El síndrome de aspiración de meconio

El meconio es una sustancia de color verde oscuro tirando a negro compuesta de desechos contenidos en el líquido amniótico y que comienza a formarse durante el periodo fetal, acumulándose en el colon durante la gestación y convirtiéndose en las primeras heces del recién nacido. Es una sustancia estéril en el intestino pero que al aspirarse puede producir daño en los pulmones.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

El síndrome de aspiración de meconio

Así bien, el síndrome de aspiración de meconio (SAM) va a ocurrir cuando el recién nacido aspira una mezcla de meconio y líquido amniótico hacia los pulmones en un momento muy próximo, durante o después del parto siendo una afección bastante grave en el recién nacido.

Prevención del SAM

Causas

Lo normal es que el bebé elimine el meconio tras pasar unos días del nacimiento, pero en caso de producirse alguna de las siguientes situaciones el bebé eliminará parte del meconio en el líquido amniótico dentro del útero o cuando el bebé todavía está cubierto de líquido amniótico y lo aspirará sufriendo el síndrome de aspiración meconial :

  • Estrés en el bebé: falta de oxígeno dentro del vientre materno o durante el momento del parto.
  • Parto difícil o muy prolongado.
  • Diabetes en la madre gestante.
  • Hipertensión arterial de la madre gestante.
  • Pasarse de la fecha prevista para el parto.

Síntomas

En pocas ocasiones los bebés llegan a sufrir complicaciones graves como una neumonía, hipertensión pulmonar, daño cerebral o muerte del bebé, siendo los síntomas más comunes los siguientes:

  • Color verdoso del líquido amniótico al romper aguas.
  • Cianosis: piel del bebé de color azul.
  • Dificultad respiratoria en el bebé.
  • Flacidez en el bebé al nacer.
  • Frecuencia cardíaca lenta. (Detectada en el monitoreo)
  • Vérnix (sustancia untuosa que presenta al nacer el bebé), uñas y cordón umbilical pueden haberse teñido de meconio.

Síndrome de aspiración meconial

Tratamiento

  • Mascarilla conectada a una bolsa y una mezcla de oxígeno para hinchar los pulmones en caso de que el recién nacido no respire o tenga una baja frecuencia cardíaca.
  • En caso de que el bebé no esté activo y llorando tras el parto, colocar una sonda en la tráquea del niño y succionar a medida que se retira dicha sonda.
  • Antibióticos para tratar infecciones, oxigenación y calentadores para mantener la temperatura corporal.

Prevención del SAM

  • Fijarse en que el color del líquido amniótico al romper aguas en vez de ser transparente sea de color verdoso o pardo.
  • Monitoreo fetal para reconocer a tiempo si hay sufrimiento fetal.
  • Presencia durante el parto de médicos entrenados en reanimación del recién nacido.

En la mayoría de los casos el pronóstico es excelente sin causar efectos nocivos para la salud a largo plazo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar