Por Sarai Arrones (embrióloga).
Actualizado el 27/07/2012

La vida sexual de la pareja puede ser mejor durante el embarazo que antes y después de éste debido al aumento del deseo y a la falta de preocupaciones sobre los métodos anticonceptivos, lo cual permite vivir el sexo con tranquilidad.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones

La alteración hormonal que sufre la embarazada puede producirle tanto un aumento como una disminución del deseo.

A pesar de ello, los especialistas recomiendan la actividad sexual durante la gestación ya que es beneficioso para la mujer, que se siente querida y deseada.

En el único caso que está contraindicado es en los embarazos de riesgo.

Beneficios del sexo

  • Para ella: aumenta la irrigación a las zonas genitales, lo que aumenta la sensación de placer y permite alcanzar el orgasmo con más facilidad. También se ejercitan y fortalecen los músculos vaginales por lo que es muy bueno como preparación para el parto.
  • Para él: aumenta el deseo sexual en muchos hombres ya que las curvas se acentúan y aumenta el tamaño de los pechos.
  • Para el bebé: le llega más oxígeno debido al aumento de riego sanguíneo en el útero. Además el balanceo del coito y las contracciones durante el orgasmo le resultan agradables.

Posturas recomendadas

Las posiciones más placenteras dependen de cada pareja pero, según la etapa del embarazo, algunas son más recomendables.

Por ejemplo, la postura del misionero con el hombre encima de la mujer, se puede practicar hasta el primer trimestre ya que, más adelante se ejerce una presión excesiva sobre algunos vasos sanguíneos. En las siguientes etapas es más aconsejable que se coloque la mujer encima del hombre.

Cuando el embarazo está avanzado y la tripa es muy voluminosa lo más recomendable es practicar sexo de lado, concretamente sobre el lado izquierdo, con el hombre detrás. De esta forma se evita que la mujer se canse demasiado y no se presiona la vena cava inferior.

Los expertos también recomiendan, además del coito, otras prácticas como sexo oral, besos, caricias y masturbación.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sarai Arrones
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Curso de especialización en criopreservación de gametos, embriones y tejidos animales. Embrióloga en activo especializada en Reproducción Asistida. Más sobre Sarai Arrones
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Un comentario

    1. Fernando

      Además a muchos hombres nos ponen las embarazadas sobremanera..

      Buen Artículo