Causas del aborto espontáneo

Por (embrióloga).
Actualizado el 29/11/2011

Son muchos los que se preguntan cuáles son las principales causas por las que se produce un aborto espontáneo, para ello es importante definir bien el concepto y entenderlo.

Se considera aborto espontáneo la pérdida de la gestación antes de que el feto esté en condiciones de sobrevivir con garantías fuera del útero materno. Entre un 8% y un 15% de los embarazos que se detectan terminan de esta manera, aunque un número importante y difícilmente valorable pasen desapercibidos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

No se conocen bien las causas que provocan los abortos espontáneos. Sin embargo, la mayoría de ellos ocurre cuando un embarazo no se está desarrollando normalmente y, por lo general, no hay nada que la mujer o su médico puedan hacer para impedirlo. Entre las causas más frecuentes podemos encontrar causas genéticas, inmunológicas, anatómicas y endocrinas.

Causas Genéticas

Las anomalías cromosómicas en el feto son muy frecuentes por lo que más del 50% de los abortos espontáneos que tienen lugar durante el primer trimestre de embarazo se originan por problemas cromosómicos del feto.

Los cromosomas son las estructuras celulares diminutas con forma de filamento donde se encuentran nuestros genes. Cada persona tiene 23 pares de cromosomas, o 46 en total. Un cromosoma de cada par proviene del padre y el otro de la madre. La mayoría de estas anomalías cromosómicas son el resultado de un óvulo o espermatozoide defectuoso que tiene cromosomas de más o de menos. El embrión resultante tiene una cantidad incorrecta de cromosomas, lo que suele llevar a un aborto espontáneo.

Las anomalías cromosómicas se vuelven más comunes a medida que aumenta la edad, igual que el riesgo de aborto espontáneo. La mayoría son numéricas, fundamentalmente trisomías y, en menor grado, triploidías. Este tipo de alteraciones suelen provocar huevos hueros y abortos muy precoces antes de la octava semana de embarazo. La mayoría de los abortos precoces (60%) son de causa genética. Normalmente, si una mujer experimenta un segundo aborto consecutivo su análisis genético o cariotipo suele guardar relación con el cariotipo del primer aborto.

Causas inmunológicas

Son la causas más frecuentes de abortos de repetición. En la mayoría de los casos se trata de una incompatibilidad de la madre y el embrión por semejanzas inmunológicas entre la pareja, que provocan un rechazo por parte de la madre. También puede suceder que la madre genere anticuerpos contra su propio organismo y cause trombosis u oclusiones vasculares placentarias que pueden conducir a abortos espontáneos. Este tipo de factores suelen provocar gestaciones detenidas o muertes fetales tardías.

Causas anatómicas

Las más frecuentes son las anomalías congénitas del útero y la incompetencia cervical. La primera tiene que ver con los problemas que se acarrean desde el nacimiento como el útero tabicado o el denominado "útero doble". La segunda se produce cuando el orificio interno del cuello uterino está dilatado e impide retener el embrión. La incompetencia cervical es la causa más frecuente y la de mejor pronóstico: con una radiografía uterina puede conocerse el estado del cuello y las precauciones a tomar durante el embarazo.

Causas fisiológicas o endocrinas

Están relacionadas con la llamada insuficiencia de progesterona o insuficiencia del cuerpo lúteo. El mantenimiento de la gestación inicial, hasta las 8-9 semanas, depende de la producción adecuada de progesterona por el cuerpo lúteo de forma que si se produce una disminución de esta hormona se puede producir una inhibición del correcto anidamiento del embrión. En este grupo podemos incluir aquellos abortos que se producen por una diabetes mal controlada, por alguna alteración tiroidea o por padecer síndrome de ovario poliquístico

Infecciones

Pueden ser causa de aborto esporádico las infecciones agudas por citomegalovirus, chlamydias, micoplasmas, etc. o las infecciones específicas por ejemplo por sífilis, listeriosis, etc. El uso de dispositivos intrauterinos como método anticonceptivo, en muchos casos puede provocar infecciones uterinas difíciles de controlar.

Además de estos factores clínicos el riesgo de sufrir un aborto espontáneo está también influenciado por el estilo de vida de la madre. Así, las mujeres que beben alcohol, fuman o consumen drogas pueden correr un riesgo mayor de tener un aborto espontáneo. También el sobrepeso afecta negativamente.

Es por ello por lo que se considera importante que la mujer se cuide desde el momento en que tiene intención de quedarse embarazada y así muchos de los problemas, incluso en la calidad de su óvulo, quedarán reducidos. Es importante también que la pareja, que aporta la mitad de la carga genética, también se cuide antes del embarazo, evitando tabaco, drogas o alcohol.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Neus Ferrando
Neus Ferrando
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad de Valencia (UV). Postgrado en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UHM) con experiencia como responsable de laboratorio de Embriología y Andrología en el Centro Médico Manzanera. Más sobre Neus Ferrando

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.