Pérdida de libido en el posparto

La pérdida de libido después del parto dificulta las relaciones sexuales, ya que la madre pierde el deseo sexual en los primeros meses postparto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Aunque los expertos consideran que se pueden reanudar las relaciones sexuales seis semanas después del parto, la realidad es que muchas de las madres primerizas se enfrentan a numerosos cambios tanto físicos como emocionales que hacen que el deseo sexual sea bajo.

¿Por qué desaparece el apetito sexual?

Algunas de la principales razones por las que una mujer no tiene ganas de práctica sexo tras el parto son:

  • Cansancio y agotamiento físico, especialmente en las madres primerizas
  • Depresión postparto
  • Incomodidad física por las cicatrices del parto y por el descenso de lubricación, especialmente acusada en las mujeres lactantes
  • Cambios hormonales que reducen la líbido: descenso de testosterona y aumento de los niveles de prolactina
  • Se siente menos placer debido a la pérdida de tono muscular de la zona vaginal y la flacidez del periné
  • Las nuevas preocupaciones, pues hay un miembro más de la familia que requiere toda la atención, y ello puede dejar de lado el sexo.

Ante esta situación la ayuda de la pareja es fundamental y cuando ésta no es suficiente es necesario recibir terapia, según recomiendan los especialistas.

Recomendaciones para recuperar la vida sexual

Tras el parto, la mujer debe adoptar una serie de cambios gradualmente para estimular de forma progresiva su deseo sexual y normalizar la apetencia de sexo hasta los niveles previos al nacimiento del bebé.

En primer lugar se deben buscar las condiciones óptimas para cada mujer, incentivando el deseo sexual por ejemplo favoreciendo el descanso y buscando espacios de mayor intimidad afectiva de la pareja. Con la llegada del bebé esto no es fácil pero los padres deben esforzarse por recuperar su vida de pareja y no centrarse únicamente en el bebé.

El cerebro es la base del erotismo así que parte de la clave está en liberarnos de tareas y estrés y centrarnos en la búsqueda del placer.

También es fundamental que la pareja se adapte a la nueva situación corporal de la mujer y ajuste las posturas sexuales a los cambios físicos de la mujer y las posibles secuelas del parto, especialmente los primeros meses. De esta manera, se reducirá el dolor e incomodidad y se encontrará mayor placer.

En este sentido los expertos aconsejan empezar inmediatamente después del parto con ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico. Un buen ejemplo son los conocidos ejercicios de kegel. Hay mujeres que realizan este tipo de ejercicios de forma previa al parto durante las clases de preparación al parto.

Otra recomendación en relación al dolor y las molestias es evitar la penetración en los encuentros sexuales de las primeras semanas postparto y utilizar lubricantes posteriormente.

Robin Roark de 32 años, que escribe para el blog Silicon Valley Moms, relata su experiencia “no pensé que sólo 6 semanas después de tener un bebé, fuera algo que ni siquiera se planteara”, “apenas tenía tiempo para ducharme y comer, ¿cómo iba a tener relaciones sexuales?”. Como Robin Roark, otras muchas madres pasan por lo mismo.

Es importante buscar el momento y la forma de encontrar el placer con la pareja para poder recuperar la líbido tras el embarazo. Se debe tener en cuenta que la normalización puede ser algo más lenta en mujeres lactantes debido a la prolactina (inhibidor del deseo sexual).

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar