¿Existe posibilidad de embarazo con hepatitis B?

Por (especialista en fertilidad), (embrióloga) y (embrióloga).
Actualizado el 19/07/2021

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria del hígado que puede ser crónica o aguda y provocar graves consecuencias a largo plazo. Esta enfermedad está causada por el virus de la hepatitis B (VHB) y se puede transmitir mediante fluidos como la sangre, por contacto sexual y también puede transmitirse de forma vertical de la madre al feto.

Actualmente, existe una amplia variedad de técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro (FIV) y la microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), que nos ayudan a resolver muchos problemas de esterilidad e infertilidad. En caso de que el varón sea seropositivo para la hepatitis B, lo mejor será realizar un lavado seminal antes de utilizar cualquier técnica reproductiva.

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad vírica que provoca daños en el hígado. Esta enfermedad está causada por la infección el virus de la hepatitis B (VHB), un virus que se transmite entre las personas por el contacto de fluidos corporales.

La prevalencia de la hepatitis B en el mundo ronda el 5% de la población, aunque el porcentaje de casos difiere según la zona geográfico.

Existen dos tipos de infección por hepatitis B:

Aguda
su duración es inferior a 6 meses. Sin embargo, una infección aguda puede derivar en una infección de hepatitis B crónica.
Crónica
dura más de 6 meses, ya que el sistema inmunitario de la persona afectada no es capaz de combatir la infección vírica. La hepatitis B crónica puede estar presenta durante toda la vida e incluso conllevar a otras enfermedades de mayor gravedad como la cirrosis y/o el cáncer de hígado.

Diversos estudios han llegado a la conclusión de que si la hepatitis B se contrae en edades tempranas, existe mayor riesgo de desembocar en una hepatitis B crónica con el tiempo.

Causas

Tal y como hemos comentado anteriormente, la hepatitis B es considerada una enfermedad de transmisión sexual (ETS) y el virus causante se transmite de persona a persona a través del contacto de fluidos corporales. Sin embargo, el VHB no se transmite al toser como ocurre con otros virus.

En concreto, el virus de la hepatitis B se puede propagar de 3 formas habitualmente:

Relaciones sexuales
cuando se mantiene contacto sexual sin protección con una persona infectada de hepatitis B, ya sea por vía oral, por la sangre, por el semen o por las secreciones vaginales.
Compartir agujas
bastante común entre las personas que consumen drogas.
Transmisión vertical
hace referencia a las mujeres embarazada que están infectadas del virus, ya que pueden transmitir la hepatitis B al feto a través de la placenta y el parto.

Además, los pinchazos accidentales con agujas de otras personas con restos de sangre o el contacto de sangre a través de una herida también puede provocar la transmisión del VHB.

Síntomas

Las manifestaciones clínicas de la hepatitis B suelen aparecer pasadas algunas semanas desde la infección o el contacto con el virus. Entre ellas destacan:

  • Coloración amarillenta de la piel.
  • Dolor abdominal.
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor articular.

En el caso de los niños, los síntomas de la hepatitis B pueden pasar desapercibidos e incluso no aparecer.

Diagnóstico y tratamiento

La descripción de determinados signos y síntomas del paciente pueden hacer sospechar de una posible hepatitis B. Sin embargo, la confirmación del diagnóstico se realizará mediante criterios serológicos.

Por ello, será necesario un análisis de sangre para determinar la presencia o ausencia de determinados marcadores serológicos asociados a la hepatitis B:

HBs Ag
aparece en el plasma del paciente cuando ha pasado al menos 6 semanas desde la exposición al virus. Es el primer marcador de la hepatitis B.
HBe Ag
aparece justo después del HBs Ag y se relaciona con la replicación vírica. Por tanto, este marcador informa del índice de infectividad. Cuando la concentración de HBeAg es elevada oy/o aparece junto a HBsAg, habría una elevada probabilidad de infección.
HBc Ac
se trata de los anticuerpos que luchan contra la infección. Una vez curada la hepatitis B, estos anticuerpos frente al virus persisten
Transaminasas
su concentración en la sangre será elevada si existe hepatitis B.

Es importante resaltar que estos marcadores serológicos no son los únicos para la hepatitis B. Los anticuerpos anti-HBs y anti-HBe también son idicativos de que la hepatitis B ha desaparecido, pero hubo infección en el paciente.

Una vez diagnosticada la hepatitis B, el especialista procederá a elegir la mejor opción terapéutica. No existe cura para la enfermedad, pero se suele administrar un tratamiento de apoyo y control basado en antivirales e interferón.

Hepatitis B y embarazo

La hepatitis B no es una enfermedad que provoque directamente infertilidad, pero es importante seguir algunas recomendaciones médicas para intentar una gestación. Por tanto, la hepatitis B no afecta en la capacidad de una mujer de quedarse embarazada, aunque existe riesgo de que se pueda transmitir la infección a la descendencia.

A continuación, se comentan cada una de las situaciones, así como los consejos en función de si el hombre, la mujer o ambos padecen hepatitis B.

¿Qué pasa cuando el varón tiene hepatitis B?

Cuando la pareja llega a la clínica de fertilidad, se le hace una analítica a ambos para determinar si hay presencia del virus de la hepatitis B en sangre en alguno de los dos.

En caso de que el varón esté afectado puede haber transmisión a la mujer por contacto sexual y a través del semen, por lo que es importante determinar si el virus está presente antes de poder hacer el tratamiento de reproducción asistida necesario.

Si el varón presenta una hepatitis B crónica, es necesario vacunar primeramente a la mujer y comprobar después si existe una inmunización correcta ante el virus gracias a la vacuna. Esto es necesario tanto antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida como en un embarazo natural.

Si virus se encuentra en fase activa, el virus estará presente en semen, por lo que es necesario hacer un lavado seminal para poder asegurar que el tratamiento se realiza con espermatozoides libres de virus. Así se minimiza el riesgo de contagio.

Por lo tanto, las parejas en las que el hombre tenga hepatitis pueden tener hijos por reproducción asistida gracias al lavado seminal, evitando así la transmisión de la enfermedad a la pareja y al bebé.

¿Qué pasa si la mujer tiene hepatitis B?

Si la mujer da positivo en la serología de hepatitis B, puede ser más problemático, ya que existe riesgo de trasmisión vertical del virus al feto durante el embarazo.

En este caso, es necesario vacunar al cónyuge para evitar su contagio por la enfermedad. Después hay que medir la carga viral en sangre para poder decidir si se puede realizar la técnica de reproducción asistida o si es necesario esperar a que la carga viral sea más baja.

Cuando la carga viral sea inexistente o baja, se puede realizar una inseminación artificial (IA) con el semen de la pareja o una fecundación in vitro (FIV). La elección de una técnica de fertilidad u otra dependerá de otros factores como la edad de la mujer, la permeabilidad de las trompas, la calidad ovocitaria, la reserva ovárica, etc.

Una vez la mujer de a luz al bebé, hay que hacer inmunoprofilaxis al recién nacido, es decir, vacunarlo contra la hepatitis B y administrarle una inmunoglobulina específica frente al VHB para que esté protegido.

Pareja seropositiva

Si ambos miembros de la pareja son seropositivos, es decir, están infectados con el virus de la hepatitis B, las recomendaciones a seguir con idénticas a cuando la afectada es únicamente la mujer. La única diferencia es que no es necesario la vacunación de la pareja masculina, ya que también es seropositivo.

En esta situación, habrá que esperar hasta que remita la infección en la mujer o se reduzca la carga viral para intentar una gestación. Además, será conveniente realizar lavado seminal en el varón para llevar a cabo cualquier técnica de reproducción asistida, ya sea una FIV o una IA.

La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas porque, como es lógico, cada una es diferente.

Esta "herramienta" te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

Por otra parte, no hay evidencias científicas de una reducción en la tasa de embarazo después de un tratamiento de FIV en parejas seropositivas en hepatitis B respecto de parejas seronegativas.

Preguntas de los usuarios

¿Qué opciones tiene un hombre con hepatitis B para ser padre?

Por Dra. Isabel Herrera Meriño (especialista en fertilidad).

La hepatitis B es una infección vírica que afecta principalmente al hígado. Este virus se transmite a través del contacto con sangre u otros líquidos corporales; por ello, existe un gran riesgo de contraer el virus en bebés nacidos de madres con hepatitis B.

Un hombre con hepatitis B no tiene problemas para concebir naturalmente por el hecho de tener esta infección, es decir, la infertilidad no es uno de los síntomas de ningún tipo de hepatitis. Sin embargo, sí existen algunos riesgos a tener en cuenta a la hora de concebir un bebé, ya sea de forma natural o mediante un tratamiento de fertilidad. En primer lugar, existe el riesgo de contagiar a la pareja mediante la práctica de relaciones sexuales sin protección y, por ende, de contagiar al feto.

Para evitar que la pareja se contagie y, por tanto, lograr que pueda tener un bebé sano, lo más conveniente es que sea vacunada. También es recomendable recurrir a un tratamiento de reproducción asistida en el que se realice un lavado seminal, cuyo objetivo es eliminar el virus de la muestra previamente tomada. Normalmente, se hacen varios lavados seminales de la misma muestra y este semen lavado se congela para su posterior utilización en la fecundación.

No existe un tratamiento específico recomendado para estas parejas; lo idóneo sería realiza un estudio para valorar la fertilidad de ambos miembros y poder determinar el tratamiento más adecuado.

¿Cómo se puede lograr el embarazo si el hombre está sano, pero la mujer tiene hepatitis B?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

En el caso de que la mujer sea seropositiva y el varón seronegativo siempre se aconseja vacunar al hombre de la hepatitis B antes de intentar una gestación. No se recomienda mantener relaciones sexuales sin protección hasta que no se compruebe que el varón ha adquirido inmunidad frente al virus.

Además, si es necesario recurrir a la reproducción asistida, se desaconseja cualquier técnica hasta que:

  • Remita la infección.
  • Antígenos HBeAg sea negativo, ya que si el HBeAg es positivo significaría que hay infección por hepatitis B.
  • Carga viral sérica menor de 1 millón de copias/ml.

¿Qué significa transmisión vertical de la hepatitis B?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La transmisión vertical de la hepatitis B hace referencia a la propagación de una infección u otra enfermedad de la madre al hijo a través de la placenta o durante el parto.

El HBsAg es el primer marcador que aparece en el suero de una persona infectada de hepatitis B. En cambio, el HBeAg corresponde a la replicación del virus. Por esta razón, cuando una mujer presenta ambos marcadores, la probabilidad de transmitir la infección a la descendencia es del 65-90%.

En cambio, estos porcentajes se reducen a un 5-30% cuando la mujer únicamente presenta HBsAg.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la hepatitis B?

Por Marta Barranquero Gómez (embrióloga).

La hepatitis B no tiene cura, aunque puede desaparecer por sí misma pasado un tiempo. Sin embargo, esta enfermedad se puede prevenir mediante la vacuna.

Además, existen tratamientos para disminuir la probabilidad de desarrollar una enfermedad hepática y evitar la transmisión a otras personas. Entre estas opciones terapéuticas se encuentran los medicamentos antivirales y las inyecciones de interferón. En los casos de mayor gravedad, se podría optar por el trasplante de hígado.

Lecturas recomendadas

Si estás interesado en conocer información acerca de otras ETS, te recomendamos visitar el siguiente artículo: Enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el hombre y la mujer.

Además, una posible solución para pacientes diagnosticados de hepatitis B es recurrir a la reproducción asistida. Si deseas seguir leyendo sobre los diferentes tratamientos de fertilidad, no olvides acceder a este enlace: Las técnicas de reproducción asistida: diferencias y complejidad.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Christian Trépo, Henry L Y Chan, Anna Lok. Hepatitis B virus infection. Lancet. 2014 Dec 6;384(9959):2053-63. doi: 10.1016/S0140-6736(14)60220-8.

Junaid Khan, Apurba Shil, Sanjay K Mohanty. Hepatitis B vaccination coverage across India: exploring the spatial heterogeneity and contextual determinants. BMC Public Health. 2019 Sep 12;19(1):1263. doi: 10.1186/s12889-019-7534-2.

Longfei Li, Linlin Wang, Chunyu Huang, Lianghui Diao, Yongnu Zhang, Xu Zhang, Jian Xu, Yong Zeng. Chronic hepatitis B infection alters peripheral immune response in women with reproductive failure. Am J Reprod Immunol. 2019 Mar;81(3):e13083. doi: 10.1111/aji.13083. Epub 2019 Jan 29.

Terence T Lao, Jennifer S M Mak, Tin-Chiu Li. Hepatitis B virus infection status and infertility causes in couples seeking fertility treatment-Indicator of impaired immune response? Am J Reprod Immunol. 2017 Apr;77(4). doi: 10.1111/aji.12636. Epub 2017 Jan 25.

Thad Wilkins, Richard Sams, Mary Carpenter. Hepatitis B: Screening, Prevention, Diagnosis, and Treatment. Am Fam Physician. 2019 Mar 1;99(5):314-323.

Weihua Liu, Ruiqin Han, Han Wu, Daishu Han. Viral threat to male fertility. Andrologia. 2018 Dec;50(11):e13140. doi: 10.1111/and.13140.

Preguntas de los usuarios: '¿Qué opciones tiene un hombre con hepatitis B para ser padre?', '¿Cómo se puede lograr el embarazo si el hombre está sano, pero la mujer tiene hepatitis B?', '¿Qué significa transmisión vertical de la hepatitis B?' y '¿Cuál es el mejor tratamiento para la hepatitis B?'.

Ver más

Autores y colaboradores

Dra. Isabel Herrera Meriño
Dra. Isabel Herrera Meriño
Especialista en fertilidad
La Dra. Isabel Herrera es Licenciada en Medicina por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Ha trabajado en diferentes países como Honduras, Camerún, Alemania, República Dominicana, India y Senegal. Luego se trasladó a España, donde se especializó en el campo de la Reproducción Asistida para ayudar a otras mujeres a cumplir su sueño de ser madres.
Más sobre Dra. Isabel Herrera Meriño
Número de colegiada: 030310741
 Marta Barranquero Gómez
Marta Barranquero Gómez
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV) y especializada en Reproducción Asistida por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) en colaboración con Ginefiv y en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Más sobre Marta Barranquero Gómez
Número de colegiada: 3316-CV
 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.