Parto prematuro: definción, causas y síntomas

El concepto de parto prematuro o parto pretérmino según la OMS hace referencia a aquel nacimiento que ocurre con anterioridad a la semana 37 de embarazo. Generalmente, las consecuencias y complicaciones de un parto prematuro son menores cuánto más desarrollado está el neonato, es decir, un parto prematuro de 36 semanas conlleva menos peligro para el bebé que uno que ocurra a las 34 semanas.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

¿Qué es el parto prematuro?

Un nacimiento prematuro es una complicación a nivel obstétrico y neonatal puesto que puede causar serios problemas de salud en la madre y el recién nacido. En los casos más graves, un parto prematuro extremo puede llevar a la muerte del neonato.

Dependiendo del momento del embarazo en el que se produzca, los partos prematuros se clasifican en:

  • Prematuridad extrema: nacimiento prematuro antes de la semana 28.
  • Parto prematuro severo: entre la semana 28 y 31 de gestación.
  • Prematuridad moderada: parto acaecido entre la semanas 32 y 33.
  • Parto prematuro límite o leve: a partir de la semana 34 a la 36.

Causas

Se calcula que alrededor del 5-10% de los nacimientos ocurren de forma prematura. A pesar de que en algunos casos se puede sospechar cuál es la causa que provoca un parto prematuro, en la mayoría de ocasiones la etiología exacta es bastante confusa.

Algunas de las causas más habituales relacionadas con el nacimiento de un bebé prematuro son:

  • Sobredistensión uterina: pérdida del tono muscular del útero que impide que este órgano recupere su tamaño natural.
  • Infección o inflamación uterina: ciertos componentes bacterianos pueden dañar las membranas fetales provocando su ruptura y desencadenando el parto prematuro. Un infección que afecte específicamente al útero también puede causar un parto pretérmino.
  • Hemorragia decidual: es un tipo de sangrado vaginal que puede ocurrir durante el embarazo.

Aunque una mujer no presente ninguna complicación durante el desarrollo de la gestación y siga todos los cuidados necesarios durante el embarazo, es posible que se desencadene un parto de forma prematura, pues desgraciadamente esta complicación puede presentarse de forma espontánea.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo conocidos que pueden incrementar la posibilidad de que se produzca un nacimiento pretérmino. No obstante, se considera que más de la mitad de este tipo de partos se producen en embarazos que no presentan ningún factor de riesgo identificable.

Es importante analizar los factores de riesgo en función de la naturaleza de cada uno de ellos: materna o gestacional.

Factores de riesgo maternos

Ciertas condiciones en la mujer embarazada pueden incrementar la amenaza de sufrir un parto prematuro. Algunas de ellas son:

  • Hábitos de vida poco saludables en el embarazo.
  • Obesidad o aumento excesivo de peso en el embarazo.
  • Sufrir procesos infecciosos.
  • Haber sufrido anteriormente un parto prematuro.
  • Antecedentes de cirugía en el cuello uterino o conización.
  • Hipertensión arterial.
  • Pertenecer a la raza negra o hispana.

Factores de riesgo gestacionales

Algunas condiciones durante la gestación pueden facilitar el parto prematuro, como por ejemplo:

Síntomas

Para el diagnóstico de un parto prematuro es importante que la mujer embarazada esté atenta a cualquier síntoma de alerta. Si antes de la semana 37 se experimenta alguna de estas afecciones es importante contactar con el médico:

  • Contracciones regulares de entre 15 segundos y dos minutos cada 15 minutos o menos.
  • Expulsión del tapón mucoso.
  • Aumento y/o cambios en el flujo vaginal.
  • Hemorragia vaginal.
  • Dolor abdominal.
  • Aumento en la presión de la zona pélvica.

En ciertas ocasiones, la mujer puede presentar sensación de ansiedad o intranquilidad junto con escalofríos o incluso aumento de la temperatura corporal.

En cualquier caso, es importante que el nerviosismo no se apodere de la situación y, ante cualquier síntoma sospechoso, consulte con el ginecólogo o matrona.

Pruebas diagnósticas

Cuando una mujer presenta síntomas de parto prematuro o se encuentra en amenaza de sufrirlo, existen dos pruebas médicas que se pueden realizar para confirmar el diagnóstico:

Medición del cuello uterino

El cuello uterino es un pequeño canal con forma de cilindro que conecta la cavidad uterina con la vagina. A medida que el embarazo se desarrolla se va acortando, pasando de medir una media de 25 mm, hasta “borrarse” (desaparecer) en los momentos previos al parto.

Cuando el médico sospecha que la paciente puede encontrarse en riesgo de sufrir un parto prematuro, puede proceder a medir la longitud de este canal mediante una ecografía transvaginal, la cual permite una visualización y medición más precisa de la longitud cervical.

Si la longitud del cérvix está reducida y no hay urgencia por adelantar el parto, el obstetra puede considerar la administración de progesterona vía vaginal y/o realizar un cerclaje cervical que obstruya la zona.

Detección de fibronectina fetal

La fibronectina fetal es una proteína producida por las membranas fetales que permite que éstas se adhieran a la pared uterina. Para la medición de esta proteína se realiza un frotis vaginal.

Si la prueba detecta que la cantidad de fibronectina fetal es la normal, probablemente el parto no se produzca en las dos semanas siguientes. Si por el contrario, la concentración de fibronectina es anormalmente elevada, hay riesgo de parto prematuro. No obstante, no es una prueba definitiva y es importante tener en cuenta otros factores como edad gestacional o tamaño del bebé para poder establecer un tratamiento.

Tratamiento ante un posible parto prematuro

Siempre que sea posible, la primera estrategia es retrasar el nacimiento para que el feto pueda seguir creciendo y desarrollándose de forma normal. Sin embargo, muchos partos prematuros son inevitables y son provocados para evitar peores consecuencias.

Frente a una amenaza leve de parto prematuro se aconseja el reposo absoluto de la embarazada, ya que permanecer en cama hace disminuir la presión sobre el útero y el cérvix así como la probabilidad de que existan contracciones. Es recomendable que la mujer procure mantenerse hidratada para aumentar la concentración de sangre en su organismo y que trate de reducir las situaciones o actividades estresantes

En los casos más arriesgados, donde la mujer está ingresada en el hospital, se administra suero de forma intravenosa para que esté lo mejor hidratada posible. Además, cabe la posibilidad de que el médico suministre fármacos llamados tocolíticos para frenar el trabajo de parto.

Con respecto al niño, una de las complicaciones más habituales en el nacimiento de un bebé prematuro es que sus pulmones son todavía demasiado inmaduros y pueden sufrir graves problemas respiratorios. Para evitarlo, se le administran glucocorticoides a la embarazada que estimulan la maduración y el crecimiento de los pulmones fetales. Es necesario que la gestación haya superado al menos las 24 semanas de desarrollo para poder suministrar esta medicación.

Bebés prematuros y cuidados especiales

Un nacimiento antes de tiempo puede suponer ciertos problemas de salud y desarrollo para los bebés prematuros, ya que las 8 últimas semanas de embarazo son el periodo clave durante el cual el feto experimenta su mayor crecimiento.

Como hemos mencionado anteriormente, los problemas del aparato respiratorio son los más habituales en este tipo de recién nacidos, dado que los pulmones son uno de los últimos órganos en desarrollarse. También es común que puedan presentar problemas en el sistema digestivo, renal o inmunológico, así como en la visión.

Debido a todo esto, los bebés prematuros necesitan una serie de cuidados especiales como ventilación asistida, aplicación de calor (pues por su prematuridad tienen problemas para retener el calor corporal) o recibir los alimentos por vía intravenosa, ya que no coordinan correctamente la succión, la deglución y la respiración.

Por este motivo, no es posible que un bebé prematuro reciba los cuidados de enfermería en casa, pues se necesita equipo médico y ello implica la estancia del bebé, durante un periodo más o menos prolongado, en la UCI de neonatos.

Si quieres conocer más sobre las características de los bebés prematuros, visita este enlace: Bebés prematuros.

Preguntas de los usuarios

¿Te dan la misma baja laboral cuando se produce un parto prematuro?

Generalmente sí, se concede el mismo permiso tras un parto normal o un parto prematuro. No obstante, una amenaza de parto prematuro es motivo de baja laboral por enfermedad, la cual se puede prolongar con la baja maternal.

¿Qué alimentación ha de llevar un bebé prematuro?

Según los expertos, la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos y especialmente los prematuros. Sin embargo, en el caso de los bebés prematuros, al no poder succionar correctamente, es preciso que el alimento sea introducido mediante sondas nasogástricas o estomacales. En ocasiones, debido a las secuelas de la prematuridad de su nacimiento, es necesario complementar su alimentación con hierro.

¿Qué peso tuvo el bebé prematuro más pequeño del mundo?

Existen muchos casos de bebés prematuros en el mundo que, afortunadamente, han conseguido sobrevivir. Uno de los casos más impactantes es el de una niña, Amilia Taylor, que nació en un hospital de Miami a las 22 semanas de gestación y con 280 gramos de peso.

¿Un bebé prematuro puede nacer por parto natural?

Sí, es posible que un parto que se adelanta se produzca a través del canal vaginal. Es decir, no es necesario que se practique siempre una cesárea en caso de que se trate de un parto prematuro.

6 comentarios

  1. usuario
    Carmen Lucía

    ¿Se puede producir un parto prematuro en un embarazo gemelar?

    • usuario
      Victoria Moliner

      Hola Carmen Lucía,

      si, no solo se puede producir un parto prematuro en un embarazo gemelar, sino que el hecho de que la gestación sea múltiple es un factor de riesgo de que el parto se adelante. De hecho, la mayoría de los embarazos de gemelos suelen adelantarse o incluso programarse.

      Un saludo.

  2. usuario
    Simone

    Hace 3 años que tuve a mi primer hijo en un parto prematuro. Nació con 800 gramos y estuvo muy malito. Quiero tener otro bebé por inseminación artificial y me gustaría saber cuál sería el riesgo.

    • usuario
      Victoria Moliner

      Hola Simone,

      el hecho de que tengas a tu hijo mediante una técnica de reproducción asistida como la inseminación artificial no implica mayor riesgo parto prematuro. Lo que sí puede aumentar las posibilidades de que se vuelva a producir un parto prematuro es el hecho de que hayas tenido uno previo. En ese caso te recomiendo que las revisiones médicas durante tu siguiente embarazo sean más exhaustivas y que lleves un estilo de vida más saludable para prevenir el riesgo de que tu bebé nazca con prematuridad.

      Un saludo.

  3. avatar
    Conchudita

    Mi bb nacerá a las 33 semanas

  4. usuario
    hilda maria rebollo

    hola soy hilda maria mujer de 36 años hace 3 años tuve un bebe prematuro de 30 semanas de enbarazo quiero saber si hay algun problema por edad para volver a itener otro ya que una se me muri ,de 35 semanas al nacer y quiero saber si teniendo otro corro el riesgo de que vuelva a nacer prematuro gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar