Lavado de semen con VIH para técnicas de reproducción asistida

Por (embrióloga), (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 25/06/2019

La elevada prevalencia del virus VIH en hombres que todavía están en edad fértil y el avance de los tratamientos antirretrovirales, que mejoran la calidad y expectativa de vida de los pacientes seropositivos, hace que cada vez más parejas que son serodiscordantes (sólo un miembro es portador del virus) deseen tener hijos propios y tengan que recurrir a la reproducción asistida para minimizar el riesgo de transmisión.

¿Qué es el VIH y cómo se transmite?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus que se transmite a través de la sangre, fluidos sexuales y por transmisión vertical (a través de madres a hijos).

Es importante no confundirlo con el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), que es la manifestación más grave de una serie de alteraciones que afectan a las personas infectadas por el VIH debido a que su sistema inmunológico está fuertemente afectado por el virus.

El hecho de que se transmita sexualmente hace que sea recomendable recurrir a las técnicas de reproducción asistida para minimizar el riesgo de transmisión del virus de un miembro de la pareja al otro en el caso de ser serodiscordantes.

Si necesitas hacerte un tratamiento de fecundación in vitro para poder ser madre, en 3 simples pasos, esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Si ambos miembros de la pareja son seropositivos, la reinfección con cepas distintas también puede ser perjudicial, ya que puede empeorar el estado de la enfermedad. Por tanto, también se recomienda optar por la reproducción asistida si se desea descendencia.

En el caso de que sea el hombre el portador del VIH, existe la opción de realizar un lavado seminal para evitar el contagio de la infección durante la búsqueda del embarazo a la madre e incluso al futuro bebé.

¿En qué consiste el lavado de semen?

El lavado seminal consiste en procesar la muestra de esperma para eliminar las partículas virales del plasma seminal y las células que puedan ser portadoras del VIH, consiguiendo separar los espermatozoides móviles para ser utilizados en una técnica de reproducción asistida.

A pesar de ser un tema controvertido, la teoría más aceptada en la actualidad es que los espermatozoides no transmiten el retrovirus. Por tanto, mediante el lavado de la muestra, el riesgo de que la mujer se infecte es prácticamente nulo.

El esperma está forma principalmente por tres partes:

  • Plasma seminal
  • Espermatozoides
  • Otras células

Con el lavado seminal previo a la realización del tratamiento reproductivo, podemos separar estas partes y obtener únicamente los espermatozoides.

¿Cómo se realiza?

Para realizar el lavado, es necesario que el hombre deje una muestra de semen en el laboratorio de andrología. Mediante diversas técnicas, se separan los espermatozoides con mejor movilidad del resto de componentes del semen: plasma seminal, linfocitos, células epiteliales, espermatozoides débiles...

Para conseguir separar los mejores espermatozoides del resto de la muestra, lo más habitual es aplicar un doble proceso de lavado:

Gradientes de densidad
se añaden varias capas de distintas concentraciones para separar las diferentes fracciones celulares del semen. La muestra se añade en la parte de arriba y, tras centrifugarla, los espermatozoides móviles se encuentran en el fondo del tubo.
Swim-up
los espermatozoides recuperados de los gradientes de densidad se añaden a un tubo con medio de preparación del semen y se incuban en condiciones controladas. Los espermatozoides con mejor movilidad se encontrarán en la parte superior de la muestra, desde donde serán recuperados.

Una vez se han aislado los espermatozoides más rápidos, antes de utilizarlos para la inseminación artificial o la fecundación in vitro (FIV), es importante confirmar la ausencia del virus en la muestra.

La muestra obtenida después del lavado es analizada, generalmente mediante la técnica PCR, para comprobar que no existe ninguna partícula viral. Si el resultado es negativo, es decir, no hay virus, esa muestra es apta para utilizarla en un tratamiento de reproducción asistida.

Estas muestras suelen quedar libres del virus en un alto porcentaje: del 95 al 99% de las ocasiones. La garantía de éxito es muy alta, ya que hasta el momento no se ha descrito ningún caso de transmisión de VIH tras un lavado de semen.

Técnicas de reproducción asistida

Una vez se ha confirmado que la muestra está libre de partículas virales, puede ser utilizada para realizar la técnica de reproducción asistida que esté indicada en cada caso, ya sea inseminación artificial o fecundación in vitro (FIV).

Algunos especialistas prefieren no realizar inseminaciones artificiales debido a que el riesgo de infección teórico es más elevado. Sin embargo, en muchas clínicas se lleva a cabo esta técnica porque no se conoce ningún caso de pacientes infectadas al utilizar muestras de su pareja seropositiva para inseminación artificial.

El problema de utilizar estas muestras para realizar inseminaciones artificiales es que la calidad seminal inicial debe ser muy buena para que, una vez procesada, tenga una concentración suficiente para conseguir el embarazo con esta técnica.

Además, en muchas ocasiones, para no tener que cancelar el ciclo o vitrificar los óvulos en el caso de que la PCR sea positiva, se congela la muestra seminal una vez se ha realizado el lavado, cosa que disminuye más aún la calidad.

También hay que tener en cuenta que los pacientes seropositivos pueden tener la calidad seminal afectada por la propia infección o por los tratamientos antirretrovirales.

Por tanto, en los casos en que la calidad inicial de la muestra seminal no sea muy buena, la técnica de elección será la FIV-ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides).

Además, si existen otros problemas de fertilidad en la pareja que dificulten la consecución del embarazo mediante la inseminación artificial, también se optará por la FIV-ICSI. Por ejemplo, si la mujer tiene las trompas obstruidas o una edad avanzada, se recurrirá a la FIV.

Preguntas de los usuarios

¿El lavado seminal en hombres con VIH es efectivo para conseguir un embarazo sin riesgos para la madre y el feto?

Por Dra. Marita Espejo Catena (ginecóloga).

Una de las vías de transmisión del virus de inmunodeficiencia humana es la sexual y, efectivamente, la muestra seminal de un varón VIH+ pueden contener una carga viral que permita la infección de su pareja.

El lavado seminal es una técnica de laboratorio que se aplica a las parejas en las que el varón puede estar afectado por una infección por VIH y también por virus de hepatitis B o C, Se basa en el hecho de que los virus se localizan en el plasma seminal y en las células no espermáticas, pero no en los espermatozoides.

Cuando se separan los espermatozoides de ambos componentes seminales tenemos la seguridad de que el riesgo de transmisión vírica se ha reducido al máximo y esto se constata con la determinación de la carga viral negativa en la muestra tratada en el laboratorio, que será la que se utilice para la técnica de reproducción asistida.

En los pacientes con VIH, ¿es mejor hacer una inseminación artificial o fecundación in vitro (FIV)?

Por Aitziber Domingo Bilbao (embrióloga).

En el caso de que el hombre esté afecto por VIH, se procede a realizar un “lavado seminal”, con el cual eliminaremos el plasma seminal y, de este modo, nos quedaremos con los espermatozoides. Gracias a esta técnica, logramos eliminar el virus.

Tras el lavado, mediante la PCR (reacción en cadena de la polimerasa, PCR por su su nombre en inglés, Polymerase Chain Reaction) analizaremos si han quedado copias del virus. Si la PCR nos da negativa o el número de copias es bajo, la muestra de semen podrá ser utilizada. En este caso, nuestra recomendación es recurrir a la ICSI, ya que, en el lavado seminal, disminuiremos notoriamente la concentración seminal y su movilidad.

¿El tiempo que se tarda en hacer el lavado de esperma para eliminar el VIH influye en la calidad de los óvulos?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No, ya que se tiene en cuenta a la hora de programar la punción folicular de la mujer. Además, en muchas ocasiones se congela la muestra seminal para asegurar que el día que se obtengan los óvulos se dispondrá de muestra libre de partículas virales.

¿La Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida especifica algún protocolo para los pacientes con VIH?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

No. Esta ley únicamente hace referencia a que, en el caso de los donantes, es obligatorio asegurarse de que no existe infección.

También aparece que es una infracción grave utilizar para técnicas de reproducción asistida embriones y gametos sin las garantías biológicas correctas, pero no especifica que se refiera al riesgo infeccioso por VIH.

Lectura recomendada

Como hemos comentado, el VIH puede transmitirse sexualmente. En el siguiente artículo os contamos cómo se puede contagiar a través del esperma: Contagio del VIH a través del semen.

En este enlace podéis encontrar más información relacionada con el manejo del paciente seropositivo en la búsqueda del embarazo: Paciente con VIH.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Aitziber Domingo Bilbao
Aitziber Domingo Bilbao
Embrióloga
Licenciada en Biología por la Universidad del País Vasco. Tiene un Máster en Reproducción Humana por la Universidad Complutense de Madrid y otro en Investigación Biomédica por la Universidad del País Vasco. Cuenta con una amplia experiencia como embrióloga especializada en Medicina Reproductiva. Más sobre Aitziber Domingo Bilbao
Dra. Marita Espejo Catena
Dra. Marita Espejo Catena
Ginecóloga
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia en 1992. Especialista en Ginecología y Obstetricia. Doctora en Medicina por la Universidad de Valencia en el año 2000. Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Rey Juan Carlos e IVI en 2008. Actualmente, es la directora del Instituto FIVIR. Más sobre Dra. Marita Espejo Catena
Número de colegiado: 464616497
 Rebeca Reus
Rebeca Reus
Embrióloga
Graduada en Biología Humana (Biomedicina) por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), con Máster Oficial en Laboratorio de Análisis Clínicos por la UPF y Máster sobre la Base Teórica y Procedimientos de Laboratorio de Reproducción Asistida por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Rebeca Reus

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.