¿Qué hormonas masculinas están implicadas en la función reproductora?

Por (embrióloga) y (ginecóloga).
Actualizado el 21/08/2018

Las hormonas sexuales masculinas juegan un papel fundamental en la reproducción, ya que están ampliamente implicadas en la producción de espermatozoides (espermatogénesis). Las hormonas más importantes en esta función son la testosterona, la dihidrotestosterona, la LH y la FSH.

Pruebas de fertilidad masculina

Conseguir un embarazo no siempre es sencillo. Si tras más de un año intentándolo no se obtiene la gestación, se debe consultar a un especialista para ver si existe algún problema de esterilidad en la pareja que impida lograr el embarazo de forma natural.

Se realizará un estudio completo para comprobar el estado de la fertilidad tanto del hombre como de la mujer, ya que ambos intervienen en el proceso reproductivo y podrían presentar alteraciones que dificulten tener descendencia.

Para estudiar la fertilidad del hombre, la prueba más sencilla e informativa es el seminograma. Consiste en analizar una muestra de su eyaculado para comprobar que existen espermatozoides y que éstos presentan características normales.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas, ya que, evidentemente, no todos son iguales.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Si se encuentran alteraciones importantes al analizar la muestra, como azoospermia o criptozoospermia, es recomendable realizar una analítica para evaluar los niveles hormonales e intentar descubrir la causa de la baja calidad seminal. En algunas ocasiones, será posible mejorar la calidad seminal mediante un tratamiento hormonal.

La azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado y, la criptozoospermia, una concentración muy baja de espermatozoides (inferior a 100.000 espermatozoides/ml).

Función de las hormonas masculinas

La regulación de las hormonas masculinas empieza en el hipotálamo, una glándula situada en el centro del cerebro. Desde allí se libera la hormona GnRH, que es la encargada de estimular a la hipófisis, situada muy cerca de ella, para que produzca FSH y LH.

FSH y LH

La FSH y la LH tienen funciones muy relacionadas, ya que ambas actúan a nivel testicular en el hombre.

Por una parte, la FSH regula la espermatogénesis (formación de nuevos espermatozoides) en los túbulos seminíferos del testículo. Actúa sobre las células de Sertoli, que son las encargadas de proteger y nutrir a las células precursoras de espermatozoides (espermatogonias). Además, la FSH también promueve la producción de proteínas fijadoras de andrógenos (ABP).

Por la otra, la LH estimula la secreción de testosterona testicular actuando en las células de Leydig. Además, mediante la acción de las ABP, la testosterona puede fijarse en el testículo y actuar en la espermatogénesis.

Testosterona y dihidrotestosterona

La testosterona es la hormona sexual masculina por excelencia. Es sintetizada principalmente en los testículos por la acción de la LH. También en las glándulas adrenales, tanto en hombres como en mujeres, así como en los ovarios, aunque en estos últimos solo en pequeñas cantidades.

La 5α-dihidrotestosterona (5α-DHT) es un derivado de la testosterona, es decir, se sintetiza a partir de la testosterona gracias a la acción de una enzima, la 5α-reductasa.

Ambas hormonas están implicadas en el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos, como el crecimiento de la masa muscular, la barba y el vello corporal.

Prolactina

Al igual que la FSH y la LH, la prolactina es una hormona que también es segregada por la hipófisis y está implicada en la función reproductora masculina.

Es necesaria para el buen funcionamiento del aparato reproductor masculino y actúa principalmente sobre las células de Leydig y la síntesis de testosterona.

Valores hormonales de referencia

Las variaciones anormales en los niveles de las hormonas que hemos comentado pueden ser indicativo de que existen problemas que afectan a la espermatogénesis, ya sea directa o indirectamente. Las principales hormonas analizadas en los hombres con esta finalidad son:

Testosterona y dihidrotestosterona

En el organismo, la testosterona puede encontrarse libre o unida a proteínas. Los valores normales de testosterona en el hombre adulto son:

Testosterona libre (biodisponible, sin unirse a proteínas)
90-300 pg/mg.
Testosterona total (libre + unida a proteínas)
270-1070 ng/dl.

Si la determinación de testosterona es baja, puede indicar que existe alguna alteración que afecta a la producción espermática, como una lesión testicular, la cual puede ser causa de la esterilidad masculina.

Algunos síndromes pueden ser los causantes de que los niveles de testosterona sean bajos, como el síndrome de Klinefelter o el de síndrome de Kallmann.

Si la determinación de testosterona es alta, puede deberse a la existencia de un tumor testicular o de resistencia a la acción de los andrógenos, entre otras alteraciones. También puede ser causado por el consumo de alguna sustancia o medicamento que aumente estos niveles.

Por otra parte, el nivel normal de 5α-DHT es 30-85 ng/dl. Las deficiencias en enzima 5α-reductasa impiden que se sintetice esta hormona y causan pseudohermafroditismo en los hombres, que consiste en tener características físicas femeninas siendo genéticamente un hombre.

FSH y LH

Si existe la sospecha de alteración de los caracteres sexuales masculinos, disfunción eréctil, libido baja o infertilidad, es recomendable analizar las hormonas FSH y LH aparte de la testosterona. Los valores de referencia son:

FSH
1,0-12,0 mUI/ml.
LH
2,0-12,0 mUI/ml.

Valores altos de estas hormonas pueden indicar un fallo testicular primario, que, a su vez, puede tener diferentes causas (infecciones, traumatismos, quimioterapia…).

En cambio, los valores bajos son indicativos de alteraciones hipotalámicas e hipofisarias.

Prolactina

Los niveles normales de prolactina deben estar entre 2,5-17 ng/ml (53-360 mUI/l). Niveles por encima del valor de referencia en varones pueden suponer:

  • Bajos niveles de testosterona
  • Impotencia masculina
  • Ginecomastia (crecimiento anormal de las glándulas mamarias)
  • Infertilidad
  • Hipotiroidismo
  • Sospecha de tumor hipofisario

También puede analizarse para hacer el seguimiento clínico de los hombres que tienen concentraciones bajas de testosterona.

Preguntas de los usuarios

Mis niveles hormonales son correctos, pero tengo azoospermia. ¿Es normal?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Puede ocurrir que los valores hormonales no estén alterados, pero que exista algún otro problema que dificulte la producción espermática o la salida de los espermatozoides al exterior.

En el segundo caso, esta alteración recibe el nombre de azoospermia obstructiva y, en ocasiones, pueden obtenerse espermatozoides mediante una biopsia testicular.

No obstante, hay que tener en cuenta que no siempre es posible encontrar la causa de la esterilidad, tanto en el caso de los varones como en el de las mujeres.

Si los valores de testosterona están alterados, ¿qué tratamientos existen?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

La testosterona sintética puede ser administrada por diferentes vías:

  • Intramuscular (inyectable): existen diferentes formulaciones de testosterona que se administran por esta vía. El propionato es la que menos dura en el cuerpo, por lo que hay que administrarla cada 2 o 3 días. El enantato y el cipionato se pueden inyectar cada dos semanas (dosis de 200 mg). En cambio, el undecanoato de testosterona permite hacerlo cada 12-15 semanas (1000 mg).
  • Transdérmica (tópica): puede administrarse en forma de gel o crema diariamente, en parches o mediante una implantación cutánea.
  • Oral (pastillas): es poco común que la testosterona sea tomada por vía oral debido a que es nociva para el hígado (hepatotóxico).

A pesar de que la testosterona sintética puede proporcionar beneficios, como el desarrollo de la musculación o de los caracteres masculinos secundarios, hay que tener en cuenta que, como cualquier medicamento, puede tener efectos secundarios, por lo que será recomendable seguir las indicaciones de un especialista.

Lectura recomendada

Además del análisis hormonal, también hay otra serie de pruebas de pueden hacerse para evaluar la fertilidad masculina. Puedes profundizar en ellas en el siguiente artículo: ¿En qué consisten y cómo se hacen las pruebas de fertilidad masculina?

La prueba más común e informativa es el seminograma. Te invitamos a que leas más sobre este análisis en este enlace: ¿Qué es el seminograma y cómo se hace paso a paso?

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

G.R. Dohle, T. Diemer, A. Giwercman, A. Jungwirth, Z. Kopa, C. Krausz (2010). Guía clínica sobre la infertilidad masculina. European Association of Urology 2010 (actualización en abril de 2010)

Griffin JE, Wilson JD (1998). Disorders of the testes and the male reproductive tract. En: Wilson JD, et al. Williams Texbook of Endocrinology, 9th ed. Saunders Company, Philadelphia

Jockenhövel F (2004). Male hypogonadism. Ed.UNI-MED International Medical Publishers. Bremen, Germany.

Juárez de Diego JF (1999). Principales causas de infertilidad masculina. En: Arrondo JL. Actualización en Andrología. Publimed Comunicación SL. Pamplona.

Male infertility best practice policy committee of the American Urological Association (AUA) (2010). The optimal evaluation of the infertile male. AUA Best Practice Statement.

Matorras R, Hernández J (eds.) (2007): Estudio y tratamiento de la pareja estéril: Recomendaciones de la Sociedad Española de Fertilidad, con la colaboración de la Asociación Española para el Estudio de la Biología de la Reproducción, de la Asociación Española de Andrología y de la Sociedad Española de Contracepción. Adalia, Madrid.

Pierik FH, Van Ginneken AM, Dohle GR, Vreeburg JT, Weber RF (2000). The advantages of standardized evaluation of male infertility. Int J Androl; 23(6): 340-6.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (2011). Manual de Andrología. Coordinador: Mario Brassesco. EdikaMed, S.L. ISBN: 978-84-7877.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF) (2011). Recomendaciones para el estudio básico de la infertilidad masculina. En: Andrología (Cap. 43)

Trastornos endocrinos y metabólicos. En: Beers MH, Berkow R. El Manual Meck de diagnóstico y tratamiento, 10. ª ed. Ediciones Harcourt, Madrid 1999. p. 2388-92.

Working, P. K. (1995). Reproductive toxicology. In: Patty's Industrial Hygiene and Toxicology, Third Edition, Vol. 3, Part B, 193-230

World Health Organization (WHO) (2000). WHO Manual for the Standardized Investigation, Diagnosis and management of the infertile male. Cambridge: Cambridge University Press.

Preguntas de los usuarios: 'Mis niveles hormonales son correctos, pero tengo azoospermia. ¿Es normal?' y 'Si los valores de testosterona están alterados, ¿qué tratamientos existen?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus
Dra. Valeria Sotelo
Dra. Valeria Sotelo
Ginecóloga
Licenciada en Medicina por la universidad de Buenos Aires, con la especialidad en Ginecología y Obstetricia. Formación de Máster en Cirugía Videolaparoscópica y título de especialista en Tocoginecología. Miembro asociado de la SEF y SEGO. Más de 10 años de experiencia en el campo de Medicina Reproductiva. Más sobre Dra. Valeria Sotelo
Número de colegiada: 030309166

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.