Por Zaira Salvador (embrióloga), Andrea Rodrigo (embrióloga), Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo) y Dr. Toño Lara González (ginecólogo).
Actualizado el 05/10/2018

El estilo de vida actual puede afectar negativamente a la fertilidad tanto de hombres como de mujeres e incluso ser una causa de esterilidad.

Por ello, es muy importante adoptar hábitos saludables en el momento de buscar un embarazo. No solo porque ayudará a la concepción, sino también porque contribuirá al correcto desarrollo embrionario y a la salud del bebé.

Los tres factores de riesgo más importantes relacionados con el estilo de vida que afectan a la fertilidad son:

  • Mala alimentación
  • Consumo de tabaco
  • Consumo de alcohol

Asimismo, éstos y otros factores externos también pueden tener impacto en el resultado de los tratamientos de reproducción asistida y, por ello, es muy importante tenerlos en cuenta.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Hábitos alimenticios

Las malas costumbres alimentarias y el consumo de alimentos poco saludables de forma rutinaria pueden retrasar la consecución del embarazo. De hecho, está demostrado que tanto el exceso como la falta de peso pueden influir negativamente en la fertilidad.

Por esta razón, en parejas que buscan el embarazo a través de tratamientos como la inseminación artificial (IA) o la fecundación in vitro (FIV), es muy habitual que el médico indique previamente aumentar o disminuir el peso del hombre y/o la mujer.

La obesidad

La obesidad interfiere en los mecanismos hormonales y metabólicos de la mujer, lo que puede afectar al ciclo menstrual e impedir la ovulación.

Evidentemente, sin ovulación no hay posibilidad de embarazo y la mujer sufrirá esterilidad de origen endocrino.

La tasa de embarazo en mujeres con sobrepeso (IMC>25) u obesidad puede verse reducida hasta la mitad, tanto en la concepción natural como en un tratamiento de reproducción asistida. Además, la tasa de aborto también es mayor en estas mujeres.

Este tipo de infertilidad, sin embargo, puede revertirse con la pérdida de peso. Por ello, es muy importante que las mujeres obesas se pongan en manos de un nutricionista antes de buscar el embarazo.

Además, la obesidad durante el embarazo conlleva múltiples riesgos, como la preeclampsia, diabetes gestacional, trastornos hipertensivos, parto prematuro, etc.

Por otra parte, los niños nacidos de madres obesas también tienen mayor riesgo de mortalidad perinatal, anomalías congénitas y cardiovasculares, hipertensión, intolerancia a la glucosa y desarrollo de sobrepeso.

Bajo peso

En el caso de las mujeres con bajo peso, cuyo IMC es inferior a 18, pueden sufrir alteraciones de la menstruación debido a la falta de grasa.

Normalmente, estas mujeres tienen un retraso en la llegada de la primera regla, llamada menarquia, y falta de menstruación durante periodos prolongados.

Si te interesa obtener más información sobre este tema, puedes seguir leyendo aquí: IMC y búsqueda del embarazo.

El tabaco

Los efectos nocivos del tabaco en la salud en general son más que evidentes. Aparte de que puede provocar enfermedades pulmonares y cardiovasculares, el tabaco es un agente potencialmente dañino tanto para el aparato reproductor masculino como femenino.

Fumar dobla el riesgo de sufrir infertilidad porque afecta directamente a la gametogénesis, es decir, la formación de los óvulos y los espermatozoides.

Los hombres fumadores tienen una calidad seminal más baja y, además, el tabaco provoca daños en el ADN de los espermatozoides.

En cuanto a las mujeres, el tabaco puede afectar a la reserva ovárica y la calidad ovocitaria. Asimismo, las mujeres fumadoras tienen un riesgo mayor de sufrir embarazos ectópicos y abortos espontáneos.

Por todo ello, el tabaco disminuye la posibilidad de embarazo tanto de forma natural como durante un tratamiento de reproducción asistida.

La mayoría de los efectos negativos del tabaco que afectan a la reproducción se invierten después de un año sin fumar, así que es recomendable dejar el tabaco mucho antes de planear el embarazo, no solo en el momento de conseguirlo.

Cabe mencionar que los efectos negativos del tabaco son mucho más graves sobre el feto si la mujer decide seguir fumando en el embarazo. El bebé puede sufrir retraso en el crecimiento, parto prematuro, trastornos respiratorios, muerte fetal intrauterina y muerte neonatal temprana.

Puedes leer más sobre este tema en el siguiente artículo: ¿Qué efectos tiene en el bebé fumar durante el embarazo?

El alcohol

La ingesta de bebidas alcohólicas también es otro factor que afecta negativamente a la capacidad reproductiva de la pareja.

Entre los efectos nocivos que provoca el alcohol sobre la fertilidad, destacamos los siguientes:

  • Alteración del ciclo menstrual
  • Alteración de la maduración ovocitaria
  • Descenso de la calidad y la concentración espermática
  • Aumento de las alteraciones en la morfología espermática
  • Disminución importante de la tasa de fecundación e implantación
  • Mayor riesgo de aborto

Cabe destacar que el alcohol también está totalmente desaconsejado en el embarazo, ya que es dañino para el feto y le puede provocar defectos graves en su desarrollo, como el Síndrome del Alcoholismo Fetal (SAF).

Otros factores externos

Aunque ya hemos comentado los más importantes, existen otros factores externos relacionados con los hábitos de vida diarios que pueden causar esterilidad masculina y femenina.

Además, la combinación de varios de estos factores puede reducir aún más la capacidad reproductiva de la pareja.

El estrés

Aunque su efecto pueda ser menos evidente, los altos niveles de estrés derivados de situaciones personales o profesionales pueden ser un motivo de infertilidad.

Al hacer un seminograma, es posible detectar una bajada en la calidad seminal si el varón acaba de pasar por una larga época de estrés.

En cuanto a las mujeres, el estrés y la ansiedad que genera la frustración de no lograr el embarazo pueden influir negativamente en el éxito de los tratamientos de reproducción asistida.

De hecho, el estrés suele ser la principal causa por la que muchas parejas abandonan el proceso. Por ello, un buen apoyo psicológico es imprescindible en este tipo de tratamientos.

El café

A pesar de que no hay evidencias clínicas de que el consumo moderado de café altere la capacidad reproductiva, es aconsejable limitar su consumo a una taza de café al día en las mujeres embarazadas o que estén intentando conseguir la gestación.

La cafeína en grandes cantidades sí que puede incrementar el riesgo de aborto espontáneo.

Sustancias tóxicas

Los tóxicos que más afectan a la fertilidad son las drogas, ya que pueden causar alteraciones genéticas en los óvulos y los espermatozoides, como en el caso del LSD, o producir problemas en la espermatogénesis, como en el caso de la marihuana.

Por otra parte, los tóxicos ambientales, como los pesticidas y los metales pesados derivados de la producción industrial, también son perjudiciales para la fertilidad masculina sobre todo, ya que afectan a la correcta formación de los espermatozoides.

En el siguiente vídeo, el Dr. Toño Lara nos explica con más detalles todos estos factores que influyen en la fertilidad y en el éxito de los tratamientos de reproducción asistida.

Estilo de vida saludable

La mayoría de aspectos anteriormente comentados forman parte de nuestras rutinas diarias y muchas veces no somos conscientes de cómo pueden dañar nuestra salud.

En ocasiones, un simple cambio en los hábitos alimenticios, dejar de fumar o beber con moderación puede ayudar a restaurar la fertilidad perdida o bien acortar el tiempo de espera en conseguir un embarazo.

La dieta suele ser uno de los hábitos que más se tiende a mejorar cuando el hombre o la mujer sufre algún problema de salud reproductiva, ya que existen diversos estudios que confirman el efecto positivo de una alimentación saludable y equilibrada en la fertilidad.

La conocida dieta mediterránea, basada en vegetales, cereales, pan y aceite de oliva, es muy beneficiosa para tratar desajustes ovulatorios, mejorar el desarrollo embrionario y aumentar la tasa de gestación en los tratamientos de reproducción asistida.

Por otra parte, realizar actividad física de manera moderada nos ayuda a eliminar el estrés, controlar nuestro peso y a encontrarnos bien con nosotros mismos, mejorando nuestra autoestima.

Preguntas de los usuarios

¿En qué medida el estilo de vida (fumar, ingesta de alcohol, etc.) puede afectar a la fertilidad?

Por Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo).

Por supuesto que el estilo de vida es importante. Existen una serie de hábitos que por habituales o ya asumidos no se les da la verdadera importancia que tienen y que pueden condicionar la fertilidad de una pareja. De esta manera, la obesidad, el estrés, el tabaco, el alcohol o las drogas son factores que pueden afectar la cantidad y/o calidad de espermatozoides y ovocitos y por tanto condicionar la fertilidad, tanto natural como con tratamientos de reproducción asistida.

¿Qué tipo de cuidados son recomendables para las mujeres que se encuentran inmersas en un tratamiento de fertilidad?

Por Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo).

Podríamos decir que “vida sana”, intentando además controlar el estrés y la ansiedad que en muchos casos se dan en los tratamientos de reproducción. Quizá por su frecuencia pero antes de iniciar el tratamiento, no sólo cuando se vaya a realizar, recomendaría si no abandonar el consumo de tabaco, sí disminuirlo de forma importante, además de unos hábitos nutricionales correctos, evitando tanto la obesidad como el bajo peso, y por supuesto, abandonar el consumo de drogas y alcohol.

Respecto a la alimentación, ¿cómo influye el tipo de dieta o la obesidad en las diferentes técnicas de reproducción asistida?

Por Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo).

La obesidad va acompañada de una serie de alteraciones endocrinas y metabólicas que determinan una serie de alteraciones a nivel ginecológico (hiperandrogenismo, hiperinsulinemia, anovulación, etc). Por supuesto, en los ciclos de reproducción asistida, se relaciona con estimulaciones ováricas de mayor duración y necesidad de dosis más elevadas de gonadotrofinas. También con unos resultados peores en cuanto a mayores tasas de cancelación por baja respuesta, tasas de implantación y gestación más bajas, y mayor tasa de aborto.

¿Qué recomendaciones referentes al estilo de vida se podrían aplicar a los hombres en lo que a calidad seminal se refiere?

Por Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo).

Está claramente demostrado que el tabaco, el alcohol y las drogas afectan la calidad de los espermatozoides, así como también lo hacen la obesidad y los malos hábitos alimentarios. Una dieta pobre en antioxidantes (vitaminas E, A, C, B-12, carnitina, arginina, selenio, etc.) actúa negativamente sobre el ADN espermático. De igual manera, la carencia de folatos, esenciales en el desarrollo de las células germinales, es muy perjudicial.

¿Hasta qué punto es determinante la influencia de factores externos (contaminación, polución, detergentes, etc.) en la fertilidad?

Por Dr. Javier Domingo del Pozo (ginecólogo).

Existen diversos factores o tóxicos ambientales que sí son importantes, sobre todo para la fertilidad masculina, como la exposición directa al calor que ocurre en determinadas condiciones laborales, o la exposición a radiaciones o a algunos pesticidas, dioxinas, etc. También la sustancia química Bisphenol A (BPA), con efecto deletéreo en la fertilidad masculina, utilizada en la producción de diversos materiales de uso cotidiano (plásticos, resinas, PVC) que son difíciles de evitar. Por ejemplo, la película que recubre el interior de todas las latas y conservas alimenticias.

Lectura recomendada

Si quieres empezar a llevar una vida sana con el objetivo de buscar un embarazo, no te pierdas el siguiente post: Alimentos que favorecen la fertilidad femenina.

En cuento a los hombres, podréis encontrar algunas recomendaciones saludables en el siguiente artículo: Dieta para mejorar los espermatozoides.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Síguenos en nuestras redes

Todas las novedades sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Bibliografía

Piché ML, Babineau V, Robitaille J, Lachance É, Ruchat SM. Lifestyle-Related Factors Associated with Reproductive Health in Couples Seeking Fertility Treatments: Results of A Pilot Study. International Journal of Fertility and Sterility 2018;12(1):19-26

Naina Kumar and Amit Kant Singh. Trends of male factor infertility, an important cause of infertility: A review of literature. Journal of Human Reproductive Sciences 2015; 8(4): 191–196

De Wert G, Dondorp W, Shenfield F, Barri P, Devroey P, Diedrich K, Tarlatzis B, Provoost V, Pennings G. ESHRE Task Force on Ethics and Law 23: medically assisted reproduction in singles, lesbian and gay couples, and transsexual people. Hum Reprod. 2014; 29(9):1859-65

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y especialista en reproducción asistida con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia. Más información
Número de colegiada: 3185-CV
 Andrea  Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más información
Dr. Javier Domingo del Pozo
Licenciado en Medicina por la Universidad de Alicante con la especialista en Obstetricia y Ginecología en el H.U Materno Infantil de Canarias. Doctor en "Reproducción Humana y Patología del Aparato Reproductor Femenino" por la Universidad de Las Palmas de G.C. Actualmente, es el Director de las clínicas IVI Las Palmas e IVI Tenerife. Más información
Número de colegiado: 353504174
Dr. Toño Lara González
Doctor en Medicina con especialidad en Ginecología y Obstetricia. Coordinador de técnicas de reproducción asistida con amplia experiencia en el campo de la Medicina Reproductiva. Más información
Número de colegiado: 313102990

10 comentarios

  1. Destacado
    RitaOms

    A mi me han recomendado perder 10 kilos antes de la FIV en la Seguridad Social. ¿De verdad es necesario perder tanto? No se si voy a ser capaz de conseguirlo…

    • Zaira Salvador

      Hola RitaOms,

      En función de tu peso e IMC, será necesario perder más o menos peso. Si el médico te ha recomendado 10 kilos será porque es beneficioso en tu caso. Piensa que en la Seguridad Social son pocos los intentos que puede hacer una pareja para conseguir el embarazo y los médicos quieren asegurarse de poder aumentar las probabilidades al máximo.

      Te deseo mucha suerte.

      Un saludo

  2. Destacado
    CaRLa

    ¿Puedo comer jamón durante el embarazo o es un mito falso?

    • Zaira Salvador

      Hola CaRLa,

      La ingesta de jamón, embutidos y alimentos en crudo tiene el riesgo de contraer la toxoplasmosis en la embarazada, lo cual es muy perjudicial para el feto.

      En la primera revisión del embarazo, te harán un análisis de sangre para saber si ya has pasado la toxoplasmosis y te informarán de las cosas que puedes comer y las que no.

      Puedes leer más sobre esto aquí: ¿Qué es la toxoplasmosis?

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  3. Destacado
    mtis88

    Con un IMC de 29 puedo quedarme embarazada o tengo que ir al médico para que me haga una dieta? Con inseminación artificial habría más probabilidad?

    • Zaira Salvador

      Hola mtis88,

      Es recomendable que vayas a un nutricionista para conseguir tu peso ideal y poder quedarte embarazada con mayor facilidad.

      Por otra parte, en función de las causas de esterilidad y las condiciones de cada uno, el médico especialista en reproducción asistida indicará si es mejor realizar una inseminación artificial o una fecundación in vitro.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  1. Elena

    Hola, mi pareja y yo hemos decidido que ha llegado el momento de aumentar la familia. Nos cuidamos bastante y por suerte no tenemos ningún mal hábito. Sin embargo nos preocupa el tema de las vacunas, ¿cuáles y cuándo es necesario aplicarlas antes de quedar embarazada? Gracias.

  2. Laura García

    Yo con todo el dolor de mi corazón les digo que si buscan un bebé no fumen, porque yo perdí la preciosa oportunidad con tres procesos in vitro por tener el mal hábito del cigarro, yo fumaba una cajetilla diaria y mi doctora nunca me pregunto al iniciar mis tratamientos, yo considero que esa es la razón después de buscar mil respuestas, ya que tengo dos hijos y el problema solo radicaba en que ya estaba operada, mi esposo está bien, mis tratamientos fueron con óvulos propios y donados, ahora ya no es tiempo por mi edad y ya no tenemos los recursos para intentarlo de nuevo, espero que a alguien le sirva mi experiencia y no pase por lo mismo.

  3. alexandra

    Las mejoras a su salud física y mental pueden ser un largo camino para mejorar sus probabilidades de quedar embarazada. Crear un entorno óptimo para que un embrión crezca, comer bien, tomar los suplementos adecuados, evitar las toxinas nocivas, etc.

  4. Mary Paz

    Muy acertado el artículo, la verdad es que los malos hábitos y los vicios nunca fueron buenos para nada. El alcohol, la comida basura, el sedentarismo y el tabaco son enfermedades de la vida de hoy en día los cuales son vistos con naturalidad cuando no lo son. El tabaco es uno de los mayores males de nuestra civilización y puede que en un futuro, si no se consigue eliminar de la sociedad sea una de las causas de la “extinción” de la raza humana. Además de ser perjudicial para la madre, es, como bien describen en su su artículo, perjudicial para el futuro bebé. Muchas gracias!