Efectos del tabaco en la fertilidad

Por (embrióloga).
Actualizado el 13/12/2011

El tabaco afecta a la fertilidad de la mujer al reducir la calidad de los óvulos y de los embriones. Aquellas mujeres fumadoras sometidas a tratamientos de reproducción asistida requieren una dosis mayor de hormonas para estimular los ovarios.

En las embarazadas aumenta el riesgo de aborto, parto prematuro, gestación extrauterina y placenta previa, entre otras posibles consecuencias.

Diferentes expertos de la Clínica Ginefiv de Madrid se han solidarizado con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, alegando los efectos que este hábito puede tener, principalmente, sobre las mujeres. Mujeres que hayan o no sido madres, pero que entre sus planes sigue existiendo la posibilidad de tener más descendencia, deberían abandonar de forma inmediata este hábito.

Día Mundial Sin Tabaco

A día de hoy y con motivo de la próxima celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el personal de la Clínica Ginefiv de Madrid ha hecho unas declaraciones sobre este tema, comentando que si se deja de fumar, los aspectos negativos del tabaco asociados a los ovarios y todo su funcionamiento, puede revertirse en aproximadamente un año. A todo este ambiente hay que sumarle la edad de la paciente.

De entrada, y según afirma una de las especialistas de dicha clínica, la Dra. Victoria Verdú, fumar es muy negativo para la mujer en cualquier ámbito. Si está buscando una maternidad, su fertilidad podría verse reducida, pues la calidad ovocitaria y embrionaria son mucho peores y si además, sumamos el agravante de tener que pasar por un proceso de fecundación in vitro, con la mayor certeza, se van a tener que administrar dosis más elevadas de las hormonas con las que se estimulan los ovarios.

Lo más importante, si cabe, es que el efecto del tabaco aumenta la edad de la mujer casi en 10 años, según comenta la Dra. Verdú, y eso también va a afectar al feto dentro de la madre, pudiendo ocasionar abortos, gestaciones extrauterinas, partos prematuros e incluso placentas previas, entre otros muchos riesgos posibles.

En mujeres que no han gestado o lo han hecho pero buscan un segundo o tercer embarazo, podría adelantarse la menopausia de uno hasta cuatro años, hecho que sumado al retraso en la maternidad, es vital para poder conseguir un bebé sano en casa. Es decir, toda mujer con expectativas de ser madre debería abandonar el tabaquismo.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Laura Gil Aliaga
Laura Gil Aliaga
Embrióloga
Licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante (UA). Máster Universitario en Biología de la Reproducción Humana Asistida. Embrióloga en clínica UR Vistahermosa (Alicante) Más sobre Laura Gil Aliaga

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.