La placenta, nombre que proviene del latín “torta plana”, por su apariencia en humanos, es un órgano que se desarrolla durante el embarazo, se encuentra en el útero y se encarga de suplir las necesidades básicas del feto a través de la madre, como la respiración, la alimentación y la excreción.

La placenta previa es un problema del embarazo que se produce cuando esta crece en la parte más baja del útero, y cubre toda la abertura del cuello uterino o parte de ella.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Causas de la placenta previa

Durante el embarazo la placenta se desplaza en el útero a medida que este crece, es muy común que durante los primeros meses se encuentre en la parte baja del útero, pero conforme este avanza se va situando en la parte superior de este. En el tercer trimestre la placenta debe estar en la parte superior, para dejar libre el canal del parto. Si esto no sucede tendremos placenta previa. Existen varios tipos:

  • De inserción baja: la placenta se encuentra en el segmento inferior del útero pero no alcanza la abertura del cuello uterino.
  • Marginal: la placenta está al lado del cuello uterino pero no cubre la abertura.
  • Parcial: la placenta cubre parte de la abertura cervical.
  • Completa: la placenta cubre toda la abertura cervical.

Embarazo con placenta previia.
La placenta previa se presenta en 1 de cada 200 embarazos, y las mujeres que tienen una mayor predisposicion son aquellas que:

  • Tienen un útero con forma anormal.
  • Han tenido un embarazo con placenta previa anteriormente.
  • Están embarazadas de gemelos, mellizos o tienen un embarazo múltiple.
  • Han tenido previamente una cesárea o algún tipo de cirugía interna.
  • Fuman.

Diagnóstico placenta previa

El médico puede diagnosticar esta afección en una ecografía del embarazo. Si se detecta antes del tercer trimestre del embarazo, no hay porque alarmarse, ya que puede suceder que conforme el útero se hace grande la placenta varíe su posición.

De hecho, sólo un pequeño porcentaje de mujeres que la presentan antes de la semana 20 de embarazo, aún la tienen en esa posición cuando dan a luz. También es más probable que persista si se trata de una placenta previa completa, que marginal o parcial.

Síntomas y parto si persiste la placenta previa

Es muy común que haya sangrado vaginal, sobre todo, en el tercer trimestre del embarazo. El sangrado ocurre porque el cuello uterino comienza a dilatarse y rompe los vasos sanguíneos de la placenta y del área donde está implantada. Si la placenta está cerca del cuello del útero o cubre solo una parte, el médico te mandará reposo en cama, reducir actividades, y descansar la pelvis, lo que implica no mantener relaciones sexuales ni usar tampones.

Si los sangrados son persistentes es probable que te hospitalicen para estar más vigilada, además el aumento de sangrado puede poner en riesgo la salud de la madre y del bebé. Casi todas las mujeres con placenta previa necesitan una cesárea si la placenta cubre todo o parte del cuello uterino, un parto vaginal puede causar sangrado intenso, lo cual puede ser mortal para la madre y el niño.

Ecografía rutinaria en el embarazo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar