Congelación y vitrificación de gametos y embriones

Por (embrióloga), (embriólogo senior) y (ginecólogo).
Actualizado el 10/08/2018

La congelación y la vitrificación son dos técnicas distintas empleadas en reproducción asistida para la criopreservación de óvulos, espermatozoides y embriones. El objetivo de ambos procesos es el mismo: mantener intactas las células para su uso posterior. No obstante, existen diferencias importantes por las que se aplica una u otra técnica dependiendo de cada caso.

Diferencias entre congelación y vitrificación

En los inicios de la reproducción asistida, solo existía la técnica de la congelación. Este método daba buenos resultados en el mantenimiento de los espermatozoides y, por esa razón, continúa utilizándose hoy en día para conservar el esperma.

Contrariamente, los óvulos y embriones, debido a su mayor tamaño celular, veían alterada su estructura y funcionalidad por el proceso de congelación-descongelación. Las tasas de supervivencia de estas células era muy baja y por ello, las investigaciones se centraron en mejorar la técnica de congelación, buscando un método que permitiera aumentar las tasas de éxito.

Así surgió la llamada vitrificación, método actual para la criopreservación de óvulos y embriones.

Con la llegada de la técnica de la vitrificación se produjo un gran avance en la reproducción asistida, ya que permitió unas mejores tasas de recuperación de ovocitos y embriones, evitando la gran pérdida de calidad que se producía con la congelación.

Esta técnica consiste en congelar en el mínimo volumen y de forma ultrarrápida los óvulos y embriones, lo cual evita la formación de cristales intracelulares, causantes de grandes daños en el interior de las células.

Sin embargo, con la vitrificación, la concentración de crioprotector necesaria para lograr la deshidratación es mayor y esto puede resultar tóxico. Por esta razón, es fundamental cumplir los tiempos de exposición al mismo.

Si las células no superan el tiempo establecido de contacto con las sustancias crioprotectoras, la vitrificación ofrece importantes ventajas. En la siguiente imagen podemos ver un resumen de las principales diferencias entre ambos métodos:

Tal y como nos comenta el Dr. Javier Díaz:

Desde su introducción, la vitrificación ha mejorado de forma increíble las tasas de embarazo, cosa que antes el método tradicional que empleábamos para congelar las células, tanto embriones como óvulos, bajaba muchísimo las tasas.

Vitrificación de óvulos

Para llevar a cabo la vitrificación de los óvulos, es necesario que los óvulos cambien su contenido líquido interno por un medio crioprotector que protegerá sus estructuras celulares internas de las bajas temperaturas.

Así, para poder pasar de la temperatura de cultivo (37 °C) a la temperatura de criopreservación (-196 °C), los óvulos pasan por una serie de medios con una concentración creciente de medio crioprotector.

En la siguiente imagen podemos ver un esquema de los pasos del proceso de vitrificación. En concreto, en la imagen vemos el empleo del sistema de Cryotop, el mecanismo más comúnmente empleado en la actualidad. Existen otros sistemas menos comunes como por ejemplo el CryoTip. En cualquier caso, el proceso es muy similar.

Los óvulos en el Cryotop (o el sistema empleado) son conservados en tanques de nitrógeno líquido (N2) hasta que son requeridos para un proceso de FIV (fecundación in vitro). En este momento, los óvulos serán desvitrificados.

La desvitrificación es el proceso inverso. Consiste en pasar los óvulos directamente de la temperatura de congelación a la temperatura de cultivo. A continuación, los óvulos pasarán por una serie de medios que permitirán intercambiar su contenido interior, eliminando así el crioprotector.

Si quieres más detalles sobre este proceso, te recomiendo consultar este enlace: Vitrificación de óvulos.

Con la congelación tradicional o slow-freezing la calidad ovocitaria se veía gravemente reducida, puesto que la descongelación implicaba daños en el interior del óvulo que impedían la recuperación adecuada como para poder ser posteriormente fecundado y dar lugar a un embrión. En este sentido, la vitrificación ha supuesto un gran avance, pues permite preservar la fertilidad y mejorar significativamente la donación de óvulos.

Preservar la fertilidad

El ritmo de vida actual y la situación socio-económica que vivimos ha hecho que cada vez más mujeres deseen retrasar su reloj biológico. Teniendo en cuenta que el potencial reproductivo de la mujer disminuye con la edad, esta técnica supone un gran avance, pues gracias a la vitrificación, los óvulos criopreservados muestran la prácticamente la misma calidad que antes de la vitrificación y la misma que óvulos que no han sido congelados.

Además, este método permite la maternidad biológica a muchas pacientes oncológicas o que han de seguir una terapia o intervención médica que puede dañar sus óvulos.

Donación de óvulos

Cuando el método de congelación de óvulos era el tradicional, las donaciones se debían hacer en fresco, pues muchos óvulos donados podían perderse en el proceso de descongelación. Sin embargo, la donación en fresco no siempre es posible, pues implica la sincronización de los ciclos de donante y receptora.

La vitrificación de óvulos ha permitido optimizar el proceso de donación de óvulos, ofreciendo, entre otras mejoras, la posibilidad de realizar la donación compartida. Ésta consiste en emplear los óvulos de una misma donante para más de una receptora, reduciendo el coste del tratamiento y permitiendo un mejor aprovechamiento de los óvulos.

Vitrificación de embriones

Con los embriones, al tratarse también de una célula de gran tamaño, ocurre lo mismo que con los ovocitos. Gracias a la ultracongelación rápida, no se ven dañadas sus estructuras celulares, y una vez desvitrificados prosiguen su evolución y las divisiones de forma normal.

Supone una importante ventaja de forma que si en un ciclo se producen más embriones de calidad se pueden utilizar posteriormente sin necesidad de que la mujer tenga que volver a pasar por una sobreestimulación ovárica.

Además, la vitrificación permite la donación o adopción de embriones. Éste es un proceso de reproducción asistida por el que una pareja dona los embriones sobrantes de su ciclo de FIV para que otra pareja pueda usarlos y formar su propia familia. Tienes más información aquí: Donación de embriones.

El proceso de vitrificación embrionaria es similar al de los óvulos. No obstante, puedes obtener los detalles aquí: Vitrificación de embriones.

Congelación de esperma

Los espermatozoides son células muy pequeñas, por lo que al tener tan poco volumen en su interior no se pueden formar grandes cristales que pueden perjudicar posteriormente su estructura interna.

Ésta es la principal razón por la que la congelación lenta funciona bien en los espermatozoides.

Por su sencillez a la hora de realizar el procedimiento y también por los costes inferiores en comparación con la vitrificación, se sigue empleando la congelación para crioconservar los espermatozoides, ya que su tasa de supervivencia es muy alta y prácticamente no disminuye su calidad.

Además, el Dr. Antonio Alcaide nos comenta que:

Una célula espermática descongelada es igualmente funcional que una célula en fresco. Entonces, ni la tasa de fecundación ni la calidad de los embriones se ve afectada.

Si quieres más información, consulta este artículo: Criopreservación de semen.

Precios

La congelación y vitrificación de gametos o embriones son técnicas que no suelen entrar en el coste del tratamiento de reproducción asistida inicial. Por tanto, es importante tener en cuenta estos precios, tanto las personas que quieren preservar su fertilidad como aquellos que poseen embriones sobrantes.

Los precios son variados en función de la clínica y el proceso. La técnica más sencilla y barata es la congelación de semen, cuyo precio se encuentra entre los 200 y 700€.

La vitrificación de óvulos y embriones es una técnica más complicada y, por tanto, su precio es más elevado. La vitrificación de óvulos puede costar unos 2.500-4.000€, mientras que la vitrificación de embriones supone un gasto de 3.500-6.000€.

Si necesitas congelar tus gametos o embriones para usarlos en el futuro, te recomendamos obtener este informe de fertilidad personalizado en 3 simples pasos.

Te permitirá conocer las clínicas de tu zona que cumplen nuestro riguroso criterio de calidad. Además, te llegará un informe con consejos útiles a la hora de visitar las clínicas.

Preguntas de los usuarios

¿Es cierto que es gratis congelar óvulos para las pacientes de cáncer?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Existen algunos centros de reproducción asistida que ofrecen el tratamiento de vitrificación de óvulos para preservar la fertilidad en pacientes oncológicas de forma totalmente gratuita. No obstante, esto no es algo generalizado.

¿Es efectivo congelar óvulos a los 40 años?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

La calidad de los óvulos disminuye conforme aumenta la edad de la mujer. Este descenso es más acusado a partir de los 35 años por lo que se recomienda criopreservar los óvulos antes de llegar a esta edad. Así, su calidad será mayor y, por tanto, también lo será la tasa de supervivencia y la probabilidad de embarazo en un futuro.

¿Cuál es el costo de la congelación de óvulos?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

El precio de la congelación de óvulos mediante la técnica de vitrificación suele variar entre unas clínicas y otras. En cualquier caso, el coste suele ser de entre 1900 y 3500 euros.

¿Se requiere un tratamiento especial para la vitrificación de óvulos?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Sí, para poder vitrificar los óvulos, es necesario extraerlos a través de la punción folicular. Además, con el objetivo de obtener un mayor número de óvulos en esta intervención quirúrgica, la paciente seguirá un tratamiento de estimulación ovárica controlada.

Por tanto, la mujer que va a vitrificar sus óvulos, ya sea para preservar la fertilidad, para someterse a un proceso de FIV o para ovodonación, deberá pasar por estos dos procesos: la estimulación médica de la ovulación y la punción ovárica.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

ESHRE Task Force on Ethics and Law. Oocyte criopreservation for age related fertility loss. Human. Reprod. 2012. 27:1231-1237.

Fertility Assessment and treatment for people with fertility problems. NHS. NICE clinical guideline 156. February 2013.

Alberto Reche y Manuel Martínez Moya. Preservación de la fertilidad. Manual de Buena Práctica Clínica en Reproducción Asistida (pp. 115-131). Sociedad Española de la Fertilidad.

Glujovsky D, Riestra B, Sueldo C, Fiszbajn G, Repping S, Nodar F, Papier S, Ciapponi A. Vitrification versus slow freezing for women undergoing oocyte cryopreservation. Cochrane Database of Systematic Review 2014, Issue 9. Art. No.: CD010047.

Preguntas de los usuarios: '¿Es cierto que es gratis congelar óvulos para las pacientes de cáncer?', '¿Es efectivo congelar óvulos a los 40 años?', '¿Cuál es el costo de la congelación de óvulos?' y '¿Se requiere un tratamiento especial para la vitrificación de óvulos?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dr. Antonio Alcaide Raya
Dr. Antonio Alcaide Raya
Embriólogo Senior
Licenciado en Biología y Experto en Genética Médica. Máster en Biología y Embriología del Desarrollo por la Universidad de Valencia (UV). Miembro de la junta directiva de ASEBIR y director de laboratorio en ReproFiv. Más sobre Dr. Antonio Alcaide Raya
Dr. Javier Díaz García-Donato
Dr. Javier Díaz García-Donato
Ginecólogo
Licenciado en Medicina por la Universidad de Valencia y Grado de Doctor por la Universidad Estatal de Milán (Italia) y la Facultad de Medicina de Valencia. Director y fundador de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud de Valencia desde el año 2000. Médico adjunto del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital General Universitario de Valencia desde 1999. Más sobre Dr. Javier Díaz García-Donato
Número de colegiado: 464611654

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.