El aborto espontáneo: síntomas, causas y consecuencias

Última actualización: 18/10/2016

El aborto espontáneo, también conocido como aborto natural o aborto involuntario, es la pérdida involuntaria del embrión antes de la semana 20 de embarazo o la pérdida de un feto con un peso inferior a los 500 gramos.

Si la pérdida gestacional se produce en etapas posteriores, no se considera un aborto, sino un parto prematuro, aunque también puede terminar con la muerte del feto.

¿Qué es el aborto espontáneo?

El aborto espontáneo es la interrupción involuntaria de la gestación por la pérdida del feto.

Según las estadísticas, los abortos espontáneos se producen en el primer trimestre de embarazo y, en muchas ocasiones, la mujer ni siquiera era consciente de que se encontraba en estado de gestación.

El aborto puede derivar en serias consecuencias no solo para la salud física de la mujer, sino también a nivel psicológico, pues se trata de una situación dramática para quienes desean ser padres.

La recuperación de una mujer que ha sufrido un aborto puede tener una duración de varias semanas.

La mayoría de mujeres que se han visto en esta situación tiene la menstruación entre cuatro y seis semanas después de haberse producido el aborto espontáneo.

Lo realmente difícil en estos casos es recuperar un estado anímico estable y conseguir no entrar en depresión. Supone un duro golpe para la futura mamá, no solo por las emociones, sino también por los bruscos cambios hormonales a los que se ve sometida en un período de tiempo delimitado.

No hay que tener miedo ni vergüenza a la hora de pedir ayuda. Existen grupos de apoyo y terapias de pareja especializadas para este tipo de situaciones.

Tipos de aborto

Podemos distinguir diferentes tipos de aborto natural en función de los siguientes factores:

Esporádico vs. recurrente
si ocurre de forma puntual o si se produce con mayor frecuencia.
Clínico vs. subclínico
si ocurre en estadios avanzados o si ocurre de forma muy temprana, es decir, cerca del momento de la implantación.
Anembrionado o huevo huero vs. embrionado
si no apreciamos todavía el saco embrionario o si, por el contrario, se observa embrión pero éste detiene su desarrollo.
Completo vs. incompleto
si se pierde todo el contenido uterino tras la muerte fetal o si, por el contrario, quedan restos fetales en el útero.

Si quieres conocer más información sobre los tipos de aborto, te recomiendo leer este artículo: Tipos de aborto.

Causas del aborto espontáneo

Entre las causas que pueden llevar a la pérdida fetal, encontramos aquellas relacionadas con el feto y las que atañen a la futura madre. Las comentamos a continuación:

Causas fetales
los fallos cromosómicos en el feto son una de las principales causas por las que el desarrollo embrionario puede detenerse.
Causas maternas
las alteraciones en la cavidad uterina, las infecciones y algunas enfermedades autoinmunes o endocrinas son también razón de pérdida fetal.

Las complicaciones propias del embarazo pueden terminar en un aborto espontáneo. Sin embargo, lo cierto es que la gravedad de estas complicaciones aumenta cuando existen ciertos factores de riesgo como los que detallamos a continuación:

  • Una dieta incorrecta o insuficiente. La alimentación es un factor que se debe cuidar mucho durante el embarazo.
  • Cuando la futura mamá es fumadora.
  • Si existe algún tipo de desequilibrio hormonal.
  • Padecer algún tipo de infección de transmisión sexual.
  • Problemas de salud, como por ejemplo enfermedades cardíacas congénitas, enfermedades renales, diabetes o enfermedades del tiroides.
  • Tener una fiebre alta.
  • Tener un DIU colocado en el momento en que tuvo lugar la concepción.
  • Malformaciones del útero.

Puedes obtener información detallada sobre este aspecto en el siguiente enlace: Las causas del aborto.

Síntomas de amenaza de aborto

Aunque una mujer puede tener ciertos síntomas o signos de aborto, no siempre se va a producir la pérdida gestacional. La amenaza de aborto es simplemente un aviso de que esta posibilidad existe.

Estos son los síntomas que pueden hacer sospechar un inminente aborto:

  • Sangrado vaginal abundante
  • Aparición de dolores desconocidos o molestias poco comunes de intensidad medio-alta
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Debilidad

Cuando una mujer presenta cualquier señal de amenaza de aborto, debe contactar de inmediato con especialistas para poder poner solución a tiempo y que la amenaza no se convierta en un aborto.

Tratamiento

En caso de amenaza de aborto, lo más indicado es el reposo en cama y sedantes uterinos. También en algunos casos se da progesterona, aunque algunos estudios científicos no acaban de ponerse de acuerdo sobre su eficiencia.

Si se produce definitivamente el aborto, generalmente no es necesario ningún tratamiento específico. Simplemente, el feto es expulsado a modo de pérdida de sangre. Si esto no sucede, se procede a la evacuación por medio de un curetaje o legrado.

El legrado se lleva a cabo con anestesia, dilatando el cuello del útero y extrayendo los restos de tejido que hayan podido quedar retenidos. Puedes obtener más información aquí: ¿Qué es el legrado uterino?

También existen casos en los que se prescriben medicamentos, como el Misoprostol para provocar contracciones uterinas, las cuales ayudarán a eliminar los restos abortados. La desventaja de esto son los efectos secundarios:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Sangrado vaginal

El material expulsado espontáneamente o por el raspado de la cavidad uterina se envía al laboratorio para ser estudiado, intentar diagnosticar la causa del aborto y evitar que vuelva a ocurrir.

Si estás pensando en acudir a una clínica de reproducción asistida, recuerda que en la Sección de Descuentos puedes encontrar todos los tratamientos a un mejor precio en clínicas de máxima calidad.

Además, la primera visita es gratuita para que puedas ir a informarte sin compromiso.

Prevención del aborto espontáneo

Las recomendaciones para prevenir un aborto natural o espontáneo parten de la base de respetar los cuidados propios de una mujer embarazada. Más arriba hemos comentado los factores de riesgo que más influyen, por lo que, si se busca evitar el aborto, debemos evitar también esos riesgos en la medida de lo posible.

Si el embarazo va a ser premeditado, se aconseja tratar posibles enfermedades o problemas de salud que estén relacionadas con el aborto o que puedan ser un factor de riesgo.

La hipertensión, la obesidad o la diabetes sin el control médico adecuado pueden incrementar la probabilidad de padecer un aborto espontáneo. También es importante analizar si la madre ha padecido alguna infección como la toxoplasmosis o la rubeola, las cuales pueden causar alteraciones fetales que lleven a la pérdida gestacional.

Otras enfermedades que se deben tener en cuenta cuando se busca el embarazo, por su posible relación con el aborto, son las anomalías uterinas o las enfermedades inmunológicas.

También es fundamental llevar una vida sana, con una dieta equilibrada, evitando los excesos y haciendo ejercicio moderado. Además, se debe acudir a todas las revisiones gestacionales marcadas por el ginecólogo y seguir con disciplina sus indicaciones.

Preguntas de los usuarios

¿Qué es un aborto diferido?

Se habla de aborto diferido o aborto retenido cuando la mujer, a pesar de que el embrión ya ha detenido su desarrollo, no logra expulsar el saco gestacional hasta pasadas unas semanas o incluso meses.

¿Es necesario hacer un legrado en caso de aborto incompleto?

Sí, generalmente se recomienda hacer un lavado de los restos abortivos si estos no han sido completamente expulsados. El legrado permite eliminar los restos de tejido fetal que hayan podido quedar y evitar así posibles infecciones.

¿Cuánto tiempo después del aborto tengo que esperar para volver a intentar el embarazo?

Aunque la OMS recomienda esperar unos seis meses para buscar de nuevo el embarazo, existen numerosos estudios que indican que cuanto antes se vuelva a gestar, menores serán las probabilidades de sufrir un nuevo aborto u otras complicaciones gestacionales.

Las recomendaciones de la OMS se basan fundamentalmente en aspectos emocionales, pues el aborto es un duro trauma y es conveniente haber superado este duelo y estar preparado para afrontar el nuevo embarazo con ilusión. Por su parte, los estudios que indican que no es necesario esperar para concebir de nuevo tras el aborto se basan en aspectos fisiológicos del cuerpo femenino.

En cualquier caso, es importante consultarlo con el médico. Muchos especialistas recomiendan esperar una media de dos menstruaciones para volver a intentarlo. Sin embargo, esto depende mucho del tipo de aborto espontáneo que haya ocurrido y de las consecuencias del mismo tanto a nivel físico como emocional.

¿Qué es un aborto séptico?

Hablamos de aborto séptico o infectado cuando el revestimiento del útero o cualquier producto restante de la concepción resultan infectados. Puede ocurrir si partes del tejido fetal o placentario permanecen en el útero después de un aborto incompleto.

Autores y colaboradores

Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica.
Embrióloga especialista en Medicina Reproductiva. Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica.

1226 comentarios

Para ver los comentarios, pulsa el botón "Ver comentarios", o si quieres añadir un comentario, pulsa el de botón "Añadir un comentario".
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies