10 meses de embarazo: síntomas y molestias desde la semana 37

Por (embrióloga).
Actualizado el 28/08/2018

A pesar de que, coloquialmente, se dice que un embarazo humano dura 9 meses, la realidad es que son 10. Esto se debe a que, a nivel médico, las gestaciones se miden desde la fecha de la última regla. Por lo tanto, se añaden unas 2 semanas más a la duración de la gestación, pues la ovulación y la fecundación suelen ocurrir al menos 14 días después.

A pesar de que la duración media de un embarazo es de 40 semanas, más o menos 10 meses, el parto de un embarazo a término se puede producir entre la semana 37 y la 42.

La razón por la que es más conveniente evaluar los embarazos semana a semana es porque, de esta forma, se ejerce un mayor control sobre la gestación, pues el desarrollo del feto se produce de manera constante y es más práctico analizarlo en fragmentos de tiempo más cortos.

Cuidados en la madre

Es conveniente que, llegado este periodo, se hayan practicado ejercicios de control de la respiración, así como actividades para ejercitar la zona del suelo pélvico. Estas pautas son esenciales para mejorar el trabajo de parto.

Una práctica muy recomendada durante el último mes de embarazo es la realización de los ejercicios de Kegel. Si quieres saber en qué consisten, sigue el siguiente enlace: ¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Físicamente, los síntomas que puede experimentar la embarazada son prácticamente idénticos a los de semanas anteriores. Principalmente, puede sentir:

  • Dolor de espalda
  • Cansancio y fatiga
  • Hinchazón de piernas y pies
  • Contracciones

Afortunadamente, las molestias digestivas y respiratorias pueden mejorar. Dado que el bebé ha descendido a la pelvis, la presión ejercida sobre el esternón y el estómago se reduce. No obstante, en la vejiga aumenta el empuje ejercido por el feto y, con ello, la frecuencia de micción.

Normalmente, a estas alturas del embarazo ya se ha dejado de trabajar. Se recomienda descansar mucho y disfrutar de momentos de relajación para vivir las semanas previas al nacimiento con la mayor tranquilad posible.

Es muy importante controlar la alimentación durante estas últimas semanas. Si la embarazada descontrola lo que come, una ganancia de peso excesiva puede hacer que, tanto ella como el bebé, aumenten su peso de forma innecesaria. Esto, a su vez, puede dificultar el nacimiento si el bebé pesa más de lo adecuado, así como impedir una buena recuperación de la madre tras el parto.

Se recomienda mantener un dieta rica en fibra y complementarla con vitaminas como el ácido fólico.

Lo lógico es haber aumentado entre 10 y 14 kilos, aunque cada mujer y cada embarazo siguen un desarrollo diferente. Es importante saber que casi la mitad de ese peso adicional corresponde al bebé, al líquido amniótico y a la placenta.

El bebé: listo para nacer

En este último mes, el bebé ha alcanzado los 49 cm de longitud y puede crecer hasta los 53. En cuanto al peso, ya puede pesar entre 2 kilos y medio y 3.

Lo normal es que ya esté posicionado boca abajo, encajado en la pelvis de la madre. Mediante ecografía, el ginecólogo puede comprobar si, en lugar de esta posición, el bebé ha adquirido otra diferente que haga necesario programar una cesárea.

Su sistema digestivo ha acumulado una gran cantidad de meconio en el colon. Esta sustancia se forma a partir del líquido amniótico que el bebé traga, así como de deshechos que se encuentran flotando en el mismo, como restos celulares o del lanugo desprendido. Se trata de la primera materia fecal que el bebé expulsa después del parto.

Si se rompe la bolsa y las aguas expulsadas presentan un color amarillento y/o verdoso, se debe acudir rápido al hospital, pues es signo de que en el útero hay presencia de meconio.

El bebé tiene cabello sobre la cabeza y las cejas. Las uñas pueden sobrepasar la yema de los dedos y la piel es completamente lisa y sonrosada.

Sus órganos funcionan de forma autónoma y ya podría sobrevivir sin ningún problema fuera del útero. Incluso los pulmones, los órganos que más tardan en desarrollarse, ya están completamente maduros.

A día de hoy, no se saben con exactitud todos los mecanismos que intervienen en el inicio del parto. Sin embargo, sí es conocido el papel que juegan los pulmones en el nacimiento del bebé.

Éstos, una vez finalizan su desarrollo, liberan una sustancia al líquido amniótico provocando que la placenta varíe su producción hormonal. Los niveles de progesterona se reducen y aumentan los de oxitocina, la hormona que regula las contracciones uterinas.

Es por esto por lo que los pulmones son prácticamente los últimos órganos que se desarrollan, pues de ellos depende, en gran medida, el inicio del parto.

El último mes semana a semana

Este periodo del embarazo es el más intenso. El parto puede suceder en cualquier momento y es importante que, cuando llegue, la futura madre esté preparada para ello. Los acontecimientos más importantes que pueden suceder son:

Semana 37

En las últimas semanas de embarazo, es normal que el bebé reduzca sus movimientos debido a:

El lanugo que cubría su cuerpo ha desaparecido, excepto en los hombros y la parte superior de los brazos.

Te contamos qué es y qué función tiene el lanugo en el enlace que te presentamos a continuación: ¿Qué es el lanugo del feto?

Semana 38

El feto puede estar ensayando ligeros movimientos respiratorios aunque en este momento todavía no posee aire en los pulmones. Ya traga e ingiere líquido amniótico a la perfección. Esto hará que su sistema digestivo comience a funcionar.

Si el parto no se ha producido todavía, a partir de esta semana, es normal que comiencen las llamadas visitas a monitores. En estas sesiones, la embarazada permanece recostada mientras se controla el latido fetal mediante unas correas colocadas alrededor del vientre. De esta forma, se puede comprobar el estado físico del bebé, así como la existencia de problemas que hagan necesario adelantar el nacimiento.

Lo normal es que estas pruebas se repitan semanalmente hasta que nazca el bebé o comiencen los síntomas de parto.

Semana 39

A las 39 semanas de gestación, el cérvix se está preparando para el parto, por lo que es habitual notar un aumento en la expulsión de flujo vaginal.

La intensidad con la que pueden experimentarse las contracciones Braxton Hicks puede provocar una falsa alarma de parto.

Dado que la rotura de aguas puede producirse en cualquier momento, es importante no realizar viajes muy prolongados y tener la maleta preparada por si se produce el parto de forma inminente.

Semana 40

Si no ha ocurrido en las dos semanas anteriores, es posible que el nacimiento se produzca a lo largo de ésta.

Si en la semana 42 no se ha producido el parto de forma natural, los médicos se encargarán de provocarlo, ya que un embarazo más prolongado puede causar problemas en la madre y en el bebé.

Ahora más que nunca es importante estar tranquila y relajada. No obstante, es normal sentir miedo y nervios acerca de cómo transcurrirá el parto, sobre todo en el caso de las madres primerizas. Lo importante es pensar de forma positiva para disfrutar con ilusión de los últimos momentos de un proceso único.

Síntomas de parto

En este mes, es esencial distinguir los falsos signos de parto de aquellas señales que indiquen que el bebé está verdaderamente en camino. Algunas de estas señales son:

Aumento en la frecuencia de las contracciones
es normal sentir pequeñas molestias similares a las contracciones de parto incluso a partir del sexto mes de gestación. No obstante, si éstas se vuelven dolorosas y ocurren cada 5 minutos durante más de una hora, es indicio de que el bebé está en camino.
Expulsión del tapón mucoso
aunque su pérdida no es un signo claro de que el parto ha comenzado, sí es un indicio de que la rotura de la bolsa puede producirse próximamente. Esta sustancia es gelatinosa y normalmente suele ir acompañada de coágulos sanguíneos.
Rotura del saco amniótico
la popularmente conocida como rotura de aguas es una señal evidente del inicio del parto. Aunque no se sientan molestias muy fuertes, es importante acudir al hospital tras este evento, pues el parto se puede producir en las siguientes 24 horas.

Preguntas de los usuarios

¿Es normal tener muchas molestias en la semana 37?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Es completamente normal sentir molestias, no solo porque el parto está cerca, sino porque el propio embarazo comienza a ser agotador.

Es muy frecuente sentir presión y molestias en la pelvis y la vagina debido al descenso del feto hacia el canal de parto. No obstante, frente a cualquier síntoma que se considere fuera de lo normal o cuando las molestias sean muy dolorosas, es conveniente informar al médico o matrona.

¿Qué es un embarazo prolongado y qué riesgos acarrea?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Un embarazo prolongado es aquel que se posterga más allá de la semana 42. Los principales riesgos que pueden surgir son:

Placenta envejecida
si la placenta comienza a envejecer, el aporte de nutrientes y oxígeno al bebé puede verse reducido, lo cual puede afectar gravemente a su salud.
Aspiración de meconio
cuando la gestación se prolonga demasiado, el meconio puede ser expulsado por el bebé al líquido amniótico y que pase a sus pulmones por inhalación, lo cual puede, a su vez, provocarle una inflamación pulmonar. Por ello, es importante controlar tanto el color como la consistencia del líquido expulsado en la rotura de la bolsa.
Macrosomía fetal
un crecimiento excesivo del feto puede imposibilitar el parto vaginal y obligar a la práctica de un cesárea.

¿De qué forma se puede adelantar el parto?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

No es para nada recomendable adelantar la llegada del bebé, a no ser que sea por una razón médica. Aunque se hayan cumplido las 40 semanas de embarazo y el bebé no haya nacido, se dejará que el embarazo siga su curso mientras el médico no dictamine lo contrario. Sin embargo, en embarazos prolongados, sí es conveniente provocar el nacimiento del bebé para evitar problemas tanto en él como en la madre.

Lectura recomendada

Con la semana 37 de gestación, se inicia el décimo y último mes de embarazo. El bebé, que ya está completamente formado, puede nacer en cualquier momento. Te invitamos a conocer qué cambios y acontecimientos pueden suceder en estos días leyendo el siguiente post: La semana 37 de embarazo.

El momento más importante del embarazo está a punto de producirse. Es completamente lógico que surjan dudas o miedos. En el siguiente artículo, comentamos los aspectos más importantes del nacimiento del bebé: Tipos de parto y posibles complicaciones.

Cuando no es posible llevar a cabo un parto vaginal, se hace necesario recurrir a una cesárea. Este procedimiento quirúrgico permite el nacimiento de los bebés mediante una incisión abdomnial en el vientre. Es un proceso más complicado que un parto vaginal debido a la dificultad de la intervención y al hecho de que se necesitan más días de recuperación para la madre. Te contamos con más detalle en qué consiste en el siguiente post: El parto por cesárea.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Alcolea Flores, S., Mohamed Mohamed D. Guía de cuidados en el embarazo. Consejos de su matrona. Hospital Universitario de Ceuta (Dirección Territorial de Ceuta e Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (ed.). Colección Editorial de Publicaciones del INGESA. ISBN: 978-84-351-0408-1

Best Start Resource Centre (2016). A Healthy Start for Baby and Me. Ontario’s easy-to-read guide about pregnancy and birth. Toronto, Ontario, Canada. Copyright 2010, 2012, 2016 Health Nexus.

Consejería de Salud de la Junta de Andalucía (2002). Proceso Asistencial Integrado: Embarazo, Parto y Puerperio. Consejería de Salud, Junta de Andalucía. Sevilla.

Cunningham F, MacDonald P, Gant N et al. (1996). Adaptación maternal al embarazo. Masson SA. Cunningham F, MacDonald P, Gant N, et al. 4ª ed, Barcelona; pp. 201-237

Dickason E, Silverman B, Schult M. (1996). Enfermería maternoinfantil (1.a ed.). Barcelona: Mosby-Doyma Libros.

Duyff, R.L. (2002). American Dietetic Association Complete Food and Nutrition Guide (2nd Ed.). Hoboken, New Jersey: John Wiley & Sons, Inc.

Eisenber, A. (1991) What to Expect When You’re Expecting, New York, NY: Workman Publishing Company, Inc.

Gary F, Mc Donald P. (1996). Adaptación materna al embarazo. En: Gary F, MacDonald P, Grant N Lereso K, Gilstrap L, editores. Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masson.

González Merlo J. (1992). Modificaciones fisiológicas producidas en el organismo materno por el embarazo. En: Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masón.

Health Service Excecutive (Feidhmeannacht na Seirbhíse Sláinte) (2010). A guide to your pregnancy month by month. Breastfeeding.ie - Your breastfeeding support network. Order Code: HPM00341

International Food Information Council, Your Nutrition and Food Safety Resource. (2003, January). Healthy Eating During Pregnancy. Retrieved February 12, 2008

MayoClinic.com, Pregnancy Center.(2008, February). Pregnancy. Retrieved April 11, 2008

National Health Service (NHS) (UK) (2009). The Pregnancy Book. Your complete guide to: A healthy pregnancy, Labour and childbirth, The first weeks with your new baby. Crown copyright 2009. Produced by COI for the Department of Health.

Obstetricia 4ª edición. J. González Merlo. Ed. Masson. Barcelona, 2003

Ramírez García O, Martín Martínez A, García Hernández JA. (2003). Duración del embarazo. Modificaciones de los órganos genitales y de las mamas. Molestias comunes del embarazo normal. Panamericana Ed. Tratado de Ginecología, Obstetricia y Medicina de la Reproducción. Cabero Roura L, Madrid.

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Asistencia al Parto Normal: protocolo asistencial. SEGO. Madrid. 2003.

The American College of Obstetricians and Gynecologists. (2005). Your Pregnancy and Birth (4th ed.). Washington, DC: Meredith Books.

The American Dietetic Association. (2008) Position of the American Dietetic Association: Nutrition and Lifestyle for a Healthy Pregnancy Outcome. Journal of the American Dietetic Association. 108:553-561.

The National Women’s Health Information Center, U.S. Department of Health and Human Services, Office of Women’s Health (2006, April). Prenatal Care. Retrieved November 9, 2007

University of Washington Medical Center UW Medicine. (2007). The Process of Labor and Birth. En: Patient Education, Page 105, Perinatal Education; Pregnancy and Giving Birth. University of Washington Medical Center 07/2003 Rev. 12/2007 Reprints: Health Online

Preguntas de los usuarios: '¿Es normal tener muchas molestias en la semana 37?', '¿Qué es un embarazo prolongado y qué riesgos acarrea?' y '¿De qué forma se puede adelantar el parto?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Victoria Moliner
Victoria Moliner
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Actualmente desarrolla su labor como bióloga investigadora. Más sobre Victoria Moliner

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.