Semana 29 de embarazo

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/12/2014

En estos momentos ya sentirás los movimientos y las pataditas del bebé con mucha más claridad, es posible que tu médico te recomiende que lleves un registro de los movimientos que sientes, para saber si la frecuencia de movimiento está dentro de la normalidad.

A partir de este momento ya deberías ir pensando en la clase de preparación del parto y tener ultimados los detalles más importantes de la habitación del bebé, puesto que en las próximas semanas cada vez te sentirás menos activa y con mayor dificultad de movimiento.

Es importante que cuides tu piel hidratándola al máximo, pues es a partir de ahora cuando más va estirarse, pon especial atención en la zona del abdomen y los muslos, así evitarás la aparición de estrías.

Probablemente sientas que tus órganos internos están siendo presionados por el niño. La presión se ejerce sobre el hígado, diafragma, estómago e intestino... Además de sentir un aumento de la acidez y los gases. Evita las comidas copiosas, pues te sentirás hinchada y estarás incómoda. Es recomendable comer menos cantidad durante varias veces al día. En el último trimestre es el periodo en el que más engordarás, es el momento en el que el bebé casi desarrollado empieza a ganar peso y a terminar la maduración de algunos órganos y huesos.

Eco del bebé con 29 semanas de embarazo

En la semana 29 de gestación la cabeza de tu hijo ya tiene un tamaño más o menos proporcionado con el resto del cuerpo. También cuenta con las cejas y pestañas formadas, en esta semana es habitual que empiece a abrir y cerrar los ojos, aunque no puede ver, puesto que en el útero hay oscuridad completa ya presenta este movimiento reflejo de los párpados, preparándose para el momento del nacimiento. El vérnix, la grasa que recubre su cuerpo, aumenta en este momento puesto que tiene una función de protección del bebé.

El feto ya ha aprendido a moverse y se siente cómodo en determinadas posiciones, cada vez será más habitual que se coloque con la cabeza hacia abajo, por lo que puede que sientas más presión en la parte baja del abdomen, o incluso en el cuello uterino.

Las medidas del bebé son de 39 centímetros de longitud aproximadamente y un peso medio de 1.320 gramos, si el peso de tu hijo está entre 845 y 1.800 gramos no debes preocuparte, ya que se encuentra dentro de los valores considerados normales.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.