¿Qué es el diagnóstico genético preimplantacional o DGP?

Por (embriólogo senior), (ginecólogo), (experto en diagnóstico clínico), (ginecólogo) y (embrióloga).
Actualizado el 22/08/2018

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) es una técnica de prevención que se utiliza en reproducción asistida con la finalidad de detectar anomalías en el material genético de los embriones.

Gracias al DGP, es posible evitar la transferencia de embriones con alteraciones genéticas o cromosómicas y, de esta manera, aumentar la probabilidad de tener un hijo sano.

El DGP también suele ser llamado PGD (por la sigla en inglés, preimplantational genetic diagnosis) y se considera una técnica complementaria que puede aplicarse en el transcurso de una fecundación in vitro (FIV).

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es el DGP?

Aunque, en general, se utiliza el término diagnóstico genético preimplantacional o DGP para hacer referencia al uso de esta técnica, lo cierto es que se distinguen dos conceptos en función de la finalidad:

Diagnóstico genético preimplantacional o DGP
permite la detección precoz de enfermedades genéticas graves, las cuales pueden transmitirse a la descendencia si los padres son portadores o enfermos. En general, se trata de enfermedades hereditarias monogénicas como el Síndrome X-frágil, la enfermedad de Huntingon y la distrofia muscular.
Cribado genético preimplantacional o PGS
también llamado screening de aneuploidías. En este caso, se identifican alteraciones en el número o en la estructura de los cromosomas. La enfermedad cromosómica más conocida es el síndrome de Down.

En función de si se pretenden detectar alteraciones genéticas o cromosómicas, las técnicas para el análisis del ADN de los embriones serán diferentes.

¿Cuándo hacer un DGP?

Los especialistas en genética y fertilidad aconsejarán llevar a cabo un DGP para tener un hijo en los siguientes casos:

  • Cuando los progenitores, o al menos uno de ellos, son portadores de alguna enfermedad genética hereditaria.
  • Cuando los progenitores, o al menos uno de ellos, tienen el cariotipo (estudio cromosómico) alterado. Por ejemplo, pueden ser portadores de translocaciones o inversiones cromosómicas.
  • Cuando los progenitores ya tienen un hijo enfermo por alguna enfermedad que precisa un trasplante de células sanguíneas y deciden tener otro hijo sano y compatible. Es lo que se conoce como bebé medicamento.
  • Después de varios fracasos repetidos en los ciclos de FIV.
  • Tras varios fallos de implantación embrionaria.
  • Cuando existen abortos de repetición.
  • Cuando la mujer tiene edad materna avanzada (se recomienda a mujeres de más de 38-40 años).
  • Si hay antecedentes de un embarazo aneuploide (número incorrecto de cromosomas).
  • En casos concretos de esterilidad masculina, cuando se requiere la obtención de espermatozoides del epidídimo o del testículo, por ejemplo.

En palabras del Dr. Miguel Dolz, en referencia a la indicación de hacer un DGP en casos de abortos de repetición:

Si sospechamos que la causa del aborto es cromosómico, el DGP es la herramienta fundamental para valorar genéticamente a los embriones.

Si quieres conocer en detalle las indicaciones y enfermedades genéticas que pueden detectarse mediante el DGP, puedes seguir leyendo aquí: Indicaciones del DGP.

Procedimiento

Para poder hacer un DGP a los embriones, es necesario que la pareja o mujer se encuentre en un tratamiento de FIV. Por tanto, el primer paso es hacer una estimulación ovárica que permita obtener un número elevado de óvulos para fecundar.

Tras la punción ovárica, se procede a fecundar los óvulos mediante la técnica de ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides) para la obtención de embriones.

El DGP puede hacerse tanto en embriones de 3 días en cultivo como en blastocistos de 5 días. En este último caso, es posible extraer un mayor número de células del trofoectodermo para hacer el estudio genético.

Los pasos para hacer el DGP en cada uno de los embriones son los siguientes:

  1. Biopsia embrionaria: se hace un agujero mediante un láser o sustancias químicas en la zona pelúcida del embrión para extraer una o dos células, si el embrión tiene 3 días, o varias células del trofoectodermo en el caso de los blastocistos.
  2. Tubing o entubado: las células extraídas se colocan en un tubo con mucha delicadeza. Posteriormente, se extraerá el material genético que contiene cada célula en su interior.
  3. Análisis del ADN extraído: existen varias técnicas como el FISH, el array de CGH, la PCR o la secuenciación.
  4. Valoración de resultados: se identifican los embriones genéticamente sanos y aquellos que presentan alteraciones en su material genético, los cuales serán descartados.

Por último, se valora la calidad de los embriones que sí son genéticamente viables para transferirlos al útero materno. Por otra parte, los embriones sobrantes se vitrificarán para futuros intentos.

Si quieres saber más sobre los pasos de este proceso, puedes acceder a este artículo: Procedimiento del DGP.

Pros y contras

El DGP aplicado a la prevención de enfermedades hereditarias graves presenta un claro beneficio, pues evita que la pareja tenga que tomar la decisión de interrumpir o no el embarazo por llevar un bebé enfermo.

Por otra parte, el DGP para tratar la infertilidad y aumentar las tasas de éxito sí que da lugar a debate entre defensores y detractores de la técnica por las consideraciones éticas que implica.

A continuación, vamos a comentar las ventajas e desventajas del DGP, así como algunos aspectos éticos y legales.

Beneficios del DGP

Las personas que deciden hacer un DGP durante la búsqueda del embarazo pueden lograr los siguientes beneficios:

Mejor selección embrionaria
evidentemente, el objetivo principal del DGP es detectar los embriones genéticamente sanos. Por tanto, ya directamente se pueden descartar aquellos con mutaciones o aneuploidias que, sin este análisis genético, podrían confundirse y transferirse a la madre, lo cual daría lugar a un fallo de implantación, aborto o nacimiento de niño enfermo.
Menor riesgo de abortos
algunas alteraciones cromosómicas permiten que el embrión implante, pero después de varias semanas de desarrollo acaban en un aborto espontáneo al no tener la dotación genética correcta.
Mayor tasa de embarazo
ya que se evitan los embriones que dan lugar a fallos de implantación repetidos.
Menor número de tratamientos de FIV
el DGP permite "acertar" en la selección del embrión con mayor capacidad de implantación y que puede dar lugar a un bebé sano. Por tanto, el número de transferencias fallidas se reduce, al igual que el tiempo para conseguir un embarazo.
Mayor tranquilidad de los pacientes
el DGP consigue eliminar la incertidumbre de si el embrión será bueno o no. Además, una vez conseguido el positivo, la mujer también se siente más relajada al saber que el embrión es viable y el riesgo de aborto mucho menor.

Según nos comenta el Dr. Gorka Barrenetxea:

Merece la pena descartar aquellos embriones que no van a ser compatibles con un desarrollo adecuado y transferir sólo aquellos que tienen posibilidades reales.

Inconvenientes del DGP

La aplicación del DGP también tiene, como el resto de técnicas de reproducción asistida, algunos inconvenientes:

Manipulación del embrión
la biopsia embrionaria es un procedimiento invasivo que implica hacer un agujero en la zona pelúcida y, además, que éste pase más tiempo fuera del incubador. Algunos embriones no soportan este proceso y detienen su desarrollo.
Cancelación del ciclo
el DGP implica tener que descartar varios embriones por el resultado anómalo. Si la pareja no disponía de muchos embriones después de la fecundación, el riesgo de tener que cancelar la transferencia es mayor.
Mosaicismo
algunos embriones presentan mezcla de células normales y células alteradas. Por tanto, cuando solamente se biopsia una célula del embrión, es posible que se tome como sano un embrión mosaico no viable, o viceversa.

En cuanto a los riesgos de la biopsia embrionaria, el Dr. Antonio Alcaide, embriólogo especialista en DGP, nos indica lo siguiente:

La biopsia embrionaria no afecta mucho al desarrollo del embrión, pero algo sí, ya que estamos haciendo una micromanipulación del embrión. Tenemos que hacerle un agujerito, sacar una célula, etc.

El resto de inconvenientes del DGP tienen que ver con aspectos éticos y morales, de los que hablaremos en el siguiente apartado.

Controversia ética del DGP

Algunas personas, por su creencia o religión, consideran que la vida empieza en el mismo momento de la fecundación. Por tanto, no están a favor de descartar embriones que podrían dar lugar a una vida, al igual que las personas que están en contra del aborto.

Por otra parte, tampoco consideran ético rechazar embriones que podrían dar lugar a niños con síndrome de Down, síndrome de Turner u otras enfermedades genéticas.

Estas son algunas de las cuestiones éticas y morales que entran en debate sobre el DGP y su aplicación:

  • ¿Es ético seleccionar los embriones sanos y descartar los que porten una enfermedad?
  • ¿Es ético seleccionar un embrión a fin de que cuando nazca pueda ayudar a curar alguna enfermedad de un familiar?
  • ¿Es ético elegir el sexo del embrión o sus características físicas?
  • ¿Las parejas sometidas a técnicas de FIV tienen derecho a conocer el genoma de sus embriones?
  • ¿Es ético el DGP para enfermedades de aparición tardía?
  • ¿Dónde está el límite en la selección genética de los embriones?

Precisamente por la controversia que genera, esta técnica reproductiva no está legalizada en muchos países y, si la ley la permite, generalmente se contemplan ciertas restricciones.

Aspectos legales del DGP

Gracias a la pionera Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, el diagnóstico genético preimplantacional es una técnica permitida en España. No obstante, para su aplicación es necesario que se cumplan algunos requisitos:

  • En el caso de las enfermedades genéticas hereditarias, éstas deben ser consideradas como graves, de aparición temprana y sin ningún tratamiento curativo postnatal.
  • En cuanto al resto de alteraciones cromosómicas, el DGP puede aplicarse para evitar la transferencia de embriones con viabilidad comprometida.
  • Por último, el DGP puede utilizarse como método terapéutico para curar a un hijo enfermo (bebé medicamento), seleccionando los antígenos HLA de la futura descendencia. Esta práctica requiere una autorización expresa de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida (CNRHA).

La legalización del DGP en España ha permitido que nuestro país sea uno de los destinos principales para el llamado turismo reproductivo. Cabe destacar que el uso del DGP está muy restringido en países como Italia o Alemania.

Puedes seguir leyendo sobre este tema en el siguiente artículo: Turismo reproductivo para conseguir el embarazo.

Precio

El diagnóstico genético preimplantacional supone una complejidad añadida al proceso habitual de la fecundación in vitro, por lo que el coste económico es superior.

En general, el coste del DGP puede suponer unos 3.000-4.000€ adicionales al procedimiento de FIV-ICSI. Este precio dependerá de si se analizan únicamente los cromosomas básicos mediante FISH, los básicos con alguno adicional o todos los cromosomas.

Además, en el precio del DGP también influyen otros factores como la edad de la mujer, la técnica utilizada para el análisis, etc.

Para realizar un DGP, es necesario llevar a cabo una fecundación in vitro (FIV) como tratamiento base. Si estás buscando una clínica donde iniciarlo, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado, con información detallada de las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Normalmente, los centros de reproducción asistida suelen desglosar los precios para que los pacientes puedan ver cuánto cuesta cada parte del tratamiento completo, además de la biopsia embrionaria y los estudios genéticos habituales.

Cabe destacar que el precio final de un ciclo de FIV con DGP también depende de cada clínica de fertilidad y de cada caso en particular. No obstante, para hacerse una idea de los precios, el presupuesto se suele situar entre los 8.000€-9.000€.

Preguntas de los usuarios

¿Cuándo se recomienda hacer el DGP?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Respuesta por Crea Centro Médico de Reproducción Asistida

La técnica de DGP está indicada en los siguientes casos:

  • Parejas portadoras de una enfermedad genética, como por ejemplo fibrosis quística u osteogénesis imperfecta
  • Alteraciones en el cariotipo de alguno de los miembros de la pareja
  • Varones con FISH en espermatozoides alterado o factor masculino severo
  • Fallos de implantación en FIV
  • Edad materna avanzada
  • Abortos de repetición

En el caso de parejas portadoras de una alteración genética o enfermedad monogénica, se necesita hacer un estudio previo al DGP para localizar la mutación y poder buscarla en las células del embrión que se analice.

¿Cuál es el presente y el futuro del DGP?

Por Julio Martín (experto en diagnóstico clínico).

En la actualidad, el DGP se ha convertido en una parte intrínseca de la medicina reproductiva y se suma a las opciones preventivas que se les ofrece a parejas con antecedentes personales o familiares de enfermedades hereditarias graves. También es útil como herramienta de mejora de las opciones reproductivas en grupos específicos de parejas con subfertilidad o riesgo incrementado para tener embriones con alteraciones cromosómicas.

El futuro del DGP busca integrar los nuevos conocimientos y desarrollos en metodologías de alto rendimiento genético, como las plataformas de ultrasecuenciación de nueva generación, junto con los avances en técnicas de reproducción asistida (TRA) para conseguir mejorar las opciones reproductivas de todas las parejas que acuden a las clínicas de reproducción asistida.

¿Hasta qué punto es importante la aplicación del DGP en mujeres que deciden ser madres en edad avanzada?

Por Julio Martín (experto en diagnóstico clínico).

Desde punto de vista reproductivo, si fijamos como edad materna avanzada mujeres que buscan gestación a partir de 40-41 años, los datos clínicos son claros y revelan que los óvulos de estas mujeres presentan riesgo aumentado de alteraciones cromosómicas, especialmente trisomías como la del cromosoma 21 o Síndrome de Down.

Los datos clínicos de los principales grupos médicos que aplican el DGP muestran que su uso para este grupo de mujeres favorece la tasa de gestación y disminuye la tasa de aborto.

¿Por qué el DGP está indicado para mujeres de 40 años o más?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los óvulos de estas mujeres ya no son de buena calidad y tienen un mayor riesgo de presentar alteraciones cromosómicas. Por lo tanto, hacer un DGP puede aumentar la tasa de embarazo, disminuir la tasa de aborto y evitar que el bebé tenga una enfermedad genética como el síndrome de Down.

¿El DGP permite elegir el sexo del bebé?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, puesto que se analizan los cromosomas sexuales en busca de alguna alteración, es posible saber si el embrión es de sexo masculino o femenino. Esto es de gran utilidad en caso de que la pareja presente alguna enfermedad genética ligada al sexo, ya que se podrían elegir para la transferencia solamente aquellos embriones de uno de los sexos, aquellos que sean sanos.

En España, la legislación vigente solo permite seleccionar el sexo del bebé si es para evitar el desarrollo de alguna enfermedad grave, pero no para elegir el sexo del bebé por el deseo de sus padres.

Puedes seguir leyendo sobre esto aquí: ¿Cuáles son los métodos para la selección de sexo en el bebé?

¿Se puede hacer un DGP en la Seguridad Social?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, el DGP puede hacerse por la Seguridad Social, aunque en algunos centros públicos no disponen de los medios adecuados y tienen que derivar a sus pacientes a otro centro, ya sea un centro público de la misma Comunidad Autónoma u otra diferente, o a un centro privado.

¿Cuántos embriones hay que tener para hacer un DGP?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No hay un número mínimo de embriones para poder hacer un DGP. Sin embargo, al tratarse de una técnica de coste elevado, es recomendable que los pacientes que obtengan pocos embriones después de una FIV hagan más ciclos de acumulación de embriones (generalmente 5 o más) antes de hacer el estudio genético.

¿El DGP tiene algún riesgo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al hacer un DGP, existe el riesgo de que algún embrión no sobreviva a la biopsia embrionaria y, por tanto, no sea posible transferirlo aunque esté genéticamente sano.

Asimismo, también es posible que el resultado del estudio genético muestre que todos los embriones están alterados, por lo que no se podría hacer ninguna transferencia. En este caso, habría que considerar hacer un nuevo ciclo de FIV-ICSI con DGP u optar directamente por hacer una ovodonación.

¿La biopsia embrionaria puede provocar alguna anomalía en el embrión?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Puesto que se trata de un momento muy temprano del desarrollo embrionario, el embrión compensará la ausencia de la célula extraída y seguirá multiplicándose de manera natural. Por tanto, realizar el DGP al embrión no supone ninguna alteración en su dotación genética.

No obstante, esta técnica supone la manipulación del embrión, lo cual puede afectar a su capacidad de evolución. Esta es la razón por la que generalmente se recomienda hacer el DGP solo en los casos necesarios y no de forma generalizada.

¿Hay alguna alternativa al DGP para evitar alteraciones genéticas?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En caso de no realizar un diagnóstico genético preimplantacional, la opción sería hacer un diagnóstico genético prenatal mediante amniocentesis o biopsia de vellosidades coriónicas. El problema que presenta este tipo de diagnóstico es que, al haberse logrado ya el embarazo, en caso de no querer continuar con él por encontrarse una enfermedad genética, habría que interrumpir el embarazo voluntariamente.

Adicionalmente, los padres pueden decidir no utilizar sus óvulos y/o espermatozoides para evitar transmitir alteraciones genéticas a la descendencia. En este caso, se utilizarían gametos de donante, óvulos y/o espermatozoides.

Lectura recomendada

Como hemos dicho, el DGP es una técnica complementaria que se lleva a cabo en el transcurso de una fecundación in vitro. Si quieres saber en qué consiste este tratamiento, puedes entrar en el siguiente post: ¿Qué es la FIV?

Para conocer información más detallada sobre los resultados del DGP y la probabilidad de éxito, puedes seguir leyendo en el siguiente artículo: Probabilidad de embarazo con el DGP.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Bick, D.P. y Lau, E.C. (2006). Diagnóstico genético preimplantacional. Pediatr. Clin. N. Am., 53: 559 – 577.

Buster, J.E. and Carson, S.A. (1989) Genetic diagnosis of the preimplantation embryo. Am. J. Med. Genet., 34, 211–216.

Carson, S.A. and Buster, J.E. (1994) Biopsy of gametes and preimplantation embryos in genetic diagnosis. Semin. Reprod. Endocrinol., 12, 184–195.

Delhanty, J.D.A. (1994) Preimplantation diagnosis. Prenat. Diagn., 14, 1217–1227.

Delhanty, J.D.A. and Handyside, A.H. (1995) The origin of genetic defects in the human and their detection in the preimplantation embryo. Hum. Reprod. Update, 1, 201–215.

Dokras, A., Sargent, I.L., Ross, C. et al. (1990) Trophectoderm biopsy in human blastocysts. Hum. Reprod., 5, 821–825.

Egozcue, J. (1996) Preimplantation diagnosis in older patients. To biopsy or not to biopsy? Of course not. Hum. Reprod., 11, 2077–2078.

Findlay, I. (2000). Pre-implantation genetic diagnosis. British Medical Bulletin, 56 (No 3) 672-690.

Florensa, M. (2011). Diagnóstico genético preimplantacional para enfermedades de aparición tardía. Rev. Asoc. Est. Biol. Rep., Vol. 16, Nº 1, pág. 45-46.

Gleicher, N., Kushnir, V.A. & Barad, D.H. (2014). Preimplantation genetic screening (PGS) still in search of a clinical application: a systematic review. Reproductive Biology and Endocrinology, 12:22.

Grifo, J.A., Tang, Y.X., Cohen, J. et al. (1992) Pregnancy after embryo biopsy and co-amplification of DNA from X and Y chromosomes. J. Am. Med. Assoc., 268, 727–729.

Grifo, J.A., Tang, Y.X., Munné, S. et al. (1994) Healthy deliveries from biopsied human embryos. Hum. Reprod., 9, 912–916.

Handyside, A.H., Lesko, J.G., Jarin, J.J. et al. (1992) Birth of a normal girl after in vitro fertilization and preimplantation diagnostic testing for cystic fibrosis. N. Engl. J. Med., 327, 905–909.

Hardy, K., Martin, K.L., Leese, H.J. et al. (1990) Human preimplantation development in vitro is not adversely affected by biopsy at the 8-cell stage. Hum. Reprod., 5, 708–714.

Harper, J.C. (1996) Preimplantation diagnosis of inherited diseases by embryo biopsy: an update of the world figures. J. Assist. Reprod. Genet., 11, 132–143.

Harper, J.C. and Handyside, A.H. (1994) The current status of preimplantation diagnosis. Curr. Obstet. Gynecol., 4, 143–149.

Lissens, W. and Sermon, K. (1997) Preimplantation genetic diagnosis: current status and new developments. Hum. Reprod., 12, 1756–1761.

Mastenbroek S, Twisk M, van Echten-Arends J, Sikkema-Raddatz B, Korevaar JC, Verhoeve HR, Vogel NE, Arts EG, de Vries JW, Bossuyt PM et al. (2007). In vitro fertilization with preimplantation genetic screening. N Engl J Med; 357: 9– 17.

Moreno, J.M. (2007). Biopsia embrionaria. Aspectos técnicos. ASEBIR, 12: 17-21.

Rodrigo, L.; Rubio, C.; Mateu, E. y Buendía, P., 2014. Capítulo 14: El laboratorio de diagnóstico genético preimplantacional. Instituto Universitario IVI Valencia. Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida. 9ª Edición (2014-2016). 1213-1277

Preguntas de los usuarios: '¿Cuándo se recomienda hacer el DGP?', '¿Cuál es el presente y el futuro del DGP?', '¿Hasta qué punto es importante la aplicación del DGP en mujeres que deciden ser madres en edad avanzada?', '¿Por qué el DGP está indicado para mujeres de 40 años o más?', '¿El DGP permite elegir el sexo del bebé?', '¿Se puede hacer un DGP en la Seguridad Social?', '¿Cuántos embriones hay que tener para hacer un DGP?', '¿El DGP tiene algún riesgo?', '¿La biopsia embrionaria puede provocar alguna anomalía en el embrión?' y '¿Hay alguna alternativa al DGP para evitar alteraciones genéticas?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dr. Antonio Alcaide Raya
Dr. Antonio Alcaide Raya
Embriólogo Senior
Licenciado en Biología y Experto en Genética Médica. Máster en Biología y Embriología del Desarrollo por la Universidad de Valencia (UV). Miembro de la junta directiva de ASEBIR y director de laboratorio en ReproFiv. Más sobre Dr. Antonio Alcaide Raya
Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Doctorado en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Especialista en Ginecología y Obstetricia (MIR). Tiene más de 30 años de experiencia y ejerce como profesor titular de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. Es también profesor en el Máster de Fertillidad Humana de la Universidad Complutense de Madrid. Vicepresidente de la SEF. Más sobre Dr. Gorka Barrenetxea Ziarrusta
Número de colegiado: 484806591
 Julio Martín
Julio Martín
Experto en diagnóstico clínico
Experto en desarrollo clínico y laboratorio de genérica. Desarrollo de nuevas pruebas y análisis de desórdenes genéticos de un gen único. Director de laboratorio en IVIOMICS y, actualmente, desarrolla su labor en el laboratorio de IGENOMIX. Más sobre Julio Martín
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Dr. Miguel Dolz Arroyo
Ginecólogo
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia en 1988 y doctorado en Medicina en 1995, con especialidad en Obstetricia y Ginecología. Es experto en Medicina Reproductiva, con más de 20 años de experiencia en el sector, y actualmente es el director médico y fundador de FIV Valencia. Más sobre Dr. Miguel Dolz Arroyo
Número de colegiado: 464614458
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.