Por Zaira Salvador (embrióloga).
Actualizado el 18/09/2018

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) son afecciones que se transmiten de una persona a otra por vía sexual, ya sea manteniendo sexo vaginal, anal u oral.

Los síntomas de estas enfermedades son varios y, en ocasiones, muy molestos. Pueden padecerlas tantos los hombres comos las mujeres, aunque las consecuencias más graves de salud suelen padecerlas las mujeres.

La mejor arma para combatir las ETS es la prevención, ya sea mediante el uso del preservativo, las vacunas u otras medidas. A pesar de ello, hoy en día existen tratamientos para casi todas estas infecciones y, por tanto, es fácil curarse.

Causas

Las infecciones de transmisión sexual se transmiten mediante el contacto de fluidos como, por ejemplo, sangre, semen, flujo vaginal, etc. Por ello que la principal vía de contagio sea manteniendo relaciones sexuales sin protección.

Sin embargo, las ITS también pueden transmitirse por el uso de jeringas contaminadas, transfusiones sanguíneas, contacto entre heridas e incluso algunas de ellas pueden transmitirse de la madre al hijo durante el embarazo o el parto.

Los agentes causales de estas infecciones de transmisión sexual son los siguientes:

Bacterias
gonorrea, sífilis, clamidia.
Virus
papiloma humano, hepatitis, herpes genital, VIH.
Parásitos
sarna, tricomoniasis.

Factores de riesgo

En general, todas las personas que mantienen una vida sexual activa y que no usan protección de barrera como el preservativo están expuestas a padecer una ETS.

No obstante, a continuación vamos a comentar los factores que pueden aumentar el riesgo de infección:

  • Tener una edad entre 15 y 24 años.
  • Mantener relaciones sexuales sin protección con varias parejas.
  • Tener antecedentes de ITS.
  • Las violaciones o agresiones sexuales.
  • Abuso de alcohol y drogas, sobre todos aquellas en las que se comparten jeringuillas.

En caso de haber sido expuesto a cualquier situación y/o tener sospecha de un posible contagio, lo más recomendable es acudir al médico, ya que las pruebas de detección de las ETS son muy fáciles de hacer mediante un análisis de sangre.

Síntomas de las ETS

En primer lugar, hay que tener claro que las ETS no siempre van a dar lugar a signos y síntomas en la persona afectada. Por ello, las ETS pueden pasar desapercibidas durante largos periodos de tiempo, hasta que aparece alguna complicación.

También puede pasar que los síntomas no aparezcan hasta años después de la infección. En otros casos, en cambio, sí que aparecen a los pocos días y es posible hacer un diagnóstico más rápido.

Los signos y síntomas más comunes de las enfermedades de transmisión sexual son los siguientes:

  • Dolor al orinar
  • Flujo vaginal con mal olor o color
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Sangrados vaginales que no se corresponden con la menstruación
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Secreción del pene inusual
  • Aparición de llagas, verrugas o úlceras en la zona genital o bucal
  • Ganglios linfáticos inflamados y doloridos
  • Fiebre
  • Erupción cutánea

Tipos

Existen más de 20 tipos de enfermedades de transmisión sexual. A continuación, vamos a comentar las más comunes y los posibles tratamientos para combatirlas.

Clamidia

La clamidia es una de las ETS más comunes y está causada la bacteria Chlamydia trachomatis.

En la mayoría de casos, la clamidia no presenta síntomas en la persona afectada, pero puede tener consecuencias graves para la salud si no es tratada, como la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) en las mujeres.

El tratamiento de la clamidia consiste en antibióticos, como Azitromicina o Doxiciclina. Además, la pareja deberá evitar el contacto sexual hasta confirmar que la infección ha desaparecido, ya que es fácil contagiarse de nuevo.

Gonorrea

La gonorrea, también conocida como blenorragia, es una infección causada por la bacteria Neisseria Gonorrhoeae. Su principal vía de contagio es el sexo vaginal, anal u oral.

Al igual que en el caso anterior, la gonorrea no suele cursar con síntomas, pero puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica si no se trata, dando lugar a infertilidad y problemas durante el embarazo.

El tratamiento es muy sencillo con la administración de antibióticos como Ceftriaxona y Azitromicina.

Sífilis

La sífilis es una infección bacteriana que puede llegar a ser grave si no se trata de forma temprana. LLa bacteria causante es Treponema Pallidum y afecta tanto a hombres como a mujeres.

Su principal síntoma es la aparición de unas llagas en el área genital llamadas chancros, los cuales son muy contagiosos. En los casos más graves, la sífilis puede dar lugar a daños cerebrales, parálisis y ceguera.

Los antibióticos utilizados para curar la sífilis son Penicilina G y eritromicina.

VPH

El virus del papiloma humano o VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común que existe.

Existen unos 40 tipos de VPH que afectan a los genitales tanto de hombres como de mujeres y se transmiten a través del contacto sexual.

El VPH provoca la aparición de unas lesiones en la piel conocidas como verrugas genitales, las cuales son indoloras pero muy contagiosas. En los casos más graves, el VPH puede dar lugar a ciertos tipos de cáncer.

La infección por VPH no tiene cura, pero hay otras acciones que pueden prevenir su aparición y desarrollo de cáncer, como las vacunas o la realización de citologías periódicas. Por otra parte, las verrugas sí que pueden quitarse con pomadas o nitrógeno líquido.

Puedes leer más sobre esto aquí: ¿Qué es el virus del papiloma humano?

Hepatitis B

La hepatitis es una enfermedad que afecta al hígado y que puede estar causada por diferentes virus: hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. El virus de la hepatitis B es el que suele transmitirse por contacto sexual.

La hepatitis puede desencadenar una enfermedad hepática grave para toda la vida, con la aparición de cicatrices permanentes en el hígado (cirrosis), cáncer, insuficiencia hepática, etc.

El virus de la hepatitis B no tiene cura, pero puede prevenirse con una vacuna.

Si quieres saber más sobre como evitar el contagio a la hora de tener un hijo con hepatitis B, puedes entrar aquí: Fecundación in vitro en pacientes con hepatitis B.

Herpes genital

El herpes genital es una infección muy común que está causada por el virus del herpes simple (VHS). Existen dos tipos o cepas de este virus:

  • Herpes simple tipo 1 (VHS-1)
  • Herpes simple tipo 2 (VHS-2)

Ambos tipos pueden dar lugar al herpes genital, aunque es más común que el agente causal sea el VHS-2.

El herpes genital se caracteriza por la aparición de llagas en la vulva, la vagina, el cuello uterino, el ano, el pene, el escroto, las nalgas y/o la cara interna de los muslos.

El contagio del herpes se produce piel con piel y, aunque no haya una cura definitiva para esta afección, existen medicamentos que ayudan a disminuir los síntomas y a evitar el contagio a otras personas.

VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es el agente causal de la enfermedad conocida como SIDA (síndrome de la inmunodeficiencia adquirida).

En concreto, el VIH afecta al sistema inmunitario del individuo y lo debilita, lo cual hace que disminuyan sus defensas y que pueda enfermarse más fácilmente.

El VIH puede permanecer en el cuerpo humano durante años sin desarrollar síntomas. Sin embargo, no existe una cura definitiva y el riesgo de infección por vía sexual es muy elevada.

Hoy en día, existen tratamientos muy efectivos con antirretrovirales que consiguen mantener una carga viral muy baja en las personas seropositivas, lo cual les hace ganar calidad de vida e incluso la posibilidad de tener un hijo sin riesgos de contagio.

Puedes leer más sobre todo esto en el siguiente artículo: Opciones reproductivas para tener un hijo con VIH.

Sarna

La sarna o escabiosis es una afección de la piel que está causada por parásitos: los ácaros de la sarna.

Su transmisión se realiza piel con piel, normalmente durante el sexo, por eso se considera también una ETS.

La sarna provoca erupciones, irritación y mucha picazón. Aunque no es grave, su contagio es muy fácil y los síntomas muy molestos.

El tratamiento de la sarna consiste en la aplicación de pomadas con Permetrina o la toma de pastillas con Ivermectina.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es la ETS curable más común que existe, ya que se contagia fácilmente durante el sexo por un parásito protozoario unicelular llamado Trichomonas vaginalis.

Las personas afectadas por tricomoniasis no suele desarrollar síntomas, aunque algunas mujeres sí pueden cursar con vaginitis o irritación de la vagina.

El tratamiento de la tricomoniasis es muy sencillo y consiste en la toma de antibióticos como Metronidazol o Tioconazol.

Prevención de las ETS

Para la prevención de las enfermedades de transmisión sexual lo más importante es que toda la población, especialmente los jóvenes, tenga una buena educación sexual.

Los métodos anticonceptivos son eficaces para prevenir un embarazo no deseado. Sin embargo, el preservativo es el único método que ofrece las máximas garantías a la hora de impedir el contagio de las ETS.

A pesar de que alrededor del 95% de los adolescentes en el mundo tienen acceso a alguno de los métodos preventivos frente a las ETS, únicamente el 5% de los jóvenes en edad reproductiva los utiliza.

Con el objetivo de fomentar la práctica de relaciones sexuales seguras y reducir el riesgo de contraer una ETS, hace años se desarrollaron las Recomendaciones “ABC” que comentamos a continuación:

A de abstinence
la abstinencia es la forma más eficaz de evitar la ITS.
B de be faithful
las relaciones mutuamente monógamas a largo plazo disminuyen el riesgo de contraer una ITS.
C de condom
el uso de preservativos y protectores bucales siempre reducirán el riesgo de contagio en caso de no cumplirse las dos recomendaciones anteriores.

Preguntas de los usuarios

¿Las enfermedades de transmisión sexual se pueden transmitir de la madre al feto en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden transmitir de la madre al bebé durante el embarazo o el parto. Por ejemplo, la gonorrea, la clamidia, la sífilis y el VIH.

Por ello, es muy importante que todas las embarazadas se hagan todos los controles y serologías recomendados, ya que las ETS pueden llegar ser muy graves o incluso mortales en los niños recién nacidos.

¿Qué es el chancro blando o chancroide?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El chancro blando es una enfermedad de transmisión sexual producida por la bacteria Haemophilus ducreyi. El síntoma más común es la aparición de úlceras genitales muy dolorosas tanto en el hombre como en la mujer. Por suerte, esta ITS puede tratarse con antibióticos.

¿Qué enfermedades de transmisión sexual son curables y cuáles no?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En general, todas las enfermedades de transmisión sexual de origen bacteriano o causadas por parásitos son curables, mientras que las enfermedades de transmisión sexual de origen viral no son curables.

A pesar de ello, sí existen vacunas en el caso del virus del papiloma humano y la hepatitis. Además, aunque los virus se mantengan en el organismo de por vida, el individuo no siempre va a manifestar síntomas y puede llevar una vida normal.

Lectura recomendada

Muchas de las ETS comentadas a lo largo de este artículo pueden derivar en problemas de esterilidad a largo plazo. Si te interesa obtener más información sobre esto, te recomendamos seguir leyendo aquí: Infertilidad por enfermedades de transmisión sexual.

Si estás buscando información sobre una correcta educación sexual, puede que también te interese leer el siguiente artículo: La planificación familiar.

Bibliografía

Centers for Disease Control and Prevention, 2017. Sexually transmitted diseases (STDs): STDs & infertility.

Xu F, Sternberg M R, Kottiri B J, McQuillan G M, Lee F K, Nahmias A J, Berman S M and Markowitz L E. Trends in herpes simplex virus type 1 and type 2 seroprevalence in the United States. Journal of the American Medical Association. 2006; 296(8):964-973

Alonso A, de Irala J. Strategies in HIV prevention: the A-B-C approach. Lancet 2014; 364 (9439): 1033

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y especialista en reproducción asistida con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia. Más información
Número de colegiada: 3185-CV

5 comentarios

  1. Destacado
    Rubí95

    ¿Las pastillas anticonceptivas protegen de las infecciones? Yo planifico desde el año pasado… ¿Estoy protegida?

    • Zaira Salvador

      Hola Rubí95,

      La respuesta es no. Las pastillas anticonceptivas protegen frente a un embarazo, pero no son eficaces para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Para ello, tendrás que usar métodos anticonceptivos de barrera, como el preservativo.

      Puedes leer más sobre esto aquí: Los métodos anticonceptivos.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  2. Destacado
    RoxANA

    Hola, estoy preocupada. Me han salido como una verruguitas alrededor de la vagina y no se si puede ser grave. A veces también siento picores, pero no muchos. ¿Qué puede ser? Gracias…

    • Zaira Salvador

      Hola RoxANA,

      No te preocupes, no tiene por qué ser nada malo, pero es muy importante que vayas a tu médico para hacerte las pruebas necesarias y poder darte un tratamiento. Cuanto antes vayas, antes podrá prevenirse una infección mayor u otras complicaciones.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo

  1. Analópez

    Me ha gustado mucho el artículo. Me parece estupendo que alertéis de los riesgos de tener relaciones sexuales sin protección y de las consecuentes enfermedades de transmisión sexual. Felicidades por vuestra revista, es muy completa. Un cordial saludo.