Fecundación in vitro en pacientes con Hepatitis B

Por (embrióloga).
Actualizado el 09/06/2016

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria del hígado que puede ser crónica o aguda y puede causar graves consecuencias a largo plazo. Se puede transmitir mediante fluidos como la sangre, por contacto sexual y también puede transmitirse de forma vertical, es decir, de madre a hijo, particularmente en el momento del nacimiento.

Actualmente, nos encontramos con una amplia variedad de técnicas de reproducción asistida, entre los que se encuentran la fecundación in vitro (FIV) y la microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI), que nos ayudan a resolver muchos problemas de esterilidad e infertilidad.

En algunos casos, aparecen pacientes con infecciones virales, incluyendo el virus de la Hepatitis B (HBV). Por razones de seguridad tanto para los padres, como para el futuro niño, así como para el personal sanitario y de laboratorio, está protocolizado desde hace ya bastantes años, la realización de las pruebas serológicas a la pareja.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Al poder transmitirse esta enfermedad infecciosa a la descendencia, ¿una pareja con hepatitis B puede tener un hijo sano por fecundación in vitro? ¿Existe riesgo de transmisión de la enfermedad también en este proceso?

¿Qué pasa cuando el varón tiene hepatitis B?

Cuando la pareja llega a la clínica de fertilidad, se le hace una analítica a ambos para determinar si hay presencia del virus de la hepatitis B en sangre en alguno de los dos.

En caso de que el varón esté afectado puede haber transmisión a la mujer por contacto sexual y a través del semen, por lo que es importante determinar si el virus está presente antes de poder hacer el tratamiento de reproducción asistida necesario.

Si el varón presenta una hepatitis B crónica, es necesario vacunar primeramente a la mujer y comprobar después si existe una inmunización correcta ante el virus gracias a la vacuna. Esto es necesario tanto antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida como en un embarazo natural.

Si virus se encuentra en fase activa, el virus estará presente en semen, por lo que es necesario hacer un lavado seminal para poder asegurar que el tratamiento se realiza con espermatozoides libres de virus. Así se minimiza el riesgo de contagio.

Por lo tanto, las parejas en las que el hombre tenga hepatitis pueden tener hijos por reproducción asistida gracias al lavado seminal, evitando así la transmisión de la enfermedad a la pareja y al bebé.

¿Qué pasa si la mujer tiene hepatitis B?

Si la mujer da positivo en la serología de hepatitis B, puede ser más problemático, ya que en el embarazo puede producirse la transmisión vertical del virus al bebé, tanto durante su desarrollo fetal como durante el parto.

En este caso es necesario vacunar al cónyuge para evitar su contagio por la enfermedad. Después hay que medir la carga viral en sangre para poder decidir si se puede realizar la técnica de reproducción asistida o si es necesario esperar a que la carga viral sea más baja.

Cuando la carga viral sea inexistente o sea baja, se puede realizar una inseminación artificial con el semen de la pareja o una fecundación in vitro. Una vez la mujer de a luz al bebé, hay que hacer inmunoprofilaxis al recién nacido, es decir, vacunarlo contra la hepatitis B y administrarle una inmunoglobulina específica frente al VHB para que esté protegido.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.