.

Semana 31

Conforme el bebé continúa acumulando grasa debajo de su piel, el lanugo va desapareciendo, lo cual hace que su aspecto sea cada vez más similar al que tendrá en el nacimiento.

La mayoría de los órganos del bebé están prácticamente formados y sólo se dedica a ganar peso y talla. Aunque cada vez tiene menos espacio para poder moverse, su actividad no se detiene. Si a estas alturas del embarazo no está colocado boca abajo, es muy posible que comience a hacerlo a partir de esta semana.

Respecto a las sensaciones en el cuerpo de la embarazada, es natural que a estas alturas el sueño sea bastante difícil, puesto que el volumen del vientre y la frecuencia de micción le impiden dormir de forma seguida.

Semana 32

Muchas mujeres coinciden en que entre la semana 31 y 32 se produce un cambio radical en el tamaño de la barriga. El volumen aumenta considerablemente, ya que el bebé continúa su desarrollo. Sin embargo, si naciera en esta semana se consideraría un parto prematuro.

El cerebro del futuro recién nacido está ya casi desarrollado, pues las diferencias son mínimas entre el aspecto que tiene ahora y el que tendrá en el momento del nacimiento. Se cree que en el 8.º mes ya puede pensar e incluso ser capaz de almacenar memoria.

En esta semana, los pulmones del feto comienzan a producir y acumular una sustancia llamada surfactante pulmonar. Este líquido recubre los alveolos para facilitar el intercambio gaseoso durante la respiración pulmonar.

Si todavía no ha posicionado su cabeza hacia bajo, puede que lo haga a lo largo de esta semana.

Preguntas de los usuarios

Tengo 8 meses de embarazo, ¿puedo viajar?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Los desplazamientos largos cuando el embarazo está tan avanzado no son muy recomendables, no solo por el riesgo que puenda correr la propia embarazada y el bebé, sino porque de por sí este tipo de viajes suelen ser muy incómodos para la mujer.

Hay que tener en cuenta que muchas compañías aéreas exigen certificados médicos que acrediten que la embarazada se encuentra en buenas condiciones para viajar. Por ello, tanto si es en avión como si no, es importante consultarlo previamente con el médico.

Si necesites viajar estando embarazada, te recomendamos que visites este enlace para conocer los mejores consejos: Viajar embarazada.

¿Es conveniente vacunarse contra la gripe en el octavo mes de embarazo?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Las embarazadas forman parte del grupo de riesgo que, según los especialistas, debería vacunarse contra la gripe. Aunque se recomienda aplicarse la vacuna en el segundo trimestre de embarazo, no hay problema en aplicarla en el octavo mes, siempre y cuando el médico lo considere conveniente.

Presento un flujo blanco abundante, ¿es normal con 8 meses de gestación?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

La expulsión de flujo blanco hacia el final de la gestación es un suceso muy habitual. Suele tratarse de parte del tapón mucoso, el cual se elimina como consecuencia de la presión que ejerce el feto al colocar la cabeza sobre el cuello del útero. Normalmente, el tapón mucoso continúa regenerándose hasta que el bebé está listo para nacer.

Lectura recomendada

En la semana 29 de embarazo se suele producir uno de los cambios más cruciales de la gestación: el bebé comienza a colocarse boca abajo y sitúa la cabeza sobre el cuello del útero. Este proceso es esencial para el momento del parto. Para conocer qué más puede ocurrir en este periodo, sigue el siguiente enlace: Semana 29 de embarazo.

Como se ha mencionado anteriormente, es normal notar molestias más agudas en estos meses. Sin embargo, si los síntomas se alejan de la normalidad y se experimentan fuertes dolores, sangrados o contracciones frecuentes, puede ser un parto prematuro. En este enlace te explicamos sus síntomas y cómo se trata: ¿Qué es el parto prematuro?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Alcolea Flores, S., Mohamed Mohamed D. Guía de cuidados en el embarazo. Consejos de su matrona. Hospital Universitario de Ceuta (Dirección Territorial de Ceuta e Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (ed.). Colección Editorial de Publicaciones del INGESA. ISBN: 978-84-351-0408-1

Best Start Resource Centre (2016). A Healthy Start for Baby and Me. Ontario’s easy-to-read guide about pregnancy and birth. Toronto, Ontario, Canada. Copyright 2010, 2012, 2016 Health Nexus.

Consejería de Salud de la Junta de Andalucía (2002). Proceso Asistencial Integrado: Embarazo, Parto y Puerperio. Consejería de Salud, Junta de Andalucía. Sevilla.

Cunningham F, MacDonald P, Gant N et al. (1996). Adaptación maternal al embarazo. Masson SA. Cunningham F, MacDonald P, Gant N, et al. 4ª ed, Barcelona; pp. 201-237

Dickason E, Silverman B, Schult M. (1996). Enfermería maternoinfantil (1.a ed.). Barcelona: Mosby-Doyma Libros.

Duyff, R.L. (2002). American Dietetic Association Complete Food and Nutrition Guide (2nd Ed.). Hoboken, New Jersey: John Wiley & Sons, Inc.

Eisenber, A. (1991) What to Expect When You’re Expecting, New York, NY: Workman Publishing Company, Inc.

Gary F, Mc Donald P. (1996). Adaptación materna al embarazo. En: Gary F, MacDonald P, Grant N Lereso K, Gilstrap L, editores. Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masson.

González Merlo J. (1992). Modificaciones fisiológicas producidas en el organismo materno por el embarazo. En: Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masón.

Health Service Excecutive (Feidhmeannacht na Seirbhíse Sláinte) (2010). A guide to your pregnancy month by month. Breastfeeding.ie - Your breastfeeding support network. Order Code: HPM00341

International Food Information Council, Your Nutrition and Food Safety Resource. (2003, January). Healthy Eating During Pregnancy. Retrieved February 12, 2008

MayoClinic.com, Pregnancy Center.(2008, February). Pregnancy. Retrieved April 11, 2008

National Health Service (NHS) (UK) (2009). The Pregnancy Book. Your complete guide to: A healthy pregnancy, Labour and childbirth, The first weeks with your new baby. Crown copyright 2009. Produced by COI for the Department of Health.

Obstetricia 4ª edición. J. González Merlo. Ed. Masson. Barcelona, 2003

Ramírez García O, Martín Martínez A, García Hernández JA. (2003). Duración del embarazo. Modificaciones de los órganos genitales y de las mamas. Molestias comunes del embarazo normal. Panamericana Ed. Tratado de Ginecología, Obstetricia y Medicina de la Reproducción. Cabero Roura L, Madrid.

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Asistencia al Parto Normal: protocolo asistencial. SEGO. Madrid. 2003.

The American College of Obstetricians and Gynecologists. (2005). Your Pregnancy and Birth (4th ed.). Washington, DC: Meredith Books.

The American Dietetic Association. (2008) Position of the American Dietetic Association: Nutrition and Lifestyle for a Healthy Pregnancy Outcome. Journal of the American Dietetic Association. 108:553-561.

The National Women’s Health Information Center, U.S. Department of Health and Human Services, Office of Women’s Health (2006, April). Prenatal Care. Retrieved November 9, 2007

Preguntas de los usuarios: 'Tengo 8 meses de embarazo, ¿puedo viajar?', '¿Es conveniente vacunarse contra la gripe en el octavo mes de embarazo?' y 'Presento un flujo blanco abundante, ¿es normal con 8 meses de gestación?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Victoria Moliner
Victoria Moliner
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actualmente desarrolla su labor como bióloga investigadora. Más sobre Victoria Moliner

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.