¿Cómo sé si estoy perdiendo líquido amniótico en el embarazo?

Por (embrióloga).
Actualizado el 20/09/2016

La pérdida de líquido amniótico es una situación preocupante durante el embarazo, ya que este líquido es de vital importancia para el correcto desarrollo del bebé dentro del útero materno y hasta el momento del parto.

Funciones del líquido amniótico

Las funciones principales de este líquido resaltan la necesidad de disponer de una cantidad normal del mismo y dejan entrever las consecuencias de su falta:

  • Regular la temperatura del feto
  • Incorporar nutrientes
  • Proteger al feto amortiguando los movimientos de la madre
  • Permitir el movimiento del feto en el vientre materno
  • Proteger al feto de infecciones externas
  • Intervenir en el desarrollo adecuado de los pulmones del futuro bebé
  • Facilitar el parto

A partir de las dos semanas de gestación, es básicamente agua y, durante el progreso del embarazo, se incorporan proteínas, hidratos de carbono y electrolitos que ayudan al feto a desarrollarse, ya que éste lo traga incorporando los nutrientes necesarios y luego lo elimina a través de la orina.

Aunque no es algo normal, puede ocurrir que la bolsa amniótica se rompa o sufra alguna fisura que lleve a la pérdida del líquido amniótico, lo cual puede ser grave para el desarrollo fetal.

¿Pérdida de orina o líquido amniótico?

Para saber con certeza si se está perdiendo líquido amniótico o no, se debe observar bien la ropa interior. En este caso, quedaría mojada con un líquido acuoso transparente e inodoro similar al agua, que debe distinguirse de las manchas de flujo vaginal o de orina, pues son diferentes.

El flujo vaginal es filamentoso, más viscoso y espeso. En cambio, la orina se diferencia claramente por su olor tan característico y su color amarillento.

En caso de duda, existen test caseros como el AL-Sense, que se vende en farmacias y consiste en un salvaslip que se coloca en la ropa interior para detectar las pérdidas de líquido amniótico.

Este protegeslip especial contiene dentro una tira reactiva. Así, según el color que adquiera la tira, podremos comprobar el origen de la pérdida de líquido. Si se vuelve amarilla, se debe a una pérdida de orina, mientras que, si se torna azul o verde, es indicativo de que la pérdida es de líquido amniótico.

¿Cómo saber si la bolsa amniótica tiene una fisura?

La pérdida de líquido amniótico en las etapas finales del embarazo puede resultar algo desconcertante para la embarazada, ya que hacen dudar de si el parto está comenzando. Además, una rotura de la bolsa antes de la fecha de parto podría ser indicativo de riesgo de parto prematuro o de aborto.

No hay otros síntomas asociados a la pérdida de este líquido, por lo que pueden entrar dudas sobre si se ha roto la bolsa o no. En caso de no tener claro el origen del líquido, se deben tomar las siguientes medidas:

  • Orinar para vaciar bien la vejiga y descartar que sean pérdidas de orina.
  • Colocar algún paño o toalla limpia (y de color oscuro) dentro de la braguita.
  • Dar un pequeño paseo y toser varias veces.

En caso de que la bolsa esté rota, se podrá ver una mancha más o menos grande en el paño. Por otra parte, si no está rota, el paño estará seco o con un poco de flujo.

Ante la duda, siempre es recomendable consultar con el médico, que hará una exploración y un rápido análisis del líquido que se pierde para determinar si realmente se trata de líquido amniótico.

¿Por qué pierdo líquido amniótico?

Las causas más frecuentes de pérdida de líquido amniótico son las siguientes:

  • Infecciones congénitas y traumatismos: debilitan las membranas y facilitan que se rompan.
  • Prueba de la amniocentesis: aunque normalmente la fisura suele cicatrizar por sí sola y la pérdida de líquido cesa, después de esta prueba puede producirse una pérdida de líquido amniótico. Por eso, tras esta prueba la embarazada ha de estar bien vigilada.
  • Complicaciones durante el embarazo: desprendimiento prematuro de la placenta, anomalías fetales o retraso en el crecimiento intrauterino.
  • Antecedentes: las mujeres con antecedentes familiares de rotura prematura de bolsa tienen más probabilidades de que les suceda.
  • Contracciones prematuras: el inicio de contracciones antes de tiempo (amenaza de parto pretérmino) pueden dar lugar a una pérdida de líquido amniótico temprana.
  • Sobredistensión del útero: puede producirse bien por polihidramnios, o bien por embarazo gemelar.

¿Qué hacer ante la pérdida de líquido amniótico?

La pérdida de líquido amniótico en muchas ocasiones es la clave de malformaciones en el feto, en su función renal o en el crecimiento del mismo.

Ante la mínima sospecha de pérdida de líquido amniótico, la embarazada deberá acudir al médico para que valore los niveles de este líquido y el estado de la gestación por medio de una ecografía.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" seleccionará las clínicas más cercanas a ti que cumplen nuestros rigurosos criterios de calidad y te enviará información sobre sus presupuestos y condiciones. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Puesto que la rotura de la bolsa amniótica no puede evitarse, es importante llevar un tratamiento adecuado. En situaciones en las que se sospecha un posible riesgo grave para el feto, existe la posibilidad de que el médico decida inducir el parto si se está en la última fase del embarazo.

Preguntas de los usuarios

¿Cómo puedo saber si pierdo líquido amniótico?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Ante la pérdida de líquido amniótico, la ropa interior aparece manchada con un líquido transparente y sin olor similar al agua. Para tener la certeza de que se trata de líquido amniótico, existen en farmacias unos salvaslips especiales que se colocan en la ropa interior para detectar este tipo de pérdidas. Si adquiere un color azul o verde, entonces significa que se está perdiendo líquido amniótico. Este test se denomina AL-Sense.

Me sale un flujo muy líquido, como agua, ¿eso es que se ha roto la bolsa amniótica?

Por Sara Salgado (embrióloga).

Si el flujo no tiene ni color ni olor y es muy líquido, lo más probable es que sí. Ante la duda, siempre es recomendable acudir al médico.

¿Es grave perder líquido amniótico?

Por Sara Salgado (embrióloga).

El riesgo dependerá de la cantidad que se haya perdido y de la etapa del embarazo en que ocurra. Si se pierde una cantidad excesiva de líquido amniótico, el bebé puede nacer con alteraciones, ya que este líquido es imprescindible para su correcta formación y para protegerlo del exterior.

Si quieres saber más sobre la importancia del líquido amniótico en el embarazo, accede a este artículo: Líquido amniótico.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.